Ob­je­ti­vo: no ex­po­ner a la in­fan­ta Cris­ti­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

La pre­si­den­ta del tri­bu­nal del ca­so Nóos, Sa­mant­ha Romero, ya ha de­ja­do cla­ro en las pri­me­ras do­ce se­sio­nes del jui­cio que no se de­ja in­ti­mi­dar ni por la Fis­ca­lía ni por la Abo­ga­cía del Es­ta­do ni por el equi­po ju­rí­di­co de la her­ma­na del Rey. Es más, se ha mos­tra­do es­pe­cial­men­te pro­cli­ve a no coar­tar lo más mí­ni­mo las pre­gun­tas más de­li­ca­das so­bre la Ca­sa Real ni las arries­ga­das es­tra­te­gias pa­ra tra­tar de in­vo­lu­crar a Zar­zue­la, ya ven­gan de Die­go To­rres o de Ma­nos Lim­pias.

An­te es­te pa­no­ra­ma, el equi­po ju­rí­di­co que en­ca­be­za for­mal­men­te Mi­quel Ro­ca ha he­cho su­ya una má­xi­ma: ex­po­ner lo mí­ni­mo a la in­fan­ta du­ran­te su in­te­rro­ga­to­rio. Sal­vo sor­pre­sa ma­yús­cu­la, la esposa de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, ha­cien­do uso de su de­re­cho como impu­tada, se va a ne­gar a res­pon­der a la úni­ca par­te del pro­ce­so que le acu­sa, Ma­nos Lim­pias. Y qui­zás, in­clu­so, a otros intervinientes si pre­ten­die­ran in­te­rro­gar­la, pa­ra fiar­lo to­do a la ver­sión que pue­da dar a las pre­gun­tas «a la carta» de su pro­pia de­fen­sa. Des­de ha­ce se­ma­nas, los le­tra­dos de Cris­ti­na de Bor­bón ve­nían so­pe­san­do es­ta po­si­bi­li­dad, pe­ro aho­ra la de­ci­sión pa­re­ce to­ma­da al 100 %.

La de­fen­sa de la in­fan­ta, en un prin­ci­pio, se in­cli­na­ba por que la impu­tada res­pon­die­ra a to­das las par­tes pa­ra mos­trar la ma­yor trans­pa­ren­cia. Sus abo­ga­dos la veían per­fec­ta­men­te ca­paz de sostener la mis­ma fé­rrea ver­sión que man­tu­vo cuan­do de­cla­ró an­te el juez Jo­sé Cas­tro en el 2014, ne­gan­do una y otra vez cual­quier re­la­ción con las cuen­tas de la so­cie­dad Ai­zoon. Tam­po­co veían es­pe­cial problema en que la in­fan­ta se re­fu­gia­ra, como hi­zo ha­ce dos años, en cons­tan­tes eva­si­vas y en que su vi­da como ma­dre, di- rec­ti­va de La Cai­xa y miem­bro de la fa­mi­lia real no le de­ja­ra tiem­po pa­ra sa­ber qué ocu­rría en Ai­zoon. Sin em­bar­go, to­do ha cam­bia­do. Es­pe­cial­men­te des­de que el jue­ves la abo­ga­da de Ma­nos Lim­pias, Ló­pez-Ne­gre­te, aco­rra­ló a To­rres por­que es­te, den­tro del pac­to de no agre­sión que man­tie­ne con el ex­du­que, in­ten­ta­ba ex­cul­par a la in­fan­ta, al con­tra­rio de lo que ha­bía he­cho du­ran­te la ins­truc­ción, cuan­do de­cla­ró que «evi­den­te­men­te» Cris­ti­na es­ta­ba al tan­to de to­do lo que su ma­ri­do ha­cía en la so­cie­dad del ma­tri­mo­nio.

C. CLADERA EFE

La in­fan­ta y Ur­dan­ga­rin a la sa­li­da del jui­cio el jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.