¿For­ma­mos tra­ba­ja­do­res o ciu­da­da­nos? La eter­na pug­na en­tre con­te­ni­do y va­lo­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

El pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de An­pas Galegas in­ci­dió du­ran­te la char­la en que el problema de con­vi­ven­cia se de­be, en úl­ti­ma ins­tan­cia, al mo­de­lo edu­ca­ti­vo. Ja­vier Sán­chez ex­pli­ca que «te­mos un mo­de­lo com­pe­ti­ti­vo e ex­cluín­te. A no­va lei, a Lom­ce, non cum­pre a fun­ción de for­mar per­soas, li­mí­ta­se a do­tar de co­ñe­ce­men­to aos fu­tu­ros tra­ba­lla­do­res». Ja­vier Gar­cía, asien­te pe­ro in­tro­du­ce un ma­tiz: «A me­to­do­lo­xía me­llo­ra a co­mu­ni­ca­ción, e o tra­ba­llo coope­ra­ti­vo e solidario sen dú­bi­da axu­da a eli­mi­nar os pro­ble­mas de con­vi­ven­cia», y en ese sen­ti­do la Lom­ce, di­ce el orien­ta­dor, no ayu­da, por­que las re­vá­li­das exi­gen que pro­fe­so­res y alum­nos se cen­tren en pa­sar el exa­men. Car­los Va­re­la, que sí se mos­tró más fa­vo­ra­ble «al mo­de- lo es­can­di­na­vo que al an­glo­sa­jón, que es el que se­gui­mos en Es­pa­ña», cree sin em­bar­go que «en es­ta vi­da siem­pre nos estamos eva­luan­do», y en ese sen­ti­do es fun­da­men­tal sa­ber qué fa­lla pa­ra po­der so­lu­cio­nar­lo.

¿De Fin­lan­dia a Ga­li­cia?

Cris­ti­na Pa­la­cios, fir­me par­ti­da­ria de una es­cue­la que for­me ciu­da­da­nos, de­fien­de que se tras­plan­te el mo­de­lo fin­lan­dés a Es­pa­ña, aunque en ge­ne­ral todos asu­men que el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­be adap­tar­se al país, no se pue­de desa­rro­llar sin te­ner en cuen­ta el en­torno. En cual­quier ca­so, la pre­si­den­ta de Are­la se pre­gun­ta an­te las pro­pues­tas pa­ra evi­tar el fra­ca­so es­co­lar «qué es exac­ta­men­te el éxi­to es­co­lar», «por­que yo no creo que sea sa­car so­bre­sa­lien­tes», di­ce. En esa mis­ma lí­nea plan­tea otra cues­tión: «¿Qué mi­de el ín­di­ce de con­flic­ti­vi­dad?», y re­cuer­da que en mu­chos de los co­le­gios don­de un ni­ño aca­ba sui­ci­dán­do­se tras su­frir aco­so de sus com­pa­ñe­ros, «la di­rec­ción de­cía que no pa­sa­ba na­da».

En ese pun­to Car­los Va­re­la se mues­tra in­fle­xi­ble: «El equi­po di­rec­ti­vo del cen­tro tie­ne que in­ter­ve­nir» y no es po­si­ble que se per­mi­ta un aco­so du­ran­te años al ni­ño que es di­fe­ren­te. Con to­do, Va­re­la se mues­tra muy op­ti­mis­ta con res­pec­to al fu­tu­ro: «Yo con­fío en el pro­fe­so­ra­do. Los cien­tos de do­cen­tes que yo tra­to no tra­ba­jan so­lo por los re­sul­ta­dos, ni en pri­ma­ria ni en ba­chi­lle­ra­to. ¡Y ese es­fuer­zo no es mé­ri­to de nin­gu­na ley!».

ÁLVARO BALLESTEROS

ga­lle­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.