De qué va Ri­ve­ra

Jo­sé Luis Meilán Gil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El acuer­do de Ri­ve­ra y Sán­chez se ha ca­li­fi­ca­do como his­tó­ri­co. La pues­ta en es­ce­na de la fir­ma en una sa­la del Con­gre­so de­lan­te de los re­tra­tos de los pa­dres de la Cons­ti­tu­ción ven­dría a su­ge­rir de un mo­do su­bli­mi­nal que los pro­ta­go­nis­tas eran los pa­dres pu­tati­vos de una se­gun­da tran­si­ción. No im­por­ta que el pac­to no sir­va ma­te­má­ti­ca­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar la in­ves­ti­du­ra del lí­der socialista. Lo im­por­tan­te es que se ha­ya rea­li­za­do, en una eu­fo­ria ada­nis­ta que po­dría ca­li­fi­car­se de pac­to­cra­cia. Lo fun­da­men­tal es pac­tar; lo de me­nos es pa­ra qué. Con­ven­dría que los ac­to­res tu­vie­sen un pun­to más, si no de hu­mil­dad, de rea­lis­mo. Pac­tos y con efi­ca­cia pa­ra una in­ves­ti­du­ra han exis­ti­do. En el de aho­ra lo pe­cu­liar es que pa­ra que sea efec­ti­vo se pre­ci­sa la abs­ten­ción del PP, al­go que Sán­chez no pue­de pe­dir y que Ri­ve­ra ha asu­mi­do. Ese es el bu­si­lis del acuer­do, como se de­du­ce de los cálcu­los arit­mé­ti­cos y ha evi­den­cia­do Pa­blo Igle­sias. En el fon­do, se tra­ta de im­pe- dir un Go­bierno del PSOE con Po­de­mos.

Su­ce­de que, ade­más de las di­fi­cul­ta­des ob­je­ti­vas que tie­ne pa­ra el par­ti­do más vo­ta­do con­tri­buir de­ci­si­va­men­te a que el se­gun­do pre­si­da el Go­bierno, los su­pues­tos y los tér­mi­nos em­plea­dos por Ri­ve­ra lo ha­cen im­po­si­ble. En el cen­tro de la pis­ta, el lí­der de Ciu­da­da­nos se ha in­ves­ti­do un pa­pel de ár­bi­tro, in­ter­me­dia­rio o ce­les­tino, se­gún se mi­re, de cas­ti­ga­dor de los ma­les de la de­mo­cra­cia, en es­pe­cial de la corrupción, que se ve como un Adolfo Suá­rez. Mu­cho pa­ra cua­ren­ta es­ca­ños y pa­ra creér­se­lo. En fun­ción del in­te­rés ge­ne­ral del país, como hom­bre de Es­ta­do, ha he­cho de un mo­do for­mal la pro­pues­ta a Ra­joy en una carta, que el pre­si­den­te ha con­tes­ta­do con fi­nu­ra, cohe­ren­cia y al­go de re­tran­ca, sin dar por con­clui­da la re­la­ción. No ayu­da a su in­ten­to me­dia­dor ha­ber reite­ra­do que el ac­tual pre­si­den­te no de­be­ría se­guir li­de­ran­do el PP, ha­cién­do­se por­ta­voz de una co­rrien­te de opi­nión que cree que Ra­joy es el obs­tácu­lo, y evi­tar unas elec­cio­nes cu­yo re­sul­ta­do se ade­lan- ta sin ga­ran­tías que se re­pe­ti­ría. Cla­ro que las po­si­bles consecuencias ne­ga­ti­vas en el elec­to­ra­do por el acuer­do con el PSOE pue­den ex­pli­car que Ri­ve­ra —to­do en es­ta eta­pa es muy lá­bil— ha­ya de­cla­ra­do que no le im­por­ta tan­to que go­bier­ne Sán­chez o Ra­joy como el pro­gra­ma a desa­rro­llar.

Sin el vér­ti­go del es­tre­lla­to de la his­to­ria, lo que ha he­cho Ri­ve­ra en­ca­ja­ría en la nor­ma­li­dad: mos­trar lo que Ciu­da­da­nos es­tá dis­pues­to a res­pal­dar en el pro­gra­ma de in­ves­ti­du­ra de quien ha acep­ta­do pre­sen­tar­se a ella. Y como el acuer­do adop­ta­do no da pa­ra el éxi­to, ser­vi­ría pa­ra otro en el que par­ti­ci­pa­se el PP. Ha­bría ya un ca­mino an­da­do. En ese hi­po­té­ti­co ca­so, lo cohe­ren­te se­ría que Ciu­da­da­nos se com­por­ta­se como ha he­cho en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. La la­bor de me­dia­ción de Ri­ve­ra de­be­ría en­ton­ces rea­li­zar­se con Sán­chez. Na­die es inocen­te y na­die ha pe­di­do per­dón. Ne­gar­se a ello sí es en­ro­car­se en per­so­na­lis­mos. El de­ba­te de in­ves­ti­du­ra pue­de ser­vir de test so­bre la po­si­bi­li­dad o no de un acuer­do.

SOLEIRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.