«El se­cre­to de Puen­te Vie­jo», cin­co años de éxi­to y can­te­ra de ac­to­res

El per­so­na­je de Ma­ría Bou­zas es un pi­lar de la fic­ción en la que de­bu­tó Nerea Ba­rros

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - B. P. L. Ola­lla Sán­chez

El se­cre­to de Puen­te Vie­jo ini­cia es­ta semana el prin­ci­pio del res­to de su vi­da des­pués de ce­le­brar su quin­to aniver­sa­rio como la gran te­le­no­ve­la ac­tual de la te­le­vi­sión en Es­pa­ña y la se­rie más lon­ge­va de An­te­na 3. A lo lar­go de es­te tiem­po, la te­le­no­ve­la del gru­po Boo­me­rang TV se ha con­ver­ti­do en la gran apues­ta de fic­ción de las tar­des con una me­dia de 1,8 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res y un 16,8 % de cuo­ta de pan­ta­lla que le per­mi­ten co­dear­se de tú a tú, en cuan­to a re­gis­tros de au­dien­cia, con el im­pa­ra­ble Sál­va­me, de Te­le­cin­co.

Ade­más, El se­cre­to de Puen­te Vie­jo se ha con­ver­ti­do en es­te tiem­po en una can­te­ra de ac­to­res pa­ra la fic­ción es­pa­ño­la, en­tre los que des­ta­ca el ta­len­to ga­lle­go. Des­de sus co­mien­zos, Ma­ría Bou­zas in­ter­pre­ta a la te­rra­te­nien­te Fran­cis­ca Mon­te­ne­gro, la pér­fi­da y ma­ni­pu­la­do­ra ma­triar­ca de la fic­ción. Con ella, la ac­triz se en­fren­tó a su pri­mer per­so­na­je mal­va­do. En­tre de los mu­chos ac­to­res sur­gi­dos de sus ca­si 1.300 ca­pí­tu­los, como la ac­triz Me­gan Mon­ta­ner, tam­bién se dio a co­no­cer el ta­len­to de la ga­lle­ga Nerea Ba­rros, que fue Eu­do­sia en Puen­te Vie­jo an­tes de ate­rri­zar en El tiem­po en­tre cos­tu­ras, de An­te­na 3, y El Prín­ci­pe, de Te­le­cin­co, y de ga­nar el Go­ya a la ac­triz re­ve­la­ción por La is­la mí­ni­ma.

Con mo­ti­vo de su quin­to aniver­sa­rio, la se­rie aca­ba de es­tre­nar nue­vos de­co­ra­dos en el lu­gar de Los Ma­nan­tia­les y nue­vas tra­mas, pro­ta­go­ni­za­das por ac­to­res que has­ta el mo­men­to no es­ta­ban en el re­par­to, como son Ángel de Miguel, Jai­me Llo­ren­te, Ya­ra Pue­bla Giu­la Charm e In­ma Alcántara o Ya­ra Pue­bla.

Otra de las no­ve­da­des de es­ta se­rie dia­ria, que a lo lar­go de sus cin­co años de emi­sión inin­te­rrum­pi­da ha es­ta­do en cons­tan­te re­no­va­ción, es una ban­da sono- ra que in­ter­pre­ta Ana Be­lén. La can­tan­te ha in­ter­pre­ta­do el te­ma tan­to en cas­te­llano como en ita­liano, ya que el éxi­to que al­can­za la te­le­no­ve­la en las so­bre­me­sas es­pa­ño­las tie­ne su re­fle­jo en la te­le­vi­sión ita­lia­na, don­de se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno so­cial que se emi­te a dia­rio en la pro­gra­ma­ción de tar­de y, tres ve­ces por semana, en el pri­me ti­me del Ca­na­le 5. Su éxi­to se pro­lon­ga tam­bién en Chi­le.

Pa­ra pro­du­cir sin des­can­so El se­cre­to de Puen­te Vie­jo, que nun- ca se ha to­ma­do va­ca­cio­nes ni ha fal­ta­do a su ci­ta en la pan­ta­lla, se han gra­ba­do 4.314 ho­ras, con 64.719 to­mas y se han uti­li­za­do 1.269 cin­tas, se­gún las ci­fras que di­fun­de la pro­duc­to­ra pa­ra ca­li­brar la im­por­tan­cia de es­te pro­duc­to que se ha con­ver­ti­do en uno de los mo­to­res de la in­dus­tria au­dio­vi­sual.

A lo lar­go de es­te lus­tro, los guio­nis­tas de la se­rie han es­cri­to un to­tal de 58.000 pá­gi­nas de guio­nes y unas 23.000 se­cuen­cias.

Si que­rían des­acre­di­tar­lo, lo­gra­ron el efec­to con­tra­rio (al me­nos, en au­dien­cia). Los Ge­me­liers, el dúo mu­si­cal que hip­no­ti­za a las ado­les­cen­tes has­ta ca­si lo­grar que los de­fien­dan sin razón, no ca­li­bra­ron bien el ti­rón y el buen ha­cer hu­mo­rís­ti­co de Land Ro­ber, un es­pa­cio muy asen­ta­do en la TVG y que tam­bién mo­vi­li­za a mi­les de se­gui­do­res, en su ma­yo­ría jó­ve­nes, uno de sus gran­des acier­tos.

El gru­po, in­dig­na­do tras su pa­so por un pla­tó en el que se sin­tió hu­mi­lla­do por las bro­mas del pre­sen­ta­dor pe­ro, tam­bién, con sus pro­pios erro­res, ini­ció en Twit­ter una exi­to­sa cam­pa­ña en su con­tra, un rui­do des­me­di­do al que el pro­gra­ma res­pon­dió con me­su­ra, tino y, so­bre to­do, gra­cia, su razón de ser. El hu­mo­ris­ta Ro­ber­to Vi­lar pi­dió dis­cul­pas con in­ge­nio, aunque a su ma­ne­ra, an­te el pú­bli­co más en­tre­ga­do de la tem­po­ra­da.

Es fá­cil com­pren­der el des­con­cier­to de al­gu­nos in­vi­ta­dos al ser­vir de blan­co de las bur­las del es­pa­cio, una in­co­mo­di­dad re­for­za­da por el des­co­no­ci­mien­to del ga­lle­go, aunque es­to de­be­rían sa­ber­lo de an­te­mano. El problema real­men­te es­tá en la di­fi­cul­tad (de al­gu­nos) pa­ra en­ten­der nues­tra re­tran­ca, con la que mo­far­se del con­tra­rio sin ofen­der. Tam­bién, en la ma­du­rez pa­ra po­der reír­se de uno mis­mo, una ha­bi­li­dad que Vi­lar sí de­mos­tró en su so­ca­rrón per­dón.

ATRES­ME­DIA

Ma­ría Bou­zas es uno de los pi­la­res de la fic­ción con su per­so­na­je de Fran­cis­ca Mon­te­ne­gro.

«Brooklyn Ni­ne-Ni­ne» se es­tre­na hoy en Co­medy Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.