Con v de vi­ta­li­dad y de van­guar­dia

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

«ué bien os lle­váis, ¿ver­dad?». Cuan­do, ha­ce me­ses, una se­ño­ra más o me­nos de mi edad me sol­tó a bo­ca­ja­rro, y sin me­diar pa­la­bra pre­via, esa pre­gun­ta-afir­ma­ción mien­tras los dos es­pe­rá­ba­mos pa­ra ser aten­di­dos en una su­cur­sal de Aban­ca de San­tia­go, no du­dé ni por un se­gun­do a qué se es­ta­ba re­fi­rien­do mi com­pa­ñe­ra de fa­ti­gas (en reali­dad, po­ca fa­ti­ga, pues el per­so­nal de mi ofi­ci­na es ex­ce­len­te): a las re­la­cio­nes exis­ten­tes fue­ra de cá­ma­ra en­tre quie­nes de lu­nes a jue­ves de­ba­ti­mos so­bre la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, so­cial y cul­tu­ral en el magnífico pro­gra­ma de V TV que di­ri­ge y pre­sen­ta Fer­nan­da Ta­ba­rés.

No, ni por un se­gun­do lo du­dé de­bi­do a dos mo­ti­vos di­fe­ren­tes: por­que la res­pues­ta so­cial (los fi­nos le di­cen el feed­back) ha­cia Vía V que se per­ci­be por la ca­lle (sea cual sea el lu­gar de Ga­li­cia don­de esa ca­lle se si­túe) es real­men­te im­pre­sio­nan­te; y por­que, en efec­to, Vía V se de­fi­ne tam­bién, aunque no so­lo, por­que el buen am­bien­te que se mues­tra an­te la cá­ma­ra —in­clu­so cuan­do la dis­cu­sión lle­ga a ser du­ra en el te­rreno de la con­fron­ta­ción de las ideas— res­pon­de a unas re­la­cio­nes per­so­na­les mar­ca­das por el res­pe­to, y aun el afec­to, en­tre las va­rias decenas de in­vi­ta­dos que par­ti­ci­pa­mos en las ter­tu­lias des­de que esa apa­sio­nan­te aven­tu­ra co­men­zó hoy ha­ce ¡mil programas y seis años!

Pe­ro el éxi­to de Vía V no re­si­de so­lo en que, a ba­se de ser un pro­gra­ma muy plu­ral de de­ba­te, sin gri­tos, sin fo­llón y sin in­sul­tos, ha­ya con­ver­ti­do un for­ma­to que en un prin­ci­pio po­dría pa­re­cer más tra­di­cio­nal —ha­blar, ex­pli­car y ar­gu­men­tar con ri­gor y, siem­pre que pro­ce­de, con sano sen­ti­do del hu­mor— en un for­ma­to que es en Es­pa­ña aho­ra de van­guar­dia, pues de van­guar­dia re­sul­ta hoy en nues­tro país el ri­gor y la bue­na edu­ca­ción. No, ese éxi­to, que ha he­cho de Vía V el in­dis­cu­ti­ble re­fe­ren­te del de­ba­te te­le­vi­si­vo ga­lle­go, se­ría im­po­si­ble sin la ex­tra­or­di­na­ria de­di­ca­ción y ca­li­dad del gran equi­po hu­mano que tra­ba­ja (¡y có­mo tra­ba­ja!) tras las cá­ma­ras, cu­ya ju­ven­tud le ha co­mu­ni­ca­do al pro­gra­ma una vi­ta­li­dad de la que de otro mo­do ca­re­ce­ría sin nin­gún ge­ne­ro de du­das. So­bre el pa­pel esen­cial de Fer­nan­da Ta­ba­rés so­lo di­ré que lo des­ta­can todos cuan­tos a dia­rio me pa­ran por la ca­lle pa­ra ha­blar­me del es­pa­cio del que ella es el co­ra­zón: cual­quier otro elogio mo­les­ta­ría a Fer­nan­da y la lle­va­ría a ci­tar­me de in­me­dia­to una fa­mo­sa es­ce­na de Pulp Fic­tion, con cu­yo re­cuer­do los dos nos he­mos reí­do mu­chas ve­ces.

Vía V, pro­gra­ma tan jo­ven y ya tan ve­te­rano, no po­dría exis­tir, en to­do ca­so, como no exis­ti­ría el pe­rió­di­co que le dio vi­da ha­ce seis años, sin el in­sus­ti­tui­ble pa­pel de un edi­tor, San­tia­go Rey, que, com­par­tien­do la cé­le­bre idea de Ca­mus («La pren­sa pue­de ser bue­na o ma­la, pe­ro, sin li­ber­tad, siem­pre se­rá ma­la»), ha asu­mi­do en to­da su ra­di­ca­li­dad y su ex­ten­sión el prin­ci­pio de que la in­for­ma­ción plu­ral es la raíz en que se an­cla la plan­ta de la ver­da­de­ra li­ber­tad en una so­cie­dad plu­ra­lis­ta y de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.