El su­dor con­du­ce ha­cia la efi­cien­cia

Un nue­vo dis­po­si­ti­vo des­ci­fra en es­te flui­do el ni­vel de lac­ta­to en el or­ga­nis­mo, cla­ve pa­ra el ren­di­mien­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - AN­TÓN BRU­QUE­TAS

A fi­na­les del mes pa­sa­do vio la luz. Es el fru­to de una in­ves­ti­ga­ción con­jun­ta de las uni­ver­si­da­des de Stan­ford y Berkley, en Ca­li­for­nia. El gru­po de tra­ba­jo li­de­ra­do por el cien­tí­fi­co Ali Ja­vey ha con­se­gui­do al­go tre­men­da­men­te com­ple­jo: que el su­dor ha­ble y en tiem­po real. A tra­vés de un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co que pue­de ir in­te­gra­do en una mu­ñe­que­ra o una cin­ta en la ca­be­za, se pue­de co­no­cer el ni­vel de so­dio, po­ta­sio, glu­co­sa y lac­ta­to del or­ga­nis­mo. Des­de la hi­dra­ta­ción has­ta el com­por­ta­mien­to de los múscu­los a pleno ren­di­mien­to. To­da una en­ci­clo­pe­dia del es­fuer­zo en un ar­ti­lu­gio prác­ti­ca­men­te in­sig­ni­fi­can­te. Y trans­mi­ti­da vía wi­fi a un te­lé­fono mó­vil pa­ra que una apli­ca­ción des­ci­fre las va­ria­cio­nes de voltaje y las con­vier­ta en da­tos in­te­li­gi­bles pa­ra el usua­rio. Di­cen los ex­per­tos, que es­to es una re­vo­lu­ción, que va a cam­biar la for­ma de en­ten­der entrenar y com­pe­tir en el de­por­te de éli­te.

«Si real­men­te lo han con­se­gui­do es in­creí­ble. Va a cam­biar mu­chas co­sas. Se me ocu­rre, por ejem­plo, una con­tra­rre­loj en ci­clis­mo. El co­rre­dor co­no­ce en to­do mo­men­to si ha lle­ga­do a su um­bral anae­ró­bi­co [el pun­to don­de el cuer­po no es ca­paz de neu­tra­li­zar y re­ci­clar el áci­do lác­ti­co que se­gre­gan las cé­lu­las mus­cu­la­res, lo que pro­vo­ca la caí­da en el ren­di­mien­to] y pue­de man­te­ner­se siem­pre en esa fron­te­ra», co­men­ta Fer­nan­do Hue­lin, mé­di­co de de­por­tis­tas tan re­co­no­ci­dos como Da­vid Cal o Ja­vier Gó­mez No­ya. Es una nue­va zan­ca­da de la cien­cia. En la prehis­to­ria que­dan los pul­só­me­tros, que ra­dio­gra­fían la ac­ti­vi­dad y fre­cuen­cia car­día­ca. Aho­ra la diag­no­sis no in­va­si­va, la que ana­li­za al ser hu­mano sin bu­cear su­mer­gir­se en sus en­tra­ñas, ha lle­ga­do has­ta el ni­vel mo­le­cu­lar.

