La so­lu­ción Ri­ve­ra es la úni­ca via­ble

Tras el pre­vi­si­ble fra­ca­so de Sán­chez y la es­pan­ta­da de Ra­joy, al rey so­lo le que­da­ría pro­po­ner al lí­der de Ciu­da­da­nos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO

Cuan­do Pe­dro Sán­chez se suba ma­ña­na a la tri­bu­na del Con­gre­so pa­ra pro­nun­ciar su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra se pon­drá en mar­cha un pro­ce­di­mien­to irre­ver­si­ble que con­clui­rá con el nom­bra­mien­to de un nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno o la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes. Con la fa­lli­da vo­ta­ción del miér­co­les se ini­cia por ello una cuen­ta atrás de dos me­ses en la que asis­ti­re­mos a iné­di­tos mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos que irán mu­cho más allá de la sim­ple es­pe­ra a que con­clu­ya el pla­zo pa­ra ir de nue­vo a las ur­nas.

Por más que todos se em­pe­ñen en pre­sen­tar sus po­si­cio­nes como ina­mo­vi­bles y den la im­pre­sión de que es­tán ya en cam­pa­ña pa­ra los co­mi­cios de ju­nio, todos sa­ben que lo más pro­ba­ble es que se aca­be pro­du­cien­do al­gún ti­po de pac­to. Y por eso tra­tan de no per­der un mi­lí­me­tro de te­rreno po­lí­ti­co. Lo na­tu­ral es que se aca­be for­man­do un Go­bierno, por­que la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes su­pon­dría un fra­ca­so to­tal con el que Es­pa­ña se aso­ma­ría al abis­mo. Y mu­cho más, si unos nue­vos co­mi­cios arro­ja­ran un re­sul­ta­do si­mi­lar y con­ti­nua­ra el blo­queo po­lí­ti­co.

Par­tien­do de que la pre­sión va a ser enor­me pa­ra todos, ¿que po­si­bi­li­da­des reales hay de que se for­me un Eje­cu­ti­vo? El pac­to de iz­quier­da es­tá ya to­tal­men­te des­car­ta­do, por­que, des­pués del acuer­do con Ciu­da­da­nos, un gi­ro de 180 gra­dos del PSOE pa­ra ter­mi­nar ca­sán­do­se con Po­de­mos se­ría una de­mos­tra­ción de in­con­gruen­cia, irres­pon­sa­bi­li­dad y fal­ta de prin­ci­pios que aca­ba­ría con Pe­dro Sán­chez. La su­ma de­be pa­sar obli­ga­to­ria­men­te, por tan­to, por al­gún ti­po de so­lu­ción en la que es­tén im­pli­ca­dos el PSOE y el PP. Pe­ro es ob­vio que Sán­chez no va a ha­cer nun­ca pre­si­den­te a Ra­joy ni es­te al lí­der socialista.

De esa in­com­pa­ti­bi­li­dad na­ce la so­lu­ción que pue­de aca­bar abrién­do­se pa­so y por la que en reali­dad lle­va tra­ba­jan­do des­de un prin­ci­pio el lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, aunque en pú­bli­co ase­gu­re to­do lo con­tra­rio. Con el cro­nó­me­tro apre­tan­do, con los po­de­res fác­ti­cos pre- sio­nan­do al má­xi­mo y con un rey que quie­re evi­tar a to­da cos­ta que su pri­me­ra in­ves­ti­du­ra se sal­de con un fra­ca­so, Ri­ve­ra aca­ba­rá pre­sen­tán­do­se como una so­lu­ción que desatas­que la si­tua­ción. En ca­so de que Ra­joy no se pos­tu­le, y to­do in­di­ca que no lo ha­rá, y mien­tras Sán­chez no su­me más apo­yos, el úni­co can­di­da­to po­si­ble a una nue­va in­ves­ti­du­ra es Ri­ve­ra, el lí­der me­jor va­lo­ra­do. Con el vo­to fa­vo­ra­ble del PSOE y el PP, sin que Sán­chez y Ra­joy re­nun­cien a na­da, po­dría con­ver­tir­se en pre­si­den­te de un Go­bierno cen­tra­do en aco­me­ter re­for­mas con el má­xi­mo con­sen­so pa­ra dar pa­so a otras elec­cio­nes. El acuer­do fir­ma­do con el PSOE po­dría ser­vir de ba­se a ese pro­gra­ma, con las co­rres­pon­dien­tes en­mien­das y aden­das del PP.

Aunque miem­bros del PP y el PSOE po­drían en­trar en ese Go­bierno, lo más ló­gi­co es que no lo hi­cie­ran. Se tra­ta­ría de un Eje­cu­ti­vo obli­ga­do a apro­bar­lo to­do por con­sen­so, por­que so­cia­lis­tas y po­pu­la­res ten­drían siem­pre en su mano la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo caer. Aunque no es­tá ga­ran­ti­za­do en ab­so­lu­to que es­ta sor­pren­den­te so­lu­ción aca­be abrién­do­se pa­so, todos sa­ben que es la úni­ca via­ble. Y que cual­quier otra co­sa con­du­ce a Es­pa­ña ha­cia el abis­mo. Aten­tos pues a los pró­xi­mos mo­vi­mien­tos de Ri­ve­ra.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.