«Si hay que ir se va, pe­ro ir pa’ na’ es ton­te­ría»

Ja­vier Gui­tián

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuen­ta un vie­jo chis­te que una ma­dre tra­ta de con­ven­cer a su hi­jo de que se le­van­te pa­ra ir al co­le­gio. El hi­jo, en la ca­ma, re­cha­za in­sis­ten­te­men­te las pe­ti­cio­nes de su ma­dre y le di­ce: «Mamá, no ten­go ga­nas y ade­más los ni­ños se ríen de mí». Har­ta, la ma­dre le di­ce que tie­ne que ir por tres ra­zo­nes: «Es tu obli­ga­ción, tie­nes se­sen­ta años y ade­más eres el di­rec­tor». Lo han adi­vi­na­do, el ni­ño se lla­ma Ma­ria­ni­to.

In­de­pen­dien­te­men­te de las ideas po­lí­ti­cas de ca­da uno, en los úl­ti­mos días he­mos asis­ti­do a una con­duc­ta sin pre­ce­den­tes en la que un lí­der po­lí­ti­co, al que le en­car­gan for­mar go­bierno, le di­ce al je­fe del Es­ta­do que no va por­que pue­de per­der. No se en­fren­ta a la si­tua­ción tra­tan­do de con­ven­cer con ar­gu­men­tos, tam­po­co in­ten­ta po­ner en evi­den­cia las con­tra­dic­cio­nes de los de­más, se que­da en la ca­ma por­que, aunque ha per­di­do elec­cio­nes va­rias, él ha na­ci­do pa­ra ga­nar.

A Ma­ria­ni­to le mo­les­ta que Pe­dri­to ma­dru­gue y se va­ya co­rrien­do a cla­se, es­ca­pan­do de mamá Su­sa­na; tam­po­co so­por­ta que Pa­bli­to, el de­le­ga­do de cur­so, es­té to­do el día que­ján­do­se de que fal­ta ti­za en las au­las y pa­pel hi­gié­ni­co en los ser­vi­cios. Ade­más no le gus­ta Al­bert, siem­pre im­pe­ca­ble, he­cho un pin­cel con el tra­je de la pri­me­ra co­mu­nión. «Mamá, pre­fie­ro que­dar­me a ver el ci­clis­mo en el plas­ma».

Por su­pues­to han sur­gi­do mul­ti­tud de ter­tu­lia­nos, ju­ris­tas de pres­ti­gio y ex­per­tos va­rios que sos­tie­nen que el ni­ño tie­ne razón, que la es­pan­ta­da es ra­zo­na­ble y há­bil; has­ta han in­vo­ca­do las fuen­tes del de­re­cho, la exis­ten­cia de un va­cío le­gal y a nues­tro cons­ti­tu­cio­na­lis­ta más im­por­tan­te, Jo­sé Mo­ta: «No es por no ir; si hay que ir se va, pe­ro ir pa’ na’ es ton­te­ría». Pues va­le.

¿Se ima­gi­nan una his­to­ria en la que los in­dios siux se hu­bie­ran que­da­do en las tien­das del cam­pa­men­to, fu­mán­do­se al­go, y di­cién­do­le al je­fe: «Caballo Lo­co, es me­jor que no va­ya­mos a Little Big­horn, no va­ya a ser que per­da­mos la ba­ta­lla, hip, hip»? ¿Qué hu­bie­ra ocu­rri­do si el Al­cor­cón, el equi­po de mi vi­da, hu­bie­ra re­nun­cian­do a ju­gar con el Ma­drid por mie­do a per­der? Aunque el re­cuer­do sea tan do­lo­ro­so pa­ra al­gu­nos como in­creí­ble, le ga­na­ron por cua­tro a ce­ro.

Como otras ve­ces, he con­sul­ta­do con un psi­có­lo­go, por su­pues­to de Te­xas, pa­ra tra­tar de ana­li­zar la con­duc­ta de Ma­riano, e in­sis­te en que es muy im­por­tan­te ha­blar con los ni­ños so­bre po­si­bles cam­bios ra­di­ca­les ocu­rri­dos en el en­torno que pue­dan in­du­cir­los al ab­sen­tis­mo es­co­lar: con­flic­tos en­tre fa­mi­lia­res, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, et­cé­te­ra. ¡Cie­los, po­bre crío! Bár­ce­nas, Ble­sa, Ra­to, Ri­ta Bar­be­rá…

PE­DRA­DAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.