Agre­si­vi­dad te­ra­péu­ti­ca

Jo­sé Ra­món Amor Pan

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Ha­ce unas se­ma­nas se de­fen­dió en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de San­tia­go una de esas te­sis doc­to­ra­les que no so­lo le sir­ven a su au­tor pa­ra con­se­guir el tí­tu­lo, sino que tam­bién tie­nen una uti­li­dad prác­ti­ca. Me re­fie­ro al tra­ba­jo de Pa­co Barón, un on­có­lo­go de am­plia tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal.

Pues bien, la te­sis en cues­tión con­clu­ye que el 25 % de los en­fer­mos de cán­cer en es­ta­do ter­mi­nal su­fren agre­si­vi­dad te­ra­péu­ti­ca. Lo cual es, a to­das lu­ces, una bar­ba­ri­dad pa­ra los pro­pios pa­cien­tes, pe­ro tam­bién pa­ra sus fa­mi­lia­res, pa­ra el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud (que des­per­di­cia re­cur­sos) y pa­ra los pro­fe­sio­na­les que en él tra­ba­jan (que se que­man). Hay que pa­rar es­to. En­tre todos de­be­mos ge­ne­rar una nue­va cul­tu­ra asis­ten­cial, en la que im­pe­re el sen­ti­do co­mún. Y es que evi­tar la obs­ti­na­ción te­ra­péu­ti­ca re­quie­re tan­ta des­tre­za y buen jui­cio como el em­pleo del ar­se­nal te­ra­péu­ti­co que es­tá a dis­po­si­ción del mé­di­co. Cuán­do apren­de­re­mos que no es una bue­na prác­ti­ca clí­ni­ca, y por tan­to tam­po­co re­sul­ta éti­co, uti­li­zar la quí­mi­ca o la ci­ru­gía cuan­do lo úni­co que es­tá in­di­ca­do es el tiem­po, las pa­la­bras y los cui­da­dos.

Cuan­do los po­lí­ti­cos ha­blan de re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca de­be­rían ha­blar de re­ge­ne­ra­ción de los po­lí­ti­cos. Re­ge­ne­ra­ción su­po­ne una de­ge­ne­ra­ción an­te­rior. Son los po­lí­ti­cos co­rrup­tos los que han ro­ba­do, los que han co­bra­do de los em­pre­sa­rios pa­ra ad­ju­di­car­les las obras pú­bli­cas, los que han me­ti­do la mano en la ca­ja pú­bli­ca. En la re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca de­be ir in­clui­da la su­pre­sión de las ins­ti­tu­cio­nes que los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción fun­da­ron con la úni­ca in­ten­ción de em­pe­se­brar po­lí­ti­cos en de­ca­den­cia.

El otro día lo di­jo bien cla­ro un di­ri­gen­te po­lí­ti­co en una en- tre­vis­ta: «Los par­ti­dos son rea­cios a su­pri­mir ins­ti­tu­cio­nes por­que no ten­drían adón­de en­viar a los que les es­tor­ban en las lis­tas elec­to­ra­les ni con qué pa­gar fa­vo­res».

Cuan­do se ha­bla de corrupción po­lí­ti­ca, los par­ti­dos di­cen: hay in­di­vi­duos co­rrup­tos, no par­ti­dos co­rrup­tos; no to- dos los po­lí­ti­cos son co­rrup­tos. Que no nos me­tan a los ciu­da­da­nos en eso de la re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca por­que pa­ra ello tie­nen que me­ter­nos en­tre los de­ge­ne­ra­dos. Los ciu­da­da­nos de a pie acu­di­mos a las ur­nas cuan­do nos lla­man y esa es nues­tra úni­ca par­ti­ci­pa­ción en la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.