De fies­ta fa­mi­liar, el Pri­me­ro de Ma­yo

De tal pa­lo, tal as­ti­lla Noe­la, dipu­tada, ha he­re­da­do de su pa­dre, sin­di­ca­lis­ta, su con­cien­cia po­lí­ti­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - MIGUEL AS­CÓN

La dipu­tada de Po­de­mos que lle­vó a su hi­jo al pleno del Con­gre­so «non des­cu­briu na­da». Lo di­ce Noe­la Blan­co, que al ver la es­ce­na de Ca­ro­li­na Bes­can­sa re­cor­dó de nue­vo las ho­ras que pa­sa­ba cuan­do era ni­ña acom­pa­ñan­do a su pa­dre, Etel­vino, en la se­de de la CIG mien­tras él tra­ba­ja­ba.

Era lí­der del sin­di­ca­to en Ou­ren­se y ella siem­pre an­da­ba cer­ca: «Vi­vín moi­tí­si­mos dos con­fli­tos la­bo­rais que hou­bo a tra­vés dos teus ollos», le di­ce a su pa­dre du­ran­te la en­tre­vis­ta. Noe­la le lle­va­ba ro­pa cuan­do es­ta­ba en­ce­rra­do pa­ra evi­tar la mar­cha de Ci­troën y le acom­pa­ña­ba a to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes que po­día. En una fa­mi­lia como la su­ya, la re­li­gión no es pre­ci­sa­men­te la ca­tó­li­ca: «Os Pri­mei­ros de Maio nun­ca os per­de­mos. Pa­ra nós é sa­gra­do, é co­ma o do­min­go de Ra­mos». El sí­mil no an­da des­en­ca­mi­na­do te­nien­do en cuen­ta que al ter­mi­nar Etel­vino in­clu­so pro­nun­cia una ho­mi­lía.

No es de ex­tra­ñar que Noe­la Blan­co, que aho­ra es dipu­tada au­to­nó­mi­ca del PSOE, ter­mi­na­se in­tere­sán­do­se por la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. Cuan­do es­pe­ra­ba por su pa­dre en el sin­di­ca­to, «sem­pre es­ta­ba po­ñen­do a ore­lla», re­co­no­ce ella. Y él asien­te. «Non é que qui­xe­ra­mos in­fluir, pe­ro o am­bien­te era pro­pi­cio pa­ra co­ller con­cien­cia po­lí­ti­ca e sin­di­cal», di­ce Etel­vino, que se des­ha­ce en elo­gios ha­cia su hi­ja: «Vi­ve os te­mas con moi­ta pro­fun­di­da­de. É in­cri­ble a ca­pa­ci­da­de de aná­li­se que ten». Su pa­dre tie­ne mu­cho que ver. Y su ma­dre tam­bién, re­sal­ta Noe­la: «Ela é moi dis­cre­ta pe­ro te­ño un­ha nai moi pro­gre­sis­ta».

En to­do ca­so, la edu­ca­ción que re­ci­bió la aho­ra dipu­tada no pre­ten­día pre­de­ter­mi­nar su fu­tu­ro y su ideo­lo­gía. De he­cho, ella eli­gió al PSOE y el par­ti­do del pu- ño y de la rosa po­co tie­ne que ver con el na­cio­na­lis­mo mi­li­tan­te que ca­rac­te­ri­za Etel­vino. Esas di­fe­ren­cias, di­cen am­bos, ge­ne­ran un sano de­ba­te en ca­sa. «¿Vós ago­ra que so­des, fe­de­ra­lis­tas, non?», bro­mea él pa­ra chin­char un po­qui­to a su hi­ja du­ran­te la en­tre­vis­ta.

En fin, que Noe­la tu­vo li­ber­tad pa­ra ele­gir. Y no so­lo con la po­lí­ti­ca; cuan­do tu­vo que ele­gir en­tre éti­ca y re­li­gión, lo que hi­zo fue pro­bar pri­me­ro un mes en ca­da ma­te­ria. No es di­fí­cil adi­vi- nar con cuál de las dos se que­dó fi­nal­men­te. Ella le pe­día con­se­jo, él se lo da­ba, pe­ro ella de­ci­día. Ha­bla­ban mu­cho cuan­do era pe­que­ña y si­guen ha­cién­do­lo aho­ra que es adul­ta y de­be li­diar con pro­ble­mas de ma­yo­res, como los que le ge­ne­ra su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

«Se a ve­xo preo­cu­pa­da gús­ta­me sa­ber por que é», cuen­ta Etel­vino, que ex­pli­ca que Noe­la le co­men­ta siem­pre lo que le ocu­rre, sal­vo cuan­do se tra­ta de asun­tos or­gá­ni­cos. De los mu­chos con­flic­tos in­ter­nos en los que se re­vuel­ca el PSOE, es­pe­cial­men­te en Ou­ren­se, la dipu­tada no ha­bla con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y, por lo vis­to, ni si­quie­ra con su pa­dre. Él lo en­tien­de per­fec­ta­men­te: «O que máis frus­tra a to­do mi­li­tan­te son ese ti­po de si­tua­cións. Eu vi­vi­nas e non me gus­ta­ría que ela aca­be quei­ma­da por iso». Noe­la in­ten­ta evi­tar­lo to­man­do dis­tan­cia de las «cu­chi­lla­das» en­tre so­cia­lis­tas, como ella mis­ma les lla­ma: «De­di­co moi pou­cos mi­nu­tos á par­te or­gá­ni­ca. O bo­ni­to da po­lí­ti­ca é es­tar ao la­do da xen­te, bus­car­lle so­lu­ción aos pro­ble­mas».

Como es ló­gi­co, Etel­vino se sien­te rea­li­za­do cuan­do es­cu­cha ha­blar a su hi­ja de ese mo­do. «Máis alá das di­fe­ren­zas ideo­ló­xi­cas, es­tou moi or­gu­llo­so de

SANTI M. AMIL

«Na Ala­me­da pe­gou ela as súas pri­mei­ras ca­rrei­ras». Allí es don­de po­san Etel­vino y Noe­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.