El co­che com­par­ti­do y el in­tru­sis­mo cau­san más de 600 ba­jas en 5 años en el sec­tor del ta­xi

Los pro­fe­sio­na­les con­ge­lan las ta­ri­fas en la ma­yor par­te de las ciu­da­des pa­ra tra­tar de man­te­ner las 3.970 li­cen­cias en ac­ti­vo

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El ta­xi es­tá en ho­ras ba­jas. El sec­tor ga­lle­go no lo­gra re­cu­pe­rar­se de la cri­sis y si­gue per­dien­do una me­dia de 100 li­cen­cias al año. La es­ta­dís­ti­ca de ac­ti­vi­dad de es­te co­lec­ti­vo pro­fe­sio­nal, pu­bli­ca­da ayer por el INE, mues­tra que en los úl­ti­mos cin­co años Ga­li­cia ha per­di­do más de 600 tra­ba­ja­do­res del ta­xi, has­ta ju­lio de es­te año en que, se­gún el in­for­me, la ci­fra de li­cen­cias en ac­ti­vo ba­ja­ba por pri­me­ra vez de 4.000 y se si­tua­ba en 3.970. La es­ta­dís­ti­ca ofre­ce da­tos des­de el año 1994, y su aná­li­sis cons­ta­ta que des­de en­ton­ces se ha per­di­do una de ca­da cua­tro li­cen­cias.

La pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo es la prin­ci­pal ra­zón de la san­gría de usua­rios del ta­xi des­de el año 2007. Pe­ro los pro­fe­sio­na­les del sec­tor ase­gu­ran que las ba­jas que es­tán su­frien­do ya re­fle­jan la si­tua­ción de «com­pe­ten­cia des­leal» que, se­gún de­nun­cian, es­tá ge­ne­ran­do no so­lo el in­tru­sis­mo, sino la pro­li­fe­ra­ción del co­che com­par­ti­do, una fór­mu­la de movilidad que con­si­de­ran ya su prin­ci­pal enemi­go. Pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res, el co­lec­ti­vo ga­lle­go, al igual que el de bue­na par­te de Es­pa­ña, con­ge­la­rá las ta­ri­fas en el 2017. Lo han con­fir­ma­do ya los ta­xis­tas de Ourense, por ter­cer año con­se­cu­ti­vo. Lo mis­mo ha­rán los pro­fe­sio­na­les de Fe­rrol, que ase­gu­ran que atra­vie­san uno de los peo­res mo­men­tos des­de la cri­sis. En Vi­go tam­po­co su­birán los pre­cios. El co­lec­ti­vo di­ce que en es­te mo­men­to hay un stock de me­dio cen­te­nar de li­cen­cias en ven­ta que no en­cuen­tran sa­li­da de­bi­do, fun­da­men­tal­men­te, al desplome de la de­man­da.

La si­tua­ción de cri­sis que atra­vie­sa el sec­tor ga­lle­go del ta­xi es ex­ten­si­ble a lo que ocu­rre en la ma­yor par­te de Es­pa­ña. Por es­te mo­ti­vo, la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la del Ta­xi ya ha avan­za­do su in­ten­ción de tras­la­dar al Go­bierno su de­seo de in­cluir en los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del Es­ta­do par­ti­das com­pen­sa­to­rias que con­tem­plen un fon­do de ayu­das al aban­dono de la ac­ti­vi­dad pa­ra ma­yo­res de 65 años.

Teme y mu­cho el sec­tor por lo que ha­rá el nue­vo ministro de Fo­men­to, en ma­te­ria de vehícu­lo com­par­ti­do. Re­cuer­dan que De la Ser­na no es­tá es­pe­cial­men­te sen­si­bi­li­za­do ha­cia la postura de los ta­xis­tas. El nue­vo ministro ha pro­mo­vi­do en la ca­pi­tal cán­ta­bra el pro­yec­to Com­mu­ting Ma­na­ger, con 60.000 eu­ros pa­ga­dos por la Co­mi­sión Eu­ro­pea y que se desa­rro­lla ín­te­gra­men­te en San­tan­der. Su ob­je­ti­vo, fo­men­tar el co­che com­par­ti­do.

M. SÍO DOPESO RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.