Se co­no­cie­ron en una red so­cial de con­tac­tos ha­ce tres años

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Bea­triz Ló­pez Blan­co co­no­ció al jo­ven de Ba­ra­lla, que fue de­te­ni­do por la Po­li­cía Na­cio­nal el sá­ba­do al me­dio­día, a tra­vés de una red so­cial de con­tac­tos, ha­ce apro­xi­ma­da­men­te tres años. Pa­ra ella, se­gún sus alle­ga­dos, no pa­só de ser un ami­go es­pe­cial, con una re­la­ción bas­tan­te fluc­tuan­te, y de he­cho no lle­gó a pre­sen­tár­se­lo a sus pa­dres, que lo co­no­cie­ron en la co­mi­sa­ría de po­li­cía cuan­do acu­die­ron a pre­sen­tar la de­nun­cia por des­apa­ri­ción. An­tes, se­gún con­fe­só su pa­dre, ni si­quie­ra te­nían co­no­ci­mien­to de su exis­ten­cia.

M.R.V., se­gún las mis­mas fuen­tes, te­nía un con­cep­to dis­tin­to de lo que era su re­la­ción con la jo- ven. Se sen­tía con de­re­chos so­bre ella y se mos­tra­ba siem­pre muy ce­lo­so y po­se­si­vo. Bea­triz, sin em­bar­go, nun­ca lle­gó a de­nun­ciar es­tos com­por­ta­mien­tos, pe­se a que su ma­dre la ani­mó a que lo hi­cie­ra. Se lo re­co­men­dó in­sis­ten­te­men­te des­pués de que su hi­ja re­ci­bie­ra al­gu­nos men­sa­jes in­quie­tan­tes de él a tra­vés de Fa­ce­book.

Ob­se­si­vo y ce­lo­so

Se co­no­cie­ron en las re­des so­cia­les, que tam­bién fue­ron, se­gún al­gu­nas de sus amis­ta­des, el fo­ro que uti­li­zó él pa­ra man­dar­le men­sa­jes en las eta­pas más com­pli­ca­das de su re­la­ción. Ella con­tes­tó a ese se­gui­mien­to ex­haus­ti­vo con el blo­queo tan­to en What­sApp como en Fa­ce­book. Ase­gu­ra que efec­tuó cam­bios con­ti­nuos en el nú­me­ro de te­lé­fono, que él siem­pre aca­ba­ba en­con­trán­do­lo y lla­mán­do­la.

Un año tra­tan­do de rom­per

La me­jor ami­ga de Bea­triz Ló­pez, Ma­ría, cuan­do es­ta­ba en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do y se te­mía que le hu­bie­ra ocu­rri­do al­go ma­lo, es­ta­ba preo­cu­pa­da por­que ella ha­bía in­ten­ta­do rom­per de­fi­ni­ti­va­men­te con él y no lo ha­bía con­se­gui­do. Siem­pre rea­pa­re­cía en su vi­da. «Él era con ella una per­so­na ce­lo­sa y ob­se­si­va», se­gún de­fi­nie­ron tam­bién la re­la­ción otras per­so­nas. «Él se creía su no­vio, pe­ro ella no lo con­si­de­ra­ba su como pa­re­ja y dis­ta­ba mu­cho de ser el hom­bre de su vi­da».

De he­cho, se­gún la me­jor ami­ga de la jo­ven, Bea­triz le te­nía mie­do y no da­ba un pa­so sin co­mu­ni­car­le dón­de es­ta­ba y lo que te­nía pre­vis­to ha­cer en el día. Su preo­cu­pa­ción cre­ció el sá­ba­do al no po­der lo­ca­li­zar­la en el mó­vil y al com­pro­bar que no ha­bía vuel­to a la ho­ra que la ha­bía di­cho, las ocho de la tar­de, a la ca­sa que am­bas com­par­ten.

De los al­ti­ba­jos en la re­la­ción tam­bién te­nían co­no­ci­mien­to en al­gu­nos círcu­los del jo­ven en Ba­ra­lla, que ase­gu­ran que se vol­vió lo­co cuan­do em­pe­zó a sa­lir con Bea­triz. De­jó de ir a su ca­sa, de he­cho al­gu­nas fuen­tes ase­gu­ran que su fa­mi­lia fue a bus­car­lo a Lu­go, y le de­di­ca­ba to­do el tiem­po y aten­cio­nes a la jo­ven.

En es­ta eta­pa, M.R.V. gas­tó mu­cho di­ne­ro y lle­gó a te­ner deu­das im­por­tan­tes, que lo lle­va­ron a ven­der el ri­fle de ca­za, se­gún al­gu­nas fuen­tes. Bea­triz ase­gu­ra­ba ano­che que su per­se­cu­ción en­fer­mi­za lo lle­vó a intentar evi­tar que man­tu­vie­ra cual­quier re­la­ción con otra per­so­na: «No me de­ja­ba ser fe­liz».

En los mo­men­tos de más in­cer­ti­dum­bre de la jornada de ayer cuan­do to­da pa­re­cía po­si­ble, al­gu­nas per­so­nas ase­gu­ra­ron que el ex­no­vio era in­ca­paz de ha­cer­le da­ño a una mos­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.