La gue­rra de la pres­crip­ción en­fer­me­ra se li­bra en la cú­pu­la y no lle­ga al usua­rio

Los en­fer­me­ros so­lo pue­den fa­ci­li­tar me­di­ca­men­tos con una acre­di­ta­ción y unos pro­to­co­los que aún no exis­ten

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - JUAN CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ

La gue­rra desata­da en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes de mé­di­cos y las de en­fer­me­ros a cau­sa del Real De­cre­to 954/2015, que re­gu­la —se pue­de de­cir que prohí­be— la pres­crip­ción de me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos sa­ni­ta­rios por los en­fer­me­ros, se di­ri­me en­tre las cú­pu­las de esas or­ga­ni­za­cio­nes —con in­ter­cam­bio de agrias acu­sa­cio­nes en su mo­men­to—, en­tre los par­ti­dos po­lí­ti­cos y en los juz­ga­dos, pe­ro no es­tá afec­tan­do a la pres­ta­ción de ser­vi­cios de sa­lud.

La nor­ma ha de­ja­do en un lim­bo le­gal la ca­pa­ci­dad de la en­fer­me­ría pa­ra pres­cri­bir. In­di­ca que los úni­cos fa­cul­ta­dos pa­ra ello son los mé­di­cos y aun así se­ña­la que los en­fer­me­ros, pa­ra ad­mi­nis­trar me­di­ca­men­tos, de­ben acre­di­tar­se en unos cur­sos de 180 ho­ras que aún no se han pro­gra­ma­do y re­gir­se por unas guías y pro­to­co­los que aún no es­tán es­cri­tos. Las or­ga­ni­za­cio­nes de en­fer­me­ría creen que es­to de­ja a su pro­fe­sión en in­de­fen­sión jurídica.

A pe­sar de to­do, en el día a día, y con la precaución de que ca­da equi­po es­tá pi­dien­do en ma­yor me­di­da al mé­di­co que pon­ga por es­cri­to sus ór­de­nes de me­di­ca­ción, los ser­vi­cios en los que esa ca­pa­ci­dad se uti­li­za­ba con más fre­cuen­cia (la aten­ción pri­ma­ria y es­pe­cial­men­te a do­mi­ci­lio) fun­cio­nan con nor­ma­li­dad.

Otra cues­tión es el fu­tu­ro que le es­pe­ra a la nor­ma. El real de­cre­to ha si­do re­cu­rri­do an­te el Su­pre­mo por el Con­se­jo Ge­ne­ral de En­fer­me­ría. El PSOE ha pre­sen­ta­do en el Con­gre­so, el pa­sa­do día 16, una pro­po­si­ción no de ley exi­gien­do su de­ro­ga­ción. Otras tan­tas, en el mis­mo sen­ti­do, pre­sen­ta­ron la pa­sa­da semana Ciu­da­da­nos y el PNV. Va­rias co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas (la pri­me­ra fue An­da­lu­cía) ya han re­gu­la­do por su cuen­ta la pres­crip­ción en­fer­me­ra, con bue­nos re­sul­ta­dos, y aho­ra sus go­bier­nos se opo­nen a anu­lar lo cons­trui­do.

Un vai­vén in­ter­mi­na­ble

El con­flic­to no es nue­vo. Des­de 1977, cuan­do se es­tre­na­ron las di­plo­ma­tu­ras uni­ver­si­ta­rias en En­fer­me­ría, es­te sec­tor apli­có de una for­ma ale­gal una cier­ta ca­pa­ci­dad de pres­crip­ción. En el 2003, la Ley 44/2003 que re­gu­la las pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias, de­cía que «co­rres­pon­de a los di­plo­ma­dos uni­ver­si­ta­rios en En­fer­me­ría la di­rec­ción, eva­lua­ción y pres­ta­ción de los cui­da­dos de en­fer­me­ría orien­ta­dos a la pro­mo­ción, man­te­ni­mien­to y re­cu­pe­ra­ción de la sa­lud», lo que de­ja­ba im­plí­ci­ta la au­to­ri­za­ción pa­ra pres­cri­bir. Tres años des­pués, mar­cha atrás: la Ley 29/2006 se­ña­la que «la re­ce­ta mé­di­ca, pú­bli­ca o pri­va­da, y la or­den hos­pi­ta­la­ria de dis­pen­sa­ción son los do­cu­men­tos que ase­gu­ran la ins­tau­ra­ción de un tra­ta­mien­to con me­di­ca­men­tos por ins­truc­ción de un mé­di­co o un odon­tó­lo­go, úni­cos pro­fe­sio­na­les con fa­cul­tad pa­ra or­de­nar la pres­crip­ción de me­di­ca­men­tos». La ley 28/2009 mo­di­fi­ca la an­te­rior y di­ce que «los en­fer­me­ros, de for­ma au­tó­no­ma, po­drán in­di­car, usar y au­to­ri­zar la dis­pen­sa­ción de to- dos aque­llos me­di­ca­men­tos no su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca», y aña­de que «el Go­bierno re­gu­la­rá la in­di­ca­ción, uso y au­to­ri­za­ción de dis­pen­sa­ción de de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos su­je­tos a pres­crip­ción mé­di­ca por los en­fer­me­ros, me­dian­te la apli­ca­ción de pro­to­co­los y guías» y que se les acre­di­ta­rá pa­ra es­tos fi­nes. El real de­cre­to le­gis­la­ti­vo 1/2015, que refunde la ley del 2006 y su re­for­ma, pre­ci­sa los re­qui­si­tos de acre­di­ta­ción y los pro­to­co­los. El real de­cre­to aho­ra en cues­tión ve­nía a cum­plir su ne­ce­si­dad de desa­rro­llo. Pe­ro no ha si­do así.

Agi­li­zar lo co­ti­diano

Pa­ra ex­pli­car el con­flic­to, en la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial se re­mi­ten al co­mu­ni­ca­do en el que se re­afir­man so­bre la fa­cul­tad ex­clu­si­va de los mé­di­cos pa­ra pres­cri­bir en los tér­mi­nos que re­co­ge el real de­cre­to. Pe­ro sa­ben que apli­car­lo va a ser com­pli­ca­do, y más te­nien­do en cuen­ta los re­cor­tes de plan­ti­llas su­fri­dos du­ran­te la cri­sis, que han he­cho im­pres­cin­di­ble el em­pleo de to­das las ca­pa­ci­da­des de la en­fer­me­ría.

Mu­chos mé­di­cos, a pe­sar de la uni­dad en torno a lo que in­di­ca la OMC, en pri­va­do opi­nan que el con­flic­to de­be re­con­du­cir­se. «La esen­cia del mé­di­co —di­ce un fa­cul­ta­ti­vo con res­pon­sa­bi­li­da­des de ges­tión que pre­fie­re man­te­ner el ano­ni­ma­to— es el diag­nós­ti­co, el pro­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to. Pe­ro la en­fer­me­ría siem­pre ha­ce sus diag­nós­ti­cos, y hoy es un per­so­nal de al­tí­si­ma cua­li­fi­ca­ción; lo que pre­ten­de es que lo co­ti­diano se agi­li­ce. En­fren­tar­se per­ju­di­ca­ría al en­fer­mo. Hay que re­plan­tear­se un po­co la fi­gu­ra del mé­di­co en el si­glo XXI».

AL­BER­TO LÓ­PEZ

Una en­fer­me­ra par­ti­ci­pa en una cam­pa­ña de for­ma­ción en sa­lud en una uni­dad mó­vil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.