«Le lle­va­mos tie­rra de la huer­ta de su pa­dre y se echó a llo­rar»

Si­len­cio y pe­sar tras el anun­cio de la muer­te del lí­der re­vo­lu­cio­na­rio cu­bano mien­tras los ana­lis­tas po­lí­ti­cos no pre­vén al­te­ra­cio­nes no­ta­bles a cor­to pla­zo en el ré­gi­men cas­tris­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - NATASHA VÁZ­QUEZ

Por pri­me­ra vez en la vi­da de la ma­yo­ría de los cu­ba­nos, la is­la ama­ne­ce sin Fidel Cas­tro. Cien­tos de ve­ces anun­cia­ron an­tes lo que inevi­ta­ble­men­te te­nía que pa­sar por ley na­tu­ral y que aca­bó por ocu­rrir en La Ha­ba­na. La muer­te del ar­tí­fi­ce de la revolución cau­só un fuer­te im­pac­to y su­mió en la cons­ter­na­ción a to­da la po­bla­ción. Por­que, ama­do por mu­chos y odia­do por otros, su fi­gu­ra no de­ja­ba in­di­fe­ren­te a na­die. Por eso, el asom­bro y el es­tu­por han do­mi­na­do las reac­cio­nes en la is­la des­de la no­che del vier­nes, cuan­do por sor­pre­sa se in­te­rrum­pió la pro­gra­ma­ción ha­bi­tual de la te­le­vi­sión pa­ra dar pa­so a un Raúl Cas­tro con ex­pre­sión so­lem­ne.

«Con pro­fun­do do­lor com­pa­rez­co pa­ra in­for­mar a nues­tro pue­blo, a los ami­gos de nues­tra Amé­ri­ca y del mun­do que hoy, 25 de no­viem­bre del 2016, a las diez y 29 ho­ras de la no­che, fa­lle­ció el co­man­dan­te en je­fe de la revolución cu­ba­na, Fidel Cas­tro Ruz». Des­pués de in­for­mar de có­mo se iban a desa­rro­llar los fu­ne­ra­les y que sus res­tos se­rían in­ci­ne­ra­dos, «en cum­pli­mien­to de la vo­lun­tad ex­pre­sa del com­pa­ñe­ro Fidel», ter­mi­na­ba su men­sa­je con un «¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre!’».

Aje­nos a las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el fu­tu­ro po­lí­ti­co del país, los cu­ba­nos vi­vie­ron ayer un día di­fe­ren­te, con bue­na par­te de los co­mer­cios ce­rra­dos, las ca­lles con gran pre­sen­cia po­li­cial y una pro­gra­ma­ción es­pe­cial en te­le­vi­sión y ra­dio. Las lí­neas te­le­fó­ni­cas se con­ges­tio­na­ron. «Fue muy tris­te. Yo lla­mé has­ta a mi so­bri­na a Ru­sia», dice Ma­ría Ele­na, una ve­ci­na de Cien­fue­gos de 65 años. «No po­día que­dar­me tran­qui­la, no dor­mí más en to­da la no­che».

El día pos­te­rior a la muer­te ama­ne­ció gris y ca­lla­do, con gen­te in­ten­tan­do asi­mi­lar una no­ti­cia que no por es­pe­ra­da re­sul­ta más fá­cil de asi­mi­lar. «Des­de que na­cí él ha es­ta­do ahí», co­men­ta Adrián, es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio. «Lo dá­ba­mos por sen­ta­do. Era co­mo si no fue­ra a mo­rir nun­ca, no me ima­gino a Cu­ba sin él».

Unos llo­ran ca­lla­dos, otros se abra­zan. «Ese era el ti­po», dice con ojos hú­me­dos Car­men, de 52 años, ven­de­do­ra de una bo­de­ga [tien­da es­ta­tal] don­de aso­man tí­mi­dos los po­cos pro­duc­tos que se ad­quie­ren con la li­bre­ta de ra­cio­na­mien­to. «Era co­mo un pa­dre pa­ra los que, a pe­sar de que le ha­ce­mos mu­chos re­pro­ches o no es­ta­mos de acuer­do con él, lo res­pe­ta­mos y ad­mi­ra­mos», ma­ni­fies­ta el fo­tó­gra­fo Alain Gu­tié­rrez. «Nin­gún ex­tran­je­ro pue­de en­ten­der que, pa­ra los cu­ba­nos, Fidel es un te­ma más emo­cio­nal que ra­cio­nal», ex­pli­ca Ha­rold Cár­de­nas en la web La jo­ven Cu­ba.

