«Me atraen los re­tos y creo que cam­biar ca­da cier­to tiem­po es en­ri­que­ce­dor»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

An­to­nio Ál­va­rez (Pon­fe­rra­da, 1957), to­mó po­se­sión como di­rec­tor de Pro­ce­sos Asis­ten­cia­les del CHUO y del área sa­ni­ta­ria ou­ren­sa­na ha­ce mes y me­dio. Su ex­pe­rien­cia en di­rec­ción y ges­tión de equi­pos en di­ver­sas fa­ce­tas del ám­bi­to sa­ni­ta­rio, de­ci­die­ron al Ser­gas a fi­char­lo pa­ra li­de­rar una eta­pa que se pre­vé de cam­bios es­truc­tu­ra­les y asis­ten­cia­les en los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios ou­ren­sa­nos.

—En la ges­tión sa­ni­ta­ria, ¿es más di­fí­cil em­pe­zar de ce­ro o lle­gar pa­ra di­ri­gir lo que ya hay?

—Desa­rro­llar un pro­yec­to que no exis­tía tie­ne ven­ta­jas por­que es más fá­cil de mo­de­lar. Uno tie­ne sus ideas y las lle­va a la prác­ti­ca den­tro del marco y las nor­mas ge­ne­ra­les; pe­ro tam­bién el in­con­ve­nien­te de que no hay un ca­mino tra­za­do, y aunque te fi­jes en ex­pe­rien­cias de otros si­tios, hay que adap­tar­las. Cam­biar ac­ti­tu­des e iner­cias en al­go que ya es­tá fun­cio­nan­do es más com­pli­ca­do; es don­de uno se atas­ca y se em­pan­ta­nan los pro­yec­tos. En oca­sio­nes es com­ple­jo ha­cer ver que hay otras ma­ne­ras de ha­cer las co­sas.

—¿Cuál es la cla­ve?

—En­ten­der que si ha­ce­mos siem­pre lo mis­mo, ten­dre­mos siem­pre los mis­mos re­sul­ta­dos y cuan­do se op­ta por otra for­ma de ha­cer las co­sas es pa­ra me­jo­rar ese re­sul­ta­do fi­nal.

—¿Ou­ren­se es lo que es­pe­ra­ba?

—Ten­go que de­cir que no hay na­da que me ha­ya sor­pren­di­do des­fa­vo­ra­ble­men­te, pe­ro sí me lle­vé va­rias sor­pre­sas po­si­ti­vas, no so­lo del CHUO, sino de to­da el área de ges­tión. Por ejem­plo la aten­ción pri­ma­ria: el desa­rro­llo que tie­ne, su ca­pa­ci­dad de re­so­lu­ción, la can­ti­dad de programas que es­tán fun­cio­nan­do y el gran ni­vel de los pro­fe­sio­na­les, su in­quie­tud y ga­nas de ha­cer co­sas. El pro­gra­ma de cro­ni­ci­dad y plu­ri­pa­to­lo­gías es la gen­te de pri­ma­ria quien lo li­de­ra y lo quie­re lle­var ade­lan­te. En se­gun­do lu­gar me ha sor­pren­di­do el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que tie­ne el Ser­gas y me agra­da mu­cho la or­ga­ni­za­ción como Eoxi de la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va. Se no­ta que lle­van 25 años con la sa­ni­dad trans­fe­ri­da y eso acer­ca la ges­tión a la reali­dad del ciu­da­dano y lo po­ne en el cen­tro del sis­te­ma y en el fo­co de aten­ción.

—¿Cree que el sis­te­ma es­tá adap­ta­do a la ne­ce­si­dad real?

—Las cir­cuns­tan­cias van cam­bian­do y eso re­quie­re un pro­ce­so de adap­ta­ción. Te­ne­mos una po­bla­ción ca­da vez más en­ve­je­ci­da y hay que cam­biar el pa­ra­dig­ma. Los hos­pi­ta­les es­ta­ban pen­sa­dos pa­ra pa­cien­tes agu­dos, de po­cos días; y aho­ra nos en­con­tra­mos con po­bla­ción con mu­cha pa­to­lo­gía y mu­cha cro­ni­ci­dad. Eso obli­ga­to­ria­men­te nos tie­ne que ha­cer cam­biar, tan­to en la or­ga­ni­za­ción como en es­truc­tu­ra y ser­vi­cios.

—¿Se­rá ne­ce­sa­rio am­pliar plan­ti­llas pa­ra esos cam­bios?

—No se tra­ta de ha­cer más co­sas o car­gar con más tra­ba­jo a los pro­fe­sio­na­les. Pa­ra na­da. Se tra­ta de ha­cer otro ti­po de tra­ba­jo, con otra orien­ta­ción y el re­sul­ta­do tie­ne que ser des­car­gar­nos de gran can­ti­dad de tra­ba­jo que te­ne­mos. Se tra­ta de ha­cer co­sas dis­tin­tas bus­can­do otros re­sul­ta­dos. Ha­brá que ad­qui­rir se­gu­ra­men­te nue­vas ha­bi­li­da­des, de­fi­nir nue­vos ro­les en los pro­fe­sio­na­les; y no so­lo en los mé­di­cos sino tam­bién en la en­fer­me­ría que de­ben ju­gar un pa­pel de­ter­mi­nan­te en la aten­ción a pa­cien­tes plu­ri­pa­to­ló­gi­cos y cró­ni­cos.

