Vein­te años de un elen­co y el re­torno de una gran fi­gu­ra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura -

Hoy lu­nes la Real Fil­har­mo­nía de Ga­li­cia es­tá de cum­plea­ños y na­die me­jor que su pri­mer y afa­ma­do di­rec­tor pa­ra fes­te­jar los vein­te pri­me­ros abri­les del elen­co mu­si­cal. Vuel­ve Hel­muth Ri­lling. La nos­tal­gia con acen­to ale­mán y la ce­le­bri­dad aflo­ra­rán en una jornada en la que los me­ló­ma­nos es­tán de en­ho­ra­bue­na. Bueno, los me­ló­ma­nos que pue­dan ca­ber hoy en la sa­la Isaac Par­do del Au­di­to­rio de Ga­li­cia, se­de del even­to.

Y es que, ade­más de un genio de la mú­si­ca, en el es­ce­na­rio on- dea­rá la ba­tu­ta del ma­yor ex­per­to des­de ha­ce dé­ca­das en la obra y la fi­gu­ra de Johann Se­bas­tian Bach. La ha es­tu­dia­do, la ha gra­ba­do, la ha in­ter­pre­ta­do, la ha di­fun­di­do a los cua­tro vien­tos y la ha en­se­ña­do en pres­ti­gio­sos cen­tros ale­ma­nes. La In­ter­na­tio­na­le Ba­cha­ka­de­mie de Stutt­gart, en su ciu­dad na­tal, es el fus­te de la mar­ca.

¿Y qué nos ha re­ser­va­do Ri­lling pa­ra la efe­mé­ri­de? Pues tres pie­zas tam­bién de fus­te den­tro de la ki­lo­mé­tri­ca y va­ria­da obra de Bach: el Con­cier­to de Bran­dem- bur­go nú­me­ro 4 en sol ma­yor, el Con­cier­to pa­ra dos Vio­li­nes en re me­nor y la Sui­te pa­ra or­ques­ta nú­me­ro 3, con cin­co so­lis­tas de la pro­pia Real Fil­har­mo­nía de Ga­li­cia: Laurent Blai­teau, Luis So­to, Ja­mes Dahl­gren, Adria­na Win­kler y Gre­go­ri De­do­bo­ra.

El na­ci­mien­to de la or­ques­ta ga­lle­ga se re­mon­ta al 29 de fe­bre­ro de 1996, cuan­do Ri­lling blan­dió la ba­tu­ta inau­gu­ral al fren­te de 35 mú­si­cos (hoy son 50 de 17 na­cio­na­li­da­des), con el bri­llan­te di­rec­tor com­pos­te­lano Ma­xi­mino Zu­ma­la­ve como se­gun­do di- rec­tor. Y la blan­dió du­ran­te cua­tro años. Con el pa­so del tiem­po la or­ques­ta fue ga­nan­do te­rreno y re­per­to­rio y dos re­nom­bra­dos mú­si­cos si­guie­ron la sen­da del di­rec­tor ger­mano: An­to­ni Ros Mar­bá y Paul Da­niel. Ade­más, la han di­ri­gi­do 240 maes­tros in­vi­ta­dos. ¿Ape­te­ce un par de ci­fras más? Pues van allá 1.000 con­cier­tos, con 560 so­lis­tas.

Pe­ro la con­me­mo­ra­ción del vein­te cum­plea­ños tie­ne más chi­cha: el elen­co se abre a nue­vos pú­bli­cos, nue­vos es­ce­na­rios y nue­vos ar­tis­tas. Bue­na pra­xis. Slo­bo­de­niouk jun­tó en el 11.º pro­gra­ma de su OSG (Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia) a dos com­po­si­to­res es­té­ti­ca­men­te an­ta­gó­ni­cos y que Ku­brick unió en el ci­ne pa­ra una odi­sea es­pa­cial, des­de el amanecer del si­mio al es­ta­tis­mo si­de­ral: Así ha­bla­ba Za­ra­tus­tra, de Ri­chard Strauss (1864-1949) y At­mosp­hè­res, de György Li­ge­ti (1923-2006). Fue siem­pre una odi­sea la crea­ción mu­si­cal: mú­si­cos hoy ve­ne­ra­dos que su­frie­ron pe­nu­rias fa­mi­lia­res, per­se­cu­cio­nes, in­com­pren­sio­nes an­te la in­no­va­ción... Strauss vi­vió triun­fan­te has­ta la lle­ga­da del na­zis­mo; Li­ge­ti lo su­frió en su fa­mi­lia, que pa­só por Ausch­witz y Maut­hau­sen.

He­re­de­ro de Bár­tok y alumno de Ko­daly, Li­ge­ti co­que­teó con la mú­si­ca elec­tró­ni­ca e, im­preg­na­do de nue­vas ideas, vol­vió a la or­ques­ta pos­ro­mán­ti­ca con ima­gi­na­ti­vas so­lu­cio­nes. En 1963 com­po­ne At­mosp­hè­res: usa la ma­sa de so­ni­do me­dian­te ra­ci­mos de no­tas so­nan­do en acor­de e in­da­ga to­das las po­si­bi­li­da­des tím­bri­cas de la gran or­ques­ta. Lo lla­mó mi­cro­po­li­fo­nía. Un re­to de lec­tu­ra pa­ra el di­rec­tor y de eje­cu­ción pa­ra la OSG, re­suel­to con sol­ven­cia.

Strauss es de­ci­di­da­men­te par­ti­da­rio de la mú­si­ca pro­gra­má­ti­ca a tra­vés del poe­ma sin­fó­ni­co. En 1896 com­po­ne Así ha­bla­ba Za­ra­tus­tra (y ya te­nía cin­co en su ha­ber). Par­te Strauss del li­bro de Nietzs­che Así ha­bló Za­ra­tus­tra, crea­dor del zo­roas­tris­mo que el au­tor uti­li­zó pa­ra ex­po­ner sus pro­pias ideas. El ini­cio de la par­ti­tu­ra es un hit gra­cias a Ku­brick y los de­más ítems del pen­sa­mien­to nietzs­cheano al­can­zan ro­pa­jes me­ló­di­cos y ar­mó­ni­cos al­ta­men­te su­ge­ren­tes. Es­plén­di­da in­ter­pre­ta­ción.

La otra obra en pro­gra­ma, Con­cier­to pa­ra trom­pa n.º 2 de Strauss (1942), es un com­pen­dio de nos­tal­gia, es­pe­cial­men­te el an­dan­te con mo­to ini­cial, de sin­gu­lar lu­ci­mien­to pa­ra el so­lis­ta, en es­te ca­so el ex­ce­len­te Ste­fan Dohr, prin­ci­pal de la Fi­lar­mó­ni­ca de Ber­lín, que de­mos­tró su al­ta cua­li­dad con so­ni­do her­mo­so en todos los re­gis­tros y fra­seo sub­yu­gan­te, in­clu­so el vir­tuo­sis­mo que exi­ge el ron­dó fi­nal. Ofre­ció una di­ver­ti­da pro­pues­ta de al­to ni­vel téc­ni­co de Oli­ver Mes­siaen, que au­men­tó el cré­di­to de Dohr.

Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Ga­li­cia,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.