¿Por qué Flo­ren­tino no di­mi­te?

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - FRANCISCO PAS­TOR

Los se­gui­do­res blan­cos lo han se­ña­la­do tan­to en el der­bi como du­ran­te los úl­ti­mos días de Be­ní­tez como en­tre­na­dor del con­jun­to blan­co, pe­ro Flo­ren­tino Pé­rez si­gue ata­do a su si­llón en el pal­co del San­tia­go Ber­na­béu. Los in­te­rro­gan­tes so­bre su fi­gu­ra no de­jan de cre­cer. Lo ex­pli­có Emi­lio Bu­tra­gue­ño una vez con me­ri­dia­na cla­ri­dad: se sien­te un ser su­pe­rior. Y su jun­ta di­rec­ti­va le con­sien­te to- dos los desa­ti­nos, por eso son co­rres­pon­sa­bles de la fal­ta de go­bierno en el que ha su­mi­do al club. Flo­ren­tino, como Cris­tiano, en­tien­de que no hay na­die de su ni­vel pa­ra sen­tar­se en el pal­co, ese es­ca­pa­ra­te tan ju­go­so pa­ra ha­cer ne­go­cios mul­ti­mi­llo­na­rios. Por el Ber­na­béu pasan des­de je­fes de es­ta­do has­ta res­pon­sa­bles de gran­des com­pa­ñía mul­ti­na­cio­na­les. Es el lu­gar per­fec­to pa­ra ce­rrar acuer­dos a los que de otro mo­do se­ría im­po­si­ble dar cuer­po.

Ade­más, la re­for­ma de es­ta­tu­tos que im­pul­só y que en­du­re­ce las con­di­cio­nes pa­ra ser can­di­da­to a la pre­si­den­cia del con­jun­to blan­co ha­cen que la nó­mi­na de po­si­bles su­ce­so­res se ha­ya achi­ca­do al má­xi­mo. Por­que como mu­chos al­tos di­rec­ti­vos, Flo­ren­tino se cree que sa­be de to­do y de fút­bol, por su pues­to, tam­bién. Por eso fue ca­paz de ase­gu­rar que Luis Suá­rez era un ju­ga­dor del mon­tón o de pa­gar cien mi­llo­nes de eu­ros en Ga­reth Ba­le. Por­que es in­ca­paz de ha­cer un análisis so­bre cues­tio­nes fut­bo­lís­ti­cas. La prin­ci­pal eva­lua­ción que le im­po­ne a sus en­tre­na­do- res tie­ne que ver con su re­la­ción con los ju­ga­do­res. Mou­rin­ho ca­yó por­que el ves­tua­rio lo ha­bía aban­do­na­do. An­ce­lot­ti, como an­tes Del Bos­que, por to­do lo con­tra­rio: mi­ma­ba de­ma­sia­do a sus chi­cos que se es­ta­ban aco­mo­dan­do ba­jo la ba­tu­ta del ita­liano. Be­ní­tez tam­po­co te­nía tac­to con los fut­bo­lis­tas.

Pe­ro ba­jo esa cons­tan­te per­mu­ta de en­tre­na­do­res tam­bién se ocul­ta un mo­vi­mien­to es­tra­té­gi­co, el de tra­tar de res­pon­sa­bi­li­zar a otros de sus pro­pios fra­ca­sos. Mien­tras el de­ba­te sea en torno a la fi­gu­ra del téc­ni­co no se cues­tio­na la del pre­si­den­te. Sin em­bar­go, to­do apun­ta a que el mo­vi­mien­to lo ha re­pe­ti­do con de­ma­sia­da asi­dui­dad y ya na­die se tra­ga esa cor­ti­na de hu­mo. Aho- ra in­ten­ta­rá dis­pa­rar con­tra los ju­ga­do­res, pe­ro lo cier­to que el má­xi­mo res­pon­sa­ble del desas­tre del Real Ma­drid tie­ne nom­bre pro­pio: Flo­ren­tino Pé­rez. Por­que Flo­ren­tino des­ci­fra el fút­bol en cues­tión de in­gre­sos y gas­tos y, por el mo­men­to, Cris­tiano es una fuen­te de re­cur­sos im­por­tan­te. Ese mo­de­lo de ne­go­cio que ha im­plan­ta­do en el club es­tá en­gan­cha­do a la mer­ca­do­tec­nia. Sin ella, los dis­pen­dios me­ga­ló­ma­nos no se­rían po­si­bles. Por eso, en el Ma­drid, se ha­bla de­ma­sia­do de ven­der ca­mi­se­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.