Erro­res del PSOE

Car­los G. Rei­go­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Tal vez el pri­mer error de Pe­dro Sán­chez, en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, fue acu­dir a los de­ba­tes con Pa­blo Igle­sias y Al­bert Ri­ve­ra cuan­do ya era pú­bli­ca la au­sen­cia en ellos de Ma­riano Ra­joy. En es­tas con­di­cio­nes, la con­fron­ta­ción de los tres pa­re­cía una pug­na por el se­gun­do pues­to y no una ba­ta­lla dia­léc­ti­ca por el tí­tu­lo de can­di­da­to real a la pre­si­den­cia del Go­bierno.

El se­gun­do error de la di­rec­ción del PSOE fue ha­cer un mal diag­nós­ti­co de los re­sul­ta­dos, al trans­mi­tir la idea de que ha­bía una ma­yo­ría de iz­quier­das. Por­que la ver­dad era que no la ha­bía, sal­vo que el PNV y los ca­ta­la­nes de De­mo­cra­cia y Li­ber­tad (exCiU) compu­tasen como tal. Así se cons­tru­yó una ver­sión que, sien­do fal­sa, tu­vo un ex­tra­ño re­co­rri­do en me­dio de la con­fu­sión. Has­ta que se em­pe­zó a con­cre­tar y se vio que las de­re­chas in­de­pen­den­tis­tas se­guían sien­do lo que eran y que so­lo es­ta­ban dis­pues­tas a dar sus vo­tos a cam­bio de con­ce­sio­nes que an­tes no ha­bían po­di­do lo­grar.

El ter­cer error de Sán­chez, a la ho­ra de acep­tar el en­car­go real de intentar for­mar Go­bierno, fue creer que Ra­joy te­nía una ma­yo­ría en con­tra (lo cual pa­re­cía cier­to) y que el PSOE la te­nía a fa­vor (lo cual no es­ta­ba pro­ba­do). Por­que en es­ta fa­se ya se vio que Po­de­mos te­nía dos ob­je­ti­vos: uno, for­mar par­te del Go­bierno al 50 % y, dos (y más im­por­tan­te), de­vo­rar es­pa­cio del PSOE des­de el prin­ci­pio y en el más bre­ve pla­zo.

So­lo en­ton­ces so­na­ron to­das las alarmas en la se­de del PSOE, cu­yos lí­de­res (Sán­chez, Her­nan­do y Lue­na) se abra­za­ron a Ciu­da­da­nos y bus­ca­ron evi­tar el cuer­po a cuer­po con Po­de­mos, tan­to en el ám­bi­to cor­dial como en el be­li­co­so-dia­léc­ti­co. Ca­be de­cir que, a esas al­tu­ras, Sán­chez ya ha­bía des­per­ta­do de su sue­ño y em­pe­zó a to­mar con­cien­cia de la reali­dad. Y lo que vio fue que es­ta­ba en un ca­lle­jón de di­fí­cil sa­li­da.

¿Es un acier­to el acuer­do PSOE-Ciu­da­da­nos? Po­dría ser­lo, y se­ría el pri­me­ro. Sán­chez le re­ga­ló a Po­de­mos va­rios pun­tos en los pri­me­ros de­ba­tes y, des­de en­ton­ces, Igle­sias no de­jó de ara­ñar vo­tos. Pe­ro to­do tie­ne un lí­mi­te y qui­zá ha lle­ga­do la ho­ra de po­der re­ver­tir esa ten­den­cia. Pa­ra ello, Sán­chez de­be lo­grar que la ex­pec­ta­ción que des­per­tó no se con­vier­ta en frus­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.