«¡An­drés, An­drés... Z3... 3.33!»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - PA­BLO GÓ­MEZ

So­bre el tar­tán del es­ta­dio de El Pi­reo, un bó­li­do de al­tas pres­ta­cio­nes. Bi­pla­za. A bor­do, el ga­lle­go An­drés Díaz (A Co­ru­ña, 1969) y el ma­dri­le­ño Pe­dro Es­te­so. Prác­ti­ca­men­te, una re­crea­ción de aquel gri­to de áni­mo que am­bos pro­fe­rían en bus­ca del ré­cord: «¡An­drés, An­drés... Z3 [por el mo­de­lo de au­to­mó­vil, bi­pla­za de­por­ti­vo, que ha­bía ad­qui­ri­do el co­ru­ñés]... 3.33! [crono que per­se­guían pa­ra tum­bar los 3:34.20 del bri­tá­ni­co Pe­ter Elliott].

Ate­nas vi­vió aque­lla es­ce­ni­fi­ca­ción má­gi­ca del le­ma mo­ti­va­cio­nal, y el ré­cord que ha­bía es­ta­ble­ci­do Elliott nue­ve años an­tes pa­só a ser his­to­ria. Has­ta la ac­tua­li­dad, An­drés Díaz con­ti­núa sien­do el hom­bre más rá­pi­do de Eu­ro­pa en los 1.500 me­tros li­sos en pis­ta cu­bier­ta, y quin­to me­jor re­gis­tro de todos los tiem­pos. Pe­dro Es­te­so fue su lie­bre. Díaz con­fie­sa que to­do fue con­tra pro­nós­ti­co. «To­do iba a ser ru­ti­na, por el Mun­dial de Ja­pón de una semana des­pués. Desa­yuno, en­tre­na­mien­to, co­mi­da, sies­ta, en­tre­na­mien­to, ma­sa­je, ce­na y a dor­mir y así todos los días», des­cri­be.

«En una com­pe­ti­ción des­de que te le­van­tas em­pie­zas a sen­tir esa ten­sión pre­via que se va in­cre­men­tan­do ho­ra a ho­ra has­ta que se da la sa­li­da y pue­des sol­tar todos los ner­vios. Ese día no per­ci­bi­mos nin­gu­na ten­sión ex­tra, era como un día de en­tre­na­mien­to más», aña­de. Es más, ellos sus­ti­tu­ye­ron el ha­bi­tual en­tre­na­mien­to ma­ña­ne­ro pa­ra sol­tar pier­nas por ex­cur­sión por Ate­nas y ver el es­ta­dio Olím­pi­co don­de se rea­li­za­ron los pri­me­ros Jue­gos Olím­pi­cos de la era mo­der­na. «Era un día más pro­pio de unos tu­ris­tas que de unos de­por­tis­tas que iban a afron­tar una ca- rre­ra esa mis­ma tar­de», re­cuer­da.

Tras el fru­gal al­muer­zo, Díaz re­vi­ve: «El ca­fé nos em­pe­zó a me­ter el ner­vio y pen­sa­mos en la es­tra­te­gia de com­pe­ti­ción. Ya em­pe­za­ba la ten­sión y concentración». De re­pen­te, el atle­tis­mo de­jó de ser un de­por­te in­di­vi­dual y se con­vir­tió en una dis­ci­pli­na de equi­po. Pe­dro Es­te­so sos­te­nía el áni­mo y apun­ta­ba ha­cia el ob­je­ti­vo: el ré­cord de Es­pa­ña de Fer­mín Ca­cho (3:35.29).

La or­ga­ni­za­ción des­pla­zó a los atle­tas has­ta El Pi­reo, que se des- pi­die­ron del ho­tel con un «¡So­mos un equi­po!» y, en el mo­men­to de re­co­no­cer el te­rreno, les avi­san de que la lie­bre que iba a ayu­dar a Es­te­so a lle­var el rit­mo de ca­rre­ra no com­pe­tía. «Sur­gie­ron ner­vios, an­sie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad ex­tra pa­ra Pe­dro. In­ten­té tran­qui­li­zar­lo di­cién­do­le que el test im­por­tan­te era una semana des­pués, que se lo to­ma­se como un en­tre­na­mien­to», cuen­ta Díaz.

«Nos si­tua­mos en la lí­nea de sa­li­da. Pe­dro me lle­vó has­ta los 1.000 a rit­mo per­fec­to. Yo veía el cro­no­me­tro si­tua­do a pie de pis­ta y sa­bía que íba­mos a pa­so de ré­cord de Es­pa­ña. Eso me mo­ti­vo más. Pe­dro si­guió ani­mán­do­me cuan­do aban­do­nó. So­lo pen­sa­ba en man­te­ner la ca­den­cia, en aguan­tar esos me­tros que que­da­ban, e in­ten­té ace­le­rar pa­ra com­pen­sar la pér­di­da ha­bi­tual pro­du­ci­da por el can­san­cio. Cuan­do lle­go y veo el cro­no­me­tro, sa­bía que ha­bía rea­li­za­do ré­cord de Es­pa­ña pe­ro por me­ga­fo­nía anun­cian ‘¡Eu­ro­pean ré­cord!’. Pe­dro y yo nos abra­za­mos emo­cio­na­dos, da­mos la vuel­ta de ho­nor y dis­fru­ta­mos de un día que trans­cu­rrió ca­si como de en­tre­na­mien­to y se con­vir­tió en uno de los más im­por­tan­tes de mi ca­rre­ra de­por­ti­va», re­la­ta.

Tras la rue­da de pren­sa y la ce­na, el Mun­dial cor­ta to­da ce­le­bra­ción. «Lo que no sa­bía aun era que iba a ser do­ble por la me­da­lla de bron­ce con­se­gui­da en Ja­pón a la semana si­guien­te», ma­ti­za.

Fue días des­pués, ya de va­ca­cio­nes, cuan­do los fes­te­jos se mul­ti­pli­ca­ron, con ami­gos, fa­mi­lia, afi­cio­na­dos y Pe­dro Es­te­so. La guin­da, un sa­que de ho­nor en Ria­zor. «Pe­ro a Pe­dro, es­pe­cial­men­te, des­pués de 17 años creo que le de­bo otra más, ya que sin el no lo ha­bría con­se­gui­do. El ré­cord es de los dos», zan­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.