«Avi­sé de que la mu­jer te­nía una dis­ca­pa­ci­dad cuan­do la am­bu­lan­cia se lle­vó al pa­dre»

Un ve­cino de la mu­jer hallada muer­ta aler­tó de que que­da­ba so­la

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

«Les di­je a los téc­ni­cos que se lle­va­ron al hom­bre en la am­bu­lan­cia que no de­ja­ran so­la a la hi­ja por­que te­nía una dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro el pro­pio pa­dre di­jo que no. Ase­gu­ró que ella po­día que­dar so­la en ca­sa». Es el tes­ti­mo­nio de uno de los ve­ci­nos de C.S.R., la mu­jer de 52 años que el sá­ba­do fue lo­ca­li­za­da sin vi­da por los bom­be­ros en su do­mi­ci­lio de Vi­go. La gen­te del edi­fi­cio no sa­le de su asom­bro. La tra­ge­dia fa­mi­liar se ha­ce más inex­pli­ca­ble con el pa­so de las ho­ras.

El hom­bre lla­mó a los ser­vi­cios de emer­gen­cias «ha­ce unos quin­ce días» pa­ra ad­ver­tir de que al­go pa­sa­ba en el se­gun­do pi­so de su edi­fi­cio. Ayer re­cor­da­ba lo vi­vi­do en­ton­ces: «Aquel día avi­sé de que la hi­ja su­fría una dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro el pa­dre di­jo que po­día es­tar so­la». Y aña­de: «Yo lla­mé a emer­gen­cias por­que es­cu­cha­ba des­de el re­llano có­mo ella le pe­día a su pa­dre que se le­van­ta­ra y le ad­ver­tía de que iba a lla­mar a una am­bu­lan­cia, me di cuen­ta de que ha­bía al­gún problema y por eso avi­sé». Es­te ve­cino es­ta­ba ayer vi­si­ble­men­te afec­ta­do por la des­gra­cia.

Ex­pli­ca que el hom­bre, de 83 años, «es­ta­ba en el sue­lo pa­ra­li­za­do, como si le hu­bie­ra da­do una trom­bo­sis, pe­ro cons­cien­te. Él no que­ría ir­se en la am­bu­lan­cia pa­ra no aban­do­nar a su hi­ja, por eso tu­vie­ron que ve­nir dos ve­ces en el mis­mo día los sa­ni­ta­rios, pe­ro él mis­mo di­jo tam­bién que ella po­día que­dar so­la».

Lo que pa­só des­pués na­die más que la víc­ti­ma pue­de sa­ber­lo a cien­cia cier­ta. La ma­yo­ría de los co­no­ci­dos del ba­rrio, en la ave- ni­da de Cas­tre­los, se en­te­ra­ron por la pren­sa ayer por la ma­ña­na de que ha­bía fa­lle­ci­do una mu­jer, pe­ro so­lo los del edi­fi­cio sa­bían de quién se tra­ta­ba.

En la pa­na­de­ría de en­fren­te, don­de el hom­bre acu­día a dia­rio a bus­car el pan, ha­bían no­ta­do su au­sen­cia, pe­ro no co­no­cían el al­can­ce de los su­ce­di­do. «Ha­cía más de una semana que no ve­nía a por el pan y nos ex­tra­ñó, por­que ade­más si no ba­ja­ba lla­ma­ba por te­lé­fono pa­ra que se la guar­dá­se­mos, pe­ro ni si­quie­ra sa­bía­mos que es­tu­vie-

TO­RRES

Ima­gen del edi­fi­cio en el que fue hallada la mu­jer dis­ca­pa­ci­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.