—¿Qué le pa­re­ce que el área ten­ga tan po­cos ge­ria­tras?

—Es una cues­tión a con­si­de­rar. No por el he­cho de que ha­ya po­cos o mu­chos, sino por­que por edad de la po­bla­ción la aten­ción ge­riá­tri­ca es ne­ce­sa­ria y de­be ha­cer­la quien sa­be ha­cer­la. Aho­ra mis­mo aquí hay pro­fe­sio­na­les que sa­ben dar res­pues­ta a las ne­ce­si­da­des, pe­ro no es des­car­ta­ble au­men­tar el nú­me­ro de ge­ria­tras den­tro de las nue­vas es­truc­tu­ras. Ven­go de una co­mu­ni­dad don­de la aten­ción la lle­va­ban a ca­bo ge­ria­tras y don­de hay una ex­pe­rien­cia gran­de por­que ha ha­bi­do un gran ser­vi­cio de ge­ria­tría en una uni­dad muy po­ten­te de agu­dos y con re­sul­ta­dos ex­ce­len­tes. Cuan­do es­tu­ve de je­fe de ur­gen­cias pu­se a es­tos es­pe­cia­lis­tas en el ser­vi­cio y me fue­ron muy úti­les, so­bre to­do pa­ra en­se­ñar­nos a los mé­di­cos a ha­cer una ade­cua­da va­lo­ra­ción ge­riá­tri­ca des­de el prin­ci­pio y des­pués pa­ra la con­ti­nui­dad asis­ten­cial al dar­les el al­ta. Ese mo­de­lo po­si­ble­men­te se pue­da ex­plo­rar aquí. La ma­yor par­te de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal se re­par­te en­tre As­tu­rias y Ma­drid. En es­ta úl­ti­ma co­mu­ni­dad fue di­rec­tor del 061 du­ran­te seis años, an­tes de re­tor­nar a As­tu­rias pa­ra mon­tar el mis­mo ser­vi­cio en el Prin­ci­pa­do. Más tar­de fue je­fe de Ur­gen­cias del Hospital Cen­tral de Ovie­do —cu­rio­sa­men­te el mis­mo ser­vi­cio don­de co­men­zó su ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal—, y de ahí pa­só a la di­rec­ción mé­di­ca del hospital de Gi­jón. Su úl­ti­mo des­tino, an­tes de re­ca­lar en Ou­ren­se, fue di­ri­gir el área sa­ni­ta­ria nú­me­ro 4 de Ovie­do, en la que tam­bién vi­vió el es­treno del nue­vo hospital.

—¿Por qué tan­to cam­bio?

—Me atraen los re­tos, y el cam­biar cuan­do uno cree que ha lle­ga­do a don­de te­nía que lle­gar y ha cum­pli­do los ob­je­ti­vos que te­nía que cum­plir, creo que es muy en­ri­que­ce­dor. Es­toy muy con­ten­to de ha­ber po­di­do va­riar de ám­bi­to de tra­ba­jo ca­da seis o sie­te años, por­que he apren­di­do mu­cho y me he en­ri­que­ci­do no so­lo en lo pro­fe­sio­nal, sino en lo per­so­nal.

—¿Le preo­cu­pa el arran­que del nue­vo hospital?

—Preo­cu­par­me me preo­cu­pa to­do, pe­ro hay tres co­sas fun­da­men­ta­les: avan­zar en la in­te­gra­ción en­tre pri­ma­ria y hos­pi­ta­la­ria fi­jan­do ob­je­ti­vos co­mu­nes e in­te­gran­do tam­bién la aten­ción so­cio­sa­ni­ta­ria; la es­tra­te­gia pa­ra la aten­ción de la cro­ni­ci­dad y la pa­to­lo­gía múl­ti­ple; y esa aper­tu­ra del nue­vo edi­fi­cio de hos­pi­ta­li­za­ción y los dos cen­tros de sa­lud que se es­tán cons­tru­yen­do. En cuan­to al hospital, ya estamos tra­ba­jan­do y pla­ni­fi­can­do ese tras­la­do con los res­pon­sa­bles de los ser­vi­cios y creo que con eso, una in­for­ma­ción pun­tual a todos los pro­fe­sio­na­les y la im­pli­ca­ción de todos, ca­da uno en su es­fe­ra, el tras­la­do no tie­ne que su­po­ner nin­gún problema. No tie­ne por qué ha­ber mo­les­tias pa­ra el pa­cien­te y, so­bre to­do, nin­gún problema asis­ten­cial.

MIGUEL VI­LLAR

An­to­nio Ál­va­rez tie­ne dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en di­ver­sos car­gos de di­rec­ción y ges­tión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.