Un pe­so me­nos pa­ra Raúl

Se abre aho­ra una gran in­cóg­ni­ta so­bre el fu­tu­ro de la is­la, se­gún los ana­lis­tas con­sul­ta­dos por AFP. Re­ti­ra­do del po­der des­de el 2006 en fa­vor de su her­mano me­nor Raúl, Fidel Cas­tro con­ser­vó un pe­so mo­ral que ejer­ció prin­ci­pal­men­te a tra­vés de cen­te­na­res de re­fle­xio­nes que pu­bli­ca­ba en la pren­sa ofi­cial. «Con la muer­te, la si­tua­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca pro­ba­ble­men­te se abri­rá. Le qui­ta­rá un pe­so de en­ci­ma a Raúl. El no ten­drá que preo­cu­par­se más por las con­tra­dic­cio­nes con su her­mano ma­yor, una per­so­na­li­dad ava­sa­lla­do­ra», ma­ni­fes­tó el pre­si­den­te de In­ter-Ame­ri­can Dia­lo­gue, Mi­chael Shif­ter. Ar­tu­ro Ló­pez Levy, es­pe­cia­lis­ta en asun­tos cu­ba­nos del Cen­tro de Es­tu­dios Glo­ba­les de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, es pru­den­te. «Ga­na­rán ím­pe­tu la re­for­ma orien­ta­da al mer­ca­do y la erra­di­ca­ción de las po­lí­ti­cas co­mu­nis­tas más im­prac­ti­ca­bles. Sin el ca­ris­ma de Fidel, las dis­po­si­cio­nes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta des­can­sa­rán en los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos», sos­tie­ne.

En cual­quier ca­so, la po­lí­ti­ca ten­drá que es­pe­rar. An­tes to­ca lu­to. Se­gún Col­pi­sa, es­ta­ba pre­vis­to que los res­tos de Cas­tro fue­ran cre­ma­dos ayer pe­ro has­ta el lu­nes sus ce­ni­zas no se­rán pre­sen­ta­das a la po­bla­ción. Un mar­gen de tiem­po pa­ra que la fa­mi­lia pue­da des­pe­dir­se en pri­va­do. El mar­tes la em­ble­má­ti­ca pla­za de la Revolución, tes­ti­go de tan­tas mar­chas y de mu­chos de sus apa­sio­na­dos dis­cur­sos, se­rá el es­ce­na­rio de un ac­to de ma­sas. El prin­ci­pio de la des­pe­di­da por­que al día si­guien­te sal­drá de La Ha­ba­na una ca­ra­va­na con sus ce­ni­zas que du­ran­te cua­tro días re­co­rre­rá la is­la en sen­ti­do con­tra­rio al rea­li­za­do en enero de 1959 tras el triun­fo de la revolución. El úl­ti­mo via­je del co­man­dan­te por tie­rras cu­ba­nas ter­mi­na­rá el 4 de di­ciem­bre en San­tia­go de Cu­ba. Allí se­rá in­hu­ma­do en el ce­men­te­rio de San­ta Ifi­ge­nia. Muy cer­ca de don­de es­tá en­te­rra­do Jo­sé Mar­tí, el após­tol de la pa­tria y guía de Fidel, que ha si­do de­mo­nio pa­ra unos y sím­bo­lo de re­sis­ten­cia pa­ra otros.

ALE­JAN­DRO ER­NES­TO EFE

Jó­ve­nes se con­cen­tra­ron en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na pa­ra re­cor­dar al lí­der de la revolución cu­ba­na tras su fa­lle­ci­mien­to ayer de ma­dru­ga­da.

REUTERS

¡Has­ta la vic­to­ria,

siem­pre! Raúl Cas­tro anun­ció la muer­te de su her­mano en un men­sa­je en te­le­vi­sión, en el que des­pe­día al co­man­dan­te en je­fe de la revolución cu­ba­na con el le­ma de los gue­rri­lle­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.