«Vía V»: ca­si seis años y mil programas

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Una com­bi­na­ción as­tral en­tre el sen­ti­do plu­ra­lis­ta de la in­for­ma­ción y la opi­nión que sos­tie­ne San­tia­go Rey, y la con­cu­rren­cia de la mo­der­ni­dad y el ri­gor in­for­ma­ti­vo que ca­rac­te­ri­zan la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de Fer­nan­da Ta­ba­rés, hi­cie­ron po­si­ble la sor­pren­den­te no­ve­dad de Vía V, el pro­gra­ma de in­for­ma­ción y de­ba­te que más y me­jor in­flu­ye a la ac­tua­li­dad de Ga­li­cia, y la prue­ba de que, en el mundo glo­bal y tec­no­ló­gi­co en que vi­vi­mos, se pue­de opi­nar con la mis­ma ca­pa­ci­dad y cen­tra­li­dad des­de los gran­des pla­tós de Ma­drid y des­de los pe­que­ños pla­tós del Fi­nis­te­rre.

Cla­ro que en es­te ar­tícu­lo que le de­di­co a Fer­nan­da, mi di­rec­to­ra, la úni­ca que se mues­tra ca­paz de con­te­ner­me —al­go— en los mo­men­tos más vehe­men­tes de mi re­tó­ri­ca je­suí­ti­ca, no tra­to de ser ob­je­ti­vo. Por­que ha­blo de un pro­gra­ma al que per­te­nez­co, y por­que mi in­for­ma­ción so­bre su re­cep­ción en la so­cie­dad so­lo pro­vie­ne de la in­fi- ni­dad de co­men­ta­rios y fe­li­ci­ta­cio­nes que me ha­ce la gen­te cuan­do es­toy pre­sen­te. Pe­ro creo sin­ce­ra­men­te que esa pre­cio­sa im­pli­ca­ción en mo­do al­guno me de­be im­pe­dir ha­blar de al­gu­nas co­sas que ya for­man par­te de un sen­tir ma­yo­ri­ta­rio.

La pri­me­ra, que Vía V ya rom­pió la in­fun­da­da teo­ría —y la muy há­bil dis­cul­pa uti­li­za­da por otros me­dios— de que el pri­me ti­me so­lo pue­de es­tar ocu­pa­do por programas que sa­cri­fi­can ri­gor y se­rie­dad a cam­bio de un es­pec­tácu­lo que, con el pre­tex­to de abrir­se a las au­dien­cias, ba­na­li­za la opi­nión y la no­ti­cia. La se­gun­da, que in­clu­so en un con­tex­to tan pe­cu­liar y le­jano como es Ga­li­cia se pue­de es­ta­ble­cer esa bue­na com­bi­na­ción en­tre lo­ca­lis­mo y glo­ba­li­dad que, a jui­cio de los po­li­tó­lo­gos clá­si­cos, de­ter­mi­na la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca. Y ter­ce­ro, que es po­si­ble que ter­tu­lia­nos de la más di­ver­sa ex­trac­ción ideo­ló­gi­ca —e in­clu­so mi­li­tan­tes— con­ver­jan en con­clu­sio­nes orien­ta­ti­vas so­bre los di­fí­ci­les mo­men­tos en los que se ha desa­rro­lla­do Vía V.

Ello no obs­tan­te, más que a la ca­sa que nos aco­ge y a la di­rec­to­ra que nos mo­de­ra, ad­mi­ro al pe­que­ño equi­po de jo­ven­cí­si­mos pro­fe­sio­na­les que, for­ma­dos en nues­tras uni­ver­si­da­des, con­si­guen sor­pren­der­nos con la agi­li­dad de sus for­ma­tos, el ri­gor y la pe­da­go­gía de sus re­la­tos in­for­ma­ti­vos, los per­fec­tos re­cor­da­to­rios en los que con­tex­tua­li­zan la opi­nión, y una rea­li­za­ción que en na­da des­me­re­ce a los programas con los que com­pe­ti­mos.

Por eso no me preo­cu­pa la sub­je­ti­vi­dad de es­te ar­tícu­lo. Por­que lo que quie­ro, en reali­dad, es fe­li­ci­tar a los que hi­cie­ron po­si­bles mil programas y ca­si seis años de in­for­ma­ción y opi­nión de al­ta ca­li­dad, a los jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les que de­mues­tran que hay pre­sen­te y fu­tu­ro, y a los que tu­vi­mos la suer­te de ser, como ana­lis­tas, la par­te más fá­cil del con­jun­to. Y a todos us­te­des, que nos ven y es­cu­chan, nos co­men­tan sus im­pre­sio­nes y nos con­ven­cen de que va­le la pe­na —y es un or­gu­llo— es­tar allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.