El re­fe­ren­do eu­ro­peo des­ga­rra fa­mi­lias y amis­ta­des en­tre los «to­ries» bri­tá­ni­cos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - ÍÑI­GO GURRUCHADA

Es­ta fue la semana en la que Da­vid Owen, mi­nis­tro de Ex­te­rio­res del Go­bierno la­bo­ris­ta en los años 70, anun­ció en The Sun que vo­ta­rá en el re­fe­ren­do del 23 de ju­nio por el aban­dono bri­tá­ni­co de la Unión Eu­ro­pea, por­que la ne­go­cia­ción de Da­vid Ca­me­ron «ha de­mos­tra­do que no se pue­de re­for­mar la UE des­de den­tro». Un eu­ro­peís­ta des­ta­ca­do en la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca du­ran­te cua­tro dé­ca­das cru­za las lí­neas de la con­tien­da, pe­ro el des­ga­rro per­so­nal en el seno de la cú­pu­la con­ser­va­do­ra tie­ne el in­te­rés adi­cio­nal del fac­tor hu­mano.

Sarah Vi­ne, co­lum­nis­ta del eu­ró­fo­bo Daily Mail, ha es­cri­to so­bre su des­cu­bri­mien­to, en ve­rano, de que la con­sul­ta traía una tor­men­ta pa­ra su ma­ri­do, Mi­chael Go­ve, mi­nis­tro de Jus­ti­cia, y sus amis­ta­des. Mi­nis­tro lo ha­bía si­do ya y Ca­me­ron tu­vo que des­ti­tuir­lo por las ten­sio­nes que sus ayu­dan­tes —Do­mi­nic Cum­mings es el di­rec­tor de la cam­pa­ña Vo­te Lea­ve (vo­to por el aban­dono)— ha­bían crea­do en el go­bierno. Per­dió Go­ve la car­te­ra de Edu­ca­ción, vo­ca­cio­nal en su ca­so, hi­jo adop­ta­do de fa­mi­lia es­co­ce­sa, edu­ca­do en una es­cue­la es­ta­tal y gra­dua­do en Ox­ford. Ca­me­ron lo re­cu­pe­ró tras las elec­cio­nes y le dio Jus­ti­cia, don­de ha pro­ce­di­do a des­man­te­lar los dis­pa­ra­tes de su pre­de­ce­sor, Ch­ris Gray­ling, que ha op­ta­do tam­bién por el out.

Go­ve es un mi­nis­tro res­pe­ta­do. Su pa­sión ac­tual por la edu­ca­ción de pre­sos y la re­for­ma de las cár­ce­les sir­ve como aval. Su esposa sa­bía que que se acer­ca­ba una tor­men­ta y, cuan­do re­gre­sa­ron a Lon­dres de sus va­ca­cio­nes en la cos­ta de Nor­folk, se pu­so a lim­piar la ca­sa pa­ra ahu­yen­tar te­mo­res. Sa­có la ca­ja con las fo­tos de su bo­da en el sur de Fran­cia. Allí es­ta­ban los ami­gos ín­ti­mos de la vi­da y la po­lí­ti­ca: Ca­me­ron y su mu­jer, Sa­mant­ha, em­ba­ra­za­da, Geor­ge Os­bor­ne, Ed Vai­zey... el clan de jó­ve­nes to­ries con ca­sa en Not­ting Hill que gobierna aho­ra a los con­ser­va­do­res.

¿So­bre­vi­vi­rán esas amis­ta­des?, se pre­gun­ta Vi­ne en el re­cuen­to del tor­be­llino sen­ti­men­tal. Los Go­ve eran can­gu­ros de los Ca­me­ron. No se tra­ta de in­fi­de­li­da­des o con­duc­tas in­com­pa­ti­bles con el res­pe­to mu­tuo. Se tra­ta de la so­be­ra­nía de Reino Uni­do. Go­ve ha afir­ma­do es­ta semana que el acuer­do eu­ro­peo de Ca­me­ron no es ya le­gal­men­te in­vio­la­ble, como el pri­mer mi­nis­tro afir­ma.

¿Cues­tión de prin­ci­pios? La re­la­ción en­tre Ca­me­ron y Bo­ris John­son, es­tu­dian­tes de Eton y Ox­ford, na­ci­dos en las bue­nas fa­mi­lias que ad­mi­nis­tran lo bri­tá­ni­co des­de siem­pre, es más en­re­ve­sa­da. Siem­pre ten­sa, por­que John­son se ve a sí mis­mo más bri­llan­te que el pri­mer mi­nis­tro y quie­re re­em­pla­zar­lo. El de­sa­fío del aún al­cal­de de Lon­dres, más par­ti­da­rio de la UE que Go­ve, es vis­to como par­te de su aven­tu­ra vi­tal, más que en­rai­za­do en prin­ci­pios, pe­ro hie­re a am­bos.

Los dos John­son

Su pa­dre as­pi­ró a ser diputado, pe­ro tu­vo que con­for­mar­se con te­ner a dos hi­jos en el Par­la­men­to. Bo­ris, gra­cio­so y exu­be­ran­te. Jo, dis­cre­to, ama­ble, me­tó­di­co, mi­nis­tro de Uni­ver­si­da­des, que ad­vier­te que el aban­dono de la UE se­ría ca­tas­tró­fi­co. ¿Ami­go? ¿Her­mano? No, es­ta vez es el pa­drino.

«No es fá­cil pa­ra mí es­tar en el la­do opues­to del ar­gu­men­to», es­cri­bía tam­bién es­ta semana Mi­chael Ho­ward, ex mi­nis­tro de Ma­jor. Fue lí­der del par­ti­do du­ran­te la se­quía blai­ris­ta e hi­zo to­do lo que le per­mi­tían las re­glas pa­ra que su asis­ten­te Da­vid Ca­me­ron lo sus­ti­tu­ye­ra. Ho­ward vo­ta­rá out. No es una gue­rra ci­vil, es el des­ga­rro de com­pli­ci­da­des y amis­ta­des que han du­ra­do dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.