«No se tra­ta de usur­par nin­gu­na fun­ción, sino de re­gu­la­ri­zar nues­tras com­pe­ten­cias»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - J. C. M.

Carmen Gar­cía Ri­vas, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del sin­di­ca­to Sat­se en Ga­li­cia, se de­di­ca ac­ti­va­men­te es­tos días a in­for­mar a la en­fer­me­ría de los por­me­no­res de la nue­va nor­ma.

—¿Hay al­gún efec­to del de­cre­to en el tra­ba­jo dia­rio?

—Hay pro­ble­mas en los equi­pos de tra­ba­jo. Aho­ra el mé­di­co tie­ne que es­cri­bir más y ha­cer se­gui­mien­tos de los que an­tes se en­car­ga­ba la en­fer­me­ría. Ve­nía­mos tra­ba­jan­do con con­sen­so y ar­mo­nía, es­ta­ba to­do pro­to­co­li­za­do. Aho­ra esos pro­to­co­los ya no va­len, con lo cual la nor­ma­li­dad se re­tra­sa. Carmen Gar­cía Ri­vas cree que el de­cre­to au­men­ta la bu­ro­cra­cia in­ne­ce­sa­ria­men­te.

—¿A qué cree que se de­be el gi­ro?

—A un fal­so or­gu­llo cor­po­ra­ti­vo, pe­ro no de todos los mé­di­cos, sino de una éli­te que no es­tá en el día a día. Pe­ro es­to nos pa­só a lo lar­go de la his­to­ria, son los que ya ha­ce años cues­tio­na­ban que se pu­sie­ran en mar­cha las con­sul­tas de en­fer­me­ría en aten­ción pri­ma­ria, que son tan úti­les.

—Es ya un pro­ce­so muy lar­go.

—Pa­ra lle­gar a es­te do­cu­men­to hu­bo mu­chí­si­mas reunio­nes de tra­ba­jo. Y ochen­ta bo­rra­do­res, ¡ochen­ta!, tan­to en la Me­sa de la Pro­fe­sión Mé­di­ca como en la de En­fer­me­ra. Pe­ro de la no­che a la ma­ña­na nos lo en­con­tra­mos to­tal­men­te cam­bia­do.

—¿Con­fían en que se re­vier­ta?

—Los gru­pos del fu­tu­ro Go­bierno es­tán de acuer­do con que es­to es una in­con­gruen­cia. Se­gui­re­mos pe­lean­do tan­to por es­ta vía como por la ju­di­cial, por­que en­ten­de­mos que se nos pi­san nues­tros de­re­chos. No se tra­ta de usur­par nin­gu­na fun­ción, que ya nos lle­ga con las nues­tras, sino de re­gu­la­ri­zar nues­tras com­pe­ten­cias... que las te­ne­mos. El je­sui­ta ita­liano Fe­de­ri­co Lom­bar­di, de 73 años, es­tá de des­pe­di­da: a par­tir de ma­ña­na de­ja la di­rec­ción de la Ra­dio Va­ti­ca­na tras 25 años en el car­go y se es­pe­ra que en unos me­ses pon­ga tam­bién fin a su dé­ca­da al fren­te de la sa­la de pren­sa del Va­ti­cano, en la que ha ejer­ci­do como por­ta­voz de dos pa­pas: Be­ne­dic­to XVI y Francisco. Lom­bar­di lo ha si­do to­do en la co­mu­ni­ca­ción de la Santa Se­de, ya que des­de el 2001 al 2013 fue tam­bién di­rec­tor del Cen­tro Te­le­vi­si­vo Va­ti­cano.

Su mar­cha es­tá mo­ti­va­da tan­to por su edad como por la re­or­ga­ni­za­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la Santa Se­de. A Lom­bar­di le co­no­ce bien Jo­sé Ma­ría Gil Ta­ma­yo, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los obis­pos es­pa­ño­les, quien co­la­bo­ró en va­rios pe­río­dos con la sa­la de pren­sa del Va­ti­cano. El más in­ten­so fue el cón­cla­ve en el que sa­lió ele­gi­do Ber­go­glio como obis­po de Ro­ma. En aque­llas se­ma­nas, Gil Ta­ma­yo des­car­gó al pau­sa­do je­sui­ta de te­ner que li­diar con los me­dios de len­gua es­pa­ño­la: «Es un re­fe­ren­te; a mí me im­pre­sio­nó mu­cho cuan­do los pe­rio­dis­tas se pu­sie­ron en pie en la sa­la de pren­sa y le aplau­die­ron, agra­de­cién­do­le el tra­ba­jo. Es un hom­bre in­quie­to, au­daz y muy pa­cien­te». Es­ta vir­tud la ha de­mos­tra­do in­fi­ni­dad de ve­ces es­tos años res­pon­dien­do siem­pre con edu­ca­ción. Ade­más, a di­fe­ren­cia de otros al­tos fun­cio­na­rios de la cu­ria, Lom­bar­di res­pe­ta has­ta el fon­do el vo­to de po­bre­za. Lo tes­ti­mo­nia, por ejem­plo, el gas­ta­do cue­llo de sus ca­mi­sas. De él se sa­be que vi­ve con una gran aus­te­ri­dad y un gran des­pren­di­mien­to res­pec­to a la ima­gen pú­bli­ca, por eso se ha ga­na­do el ca­ri­ño de los pe­rio­dis­tas, quie­nes va­rias ve­ces lo han pro­pues­to de bro­ma como «san­to sú­bi­to».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.