El lí­der del Ku Klux Klan pi­de el vo­to pa­ra Trump

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

«No vo­tar por Do­nald Trump se­ría trai­cio­nar nues­tra he­ren­cia», di­jo es­ta semana Da­vid Du­ke, lí­der del Ku Klux Klan, que hi­zo un lla­ma­mien­to a sus se­gui­do­res pa­ra que tra­ba­jen como vo­lun­ta­rios en la ca­rre­ra del po­lí­ti­co.

Na­da más anun­ciar su can­di­da­tu­ra, Trump co­men­zó in­sul­tan­do gra­ve­men­te a los me­xi­ca­nos que emi­gran a Es­ta­dos Uni­dos., de los que di­jo que eran la­dro­nes y vio­la­do­res, des­pués pro­pu­so cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra y, más tar­de, tras el ata­que de dos is­la­mis­tas ra­di­ca­les en San Ber­nar­dino, pro­me­tió que prohi­bi­rá la en­tra­da de los mu­sul­ma- nes ex­tran­je­ros. El pro­gra­ma po­lí­ti­co de Trump tie­ne po­co más que eso, así que ha cau­sa­do fu­ror en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes ra­cis­tas es­ta­dou­ni­den­ses.

En di­ciem­bre, el je­fe del par­ti­do na­zi es­ta­dou­ni­den­se fe­li­ci­tó tam­bién a Trump por sus pro­pues­tas. Y va­rias pu­bli­ca­cio­nes de ideo­lo­gía si­mi­lar han aplau­di­do sus pro­cla­mas xe­nó­fo­bas. El neo­yor­quino no sue­le ha­cer nin­gu­na re­fe­ren­cia a es­tos apo­yos e in­clu­so in­sis­te, y a la vis­ta de los vo­tos que es­tá re­ci­bien­do es un he­cho, que lo úni­co que él ha­ce es de­cir lo que la ma­yo­ría de los nor­te­ame­ri­ca­nos pien­san. Pe­ro es­ta vez sí ha re­cha­za­do el aval del KKK. Cuan­do los pe­rio­dis­tas le pre­gun­ta­ron por ello, Trump fue muy es­cue­to: «¿Da­vid Du­ke? No sa­bía que me hu­bie­ra apo­ya­do. Lo re­cha­zo, ¿es­tá cla­ro?».

El par­ti­do con­tra él

Se­gún van pa­san­do los días y cre­ce la sen­sa­ción de que es inevi­ta­ble su no­mi­na­ción como can­di­da­to, al­gu­nos miem­bros del Par­ti­do Re­pu­bli­cano se po­nen más ner­vio­sos con la idea. Des­de di­fe­ren­tes ám­bi­tos es­tán sur­gien­do es­tra­te­gias pa­ra intentar de­te­ner­lo, aunque to­do in­di­ca que po­dría ser de­ma­sia­do tar­de.

El 19 de fe­bre­ro hu­bo una reunión de va­rios donantes y pe­sos pe­sa­dos con­ser­va­do­res y, en ella, el an­ti­guo es­tra­te­ga de Geor­ge Bush, Karl Ro­ve, de­fen­dió que to­da­vía hay tiem­po pa­ra evi­tar la no­mi­na­ción de Trump. Den­tro de la es­tra­te­gia li­de­ra­da por Ro­ve es­tán por ejem­plo las pre­sio­nes que es­tá re­ci­bien­do John Ka­sich pa­ra que se re­ti­re y apo­ye a Rubio. A la vez, va­rios go­ber­na­do­res es­tán in­ten­tan­do re­cau­dar apo­yos pa­ra Rubio como úni­ca ma­ne­ra de pa­rar al neo­yor­quino. Los re­sul­ta­dos del Su­per­mar­tes de ma­ña­na di­rán si eso es to­da­vía po­si­ble. Los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas del con­flic­to si­rio se acu­sa­ron ayer mu­tua­men­te de ha­ber vio­la­do el se­gun­do día de tre­gua, aunque re­co­no­cie­ron que, en ge­ne­ral, es­tá sien­do res­pe­ta­da. En las gran­des ciu­da­des, los ha­bi­tan­tes sa­lie­ron el do­min­go por la ma­ña­na tras una no­che tran­qui­la pa­ra ha­cer sus com­pras apro­ve­chan­do la cal­ma ex­cep­cio­nal.

En los barrios re­bel­des de Ale­po, los es­tu­dian­tes, que nor­mal­men­te ca­mi­na­ban pe­ga­dos a los mu­ros pa­ra evi­tar los bom­bar­deos, po­dían an­dar tran­qui­la­men­te en me­dio de la ca­lle.

Pe­ro, el ge­ne­ral ru­so Ser­guei Ku­ra­len­ko, res­pon­sa­ble del cen­tro de coor­di­na­ción de su país en Si­ria, acu­só a los in­sur­gen­tes de ha­ber vio­la­do nue­ve ve­ces la tre­gua. Sin em­bar­go, afir­mó que «en ge­ne­ral el acuer­do se es­tá apli­can­do».

De­nun­cia de Ara­bia Sau­dí

Ara­bia Sau­dí, que apo­ya a la opo­si­ción si­ria, acu­só a su vez a «la avia­ción ru­sa y a la avia­ción del ré­gi­men» de ha­ber vio­la­do la tre­gua. Se­gún el Ob­ser­va­to­rio Si­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, por la ma­ña­na va­rios avio­nes bom­bar­dea­ron seis lo­ca­li­da­des de la pro­vin­cias de Ale­po (nor­te) y una en la de Hama (cen­tro), pro­vo­can­do un muer­to. El di­rec­tor de la oe­ne­gé, Ra­mi Ab­del Rah­man, ex­pli­có que so­lo uno de los pue­blos bom­bar­dea­dos, Ka­far Ham­ra, es­tá ba­jo con­trol de los yiha­dis­tas del Fren­te al Nos­ra, la ra­ma si­ria de Al Qai­da. Los otros es­tán en ma­nos de los re­bel­des.

El acuer­do de tre­gua so­lo in­clu­ye los com­ba­tes en­tre los re­bel­des si­rios y las fuer­zas del ré­gi­men, apo­ya­das por la avia­ción ru­sa, y ex­clu­ye ex­plí­ci­ta­men­te a los gru­pos yiha­dis­tas Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) y Fren­te Al Nos­ra, que con­tro­lan más del 50 % del te­rri­to­rio.

En Es­ta­dos Uni­dos, un al­to fun­cio­na­rio in­ten­tó ma­ti­zar la fra­gi­li­dad de la tre­gua afir­man­do que es­tos «re­ve­ses son inevi­ta­bles» y que «in­clu­so en las me­jo­res cir­cuns­tan­cias, no es­pe­ra­mos que la vio­len­cia ce­se in­me­dia­ta­men­te. Es más, estamos se­gu­ros de que la se­gui­rá ha­bien­do».

El ré­gi­men si­rio tam­bién se mos­tró pru­den­te y, se­gún el dia­rio Al Wa­tan, cer­cano al po­der, «hay una cal­ma ex­cep­cio­nal, pe­ro hay que es­pe­rar dos o tres días pa­ra ase­gu­rar­se que se man­tie­ne el ce­se de hos­ti­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.