Fa­ci­li­ta la per­so­na­li­za­ción

«Es­to mo­di­fi­ca­rá por com­ple­to la for­ma de entrenar, que se­rá in­clu­so más per­so­na­li­za­da. Se adap­ta­rá a las ne­ce­si­da­des de ca­da de­por­tis­ta. Ima­gí­ne­se que pre­pa­ro una se­sión pa­ra dos atle­tas de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res y que con­sis­te en ha­cer ocho se­ries a rit­mo má­xi­mo. Si gra­cias a es­te dis­po­si­ti­vo de­tec­to que uno de los dos ya no es ca­paz de asi­mi­lar el áci­do lác­ti­co, pre­fie­ro que pa­re, que des­can­se. Sé que a par­tir de ese mo­men­to no voy a con­se­guir me­jo­rar su ren­di­mien­to. Ga­na­mos más si em­pie­za a re­cu­pe- rar», co­men­ta Fer­nan­do Zar­zo­sa, en­tre­na­dor del gru­po de éli­te de la na­ta­ción ga­lle­ga. «Te acer­cas más a po­der pro­gra­mar el en­tre­na­mien­to per­fec­to pa­ra esa per­so­na», aña­de An­drea Mon­te­ro, en­tre­na­do­ra per­so­nal y es­pe­cia­lis­ta en ca­rre­ras de re­sis­ten­cia. «Ese tiem­po —re­cal­ca Zar­zo­sa— en el que ya no me­re­ce la pe­na for­zar al de­por­tis­ta tam­bién re­du­ce el ries­go de le­sio­nes. Si vol­ve­mos la vis­ta atrás, an­tes se en­tre­na­ba mu­chí­si­mo. Pe­ro con más ho­ras se con­se­guían peo­res re­sul­ta­dos. Hoy sa­be­mos que el des­can­so es fun­da­men­tal pa­ra ex­plo­tar to­do el po­ten­cial de un com­pe­ti­dor y pa­ra evi­tar que se pro­duz­can ro­tu­ras mus­cu­la­res o frac­tu­ras óseas por es­trés que pue­den ha­cer per­der mu­chos me­ses de pre­pa­ra­ción».

De todos mo­dos, a la ho­ra de com­pe­tir, re­ci­bir y pro­ce­sar tan­ta in­for­ma­ción pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te pa­ra el de­por­tis­ta. Por­que hay un as­pec­to que in­flu- ye de ma­ne­ra de­ci­si­va a la ho­ra de apre­tar al má­xi­mo: la ca­be­za. «En el de­por­te de éli­te, el tra­ba­jo sig­ni­fi­ca una par­te im­por­tan­te, pe­ro más tras­cen­den­te es la ca­pa­ci­dad de su­fri­mien­to. Y si al­guien es­tá ya a tope, ve que ha lle­ga­do a su um­bral y que no le sir­ve pa­ra su­pe­rar a sus ri­va­les, se pue­de ve­nir aba­jo», in­di­ca Zar­zo­sa, quien tam­bién re­co­no­ce que al en­tre­na­dor le ayu­da­ría a iden­ti­fi­car esos tí­pi­cos días en los que la men­te no quie­re ir y, sin em­bar- go, fi­sio­ló­gi­ca­men­te el or­ga­nis­mo es­tá como un re­loj. «Se po­drían ga­nar al­gu­nas se­sio­nes de ca­li­dad que hoy per­de­mos», ad­mi­te. «Va a ser un bom­ba­zo», avan­za Fer­nan­do Hue­lin. «Si ya es­tá tan avan­za­do —di­ce—, no me ex­tra­ña­ría ver­lo en el pró­xi­mo Tour de Fran­cia y des­pués em­pe­za­rá a co­mer­cia­li­zar­se». «Se­rá de uti­li­dad pa­ra de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les. Ellos ex­plo­ran los lí­mi­tes del en­tre­na­mien­to», con­clu­ye An­drea Mon­te­ro.

CÉ­SAR TOIMIL

Ca­da se­sión de en­tre­na­mien­to po­drá ser más efi­cien­te.

Con la in­for­ma­ción del ren­di­mien­to de ca­da de­por­tis­ta se pue­den pla­ni­fi­car se­sio­nes es­pe­cí­fi­cas e in­clu­so va­riar so­bre la mar­cha al­gu­nos ejer­ci­cios ya pro­gra­ma­dos.

Esas jor­na­das de tra­ba­jo di­se­ña­das de for­ma mi­li­mé­tri­ca mi­ni­mi­zan los es­fuer­zos y tam­bién re­du­ce al má­xi­mo el ries­go de le­sio­nes.

Hay días en los que los de­por­tis­tas no asi­mi­lan la fa­ti­ga, pe­ro fi­sio­ló­gi­ca­men­te el or­ga­nis­mo es­tá per­fec­to. Si se de­ja de es­cu­char la men­te, el de­por­tis­ta ga­na se­sio­nes de ca­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.