La ban­ca se blin­da an­te no­ta­rio pa­ra no pa­gar in­tere­ses a los hi­po­te­ca­dos

Les obli­ga a es­cri­bir que no re­ci­bi­rán di­ne­ro aun­que los ti­pos sean ne­ga­ti­vos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - ANA BALSEIRO

El eu­rí­bor en­ca­de­na diez me­ses en ne­ga­ti­vo y ce­rra­rá no­viem­bre en el en­torno del -0,073 %. Es­car­men­ta­da tras los re­ve­ses ju­di­cia­les en­ca­ja­dos por las cláu­su­las sue­lo —que li­mi­tan la ba­ja­da del ti­po de in­te­rés, ac­tual­men­te en mí­ni­mos his­tó­ri­cos—, la ban­ca ha de­ci­di­do po­ner­se la ti­ri­ta an­tes de te­ner he­ri­da. Por ello ha co­men­za­do a in­cluir la exi­gen­cia de que, a la ho­ra de for­ma­li­zar an­te no­ta­rio la es­cri­tu­ra de com­pra de vi­vien­da, los nue­vos hi­po­te­ca­dos ten­gan que es­cri­bir de su pu­ño y le­tra un do­cu­men­to en el que di­cen «ha­ber si­do ad­ver­ti­dos» de que, pe­se a que el eu­rí­bor si­ga ca­yen­do y el ti­po de in­te­rés apli­ca­ble al prés­ta­mo fue­ra ne­ga­ti­vo, el ban­co nun­ca les pa­ga­rá in­tere­ses.

La in­clu­sión de es­ta «ex­pre­sión ma­nus­cri­ta» —que es la de­no­mi­na­ción téc­ni­ca del ci­ta­do es­cri­to— se cir­cuns­cri­be a la apli­ca­ción de la Ley 1/2013 de 14 de ma­yo, de me­di­das pa­ra re­for­zar la pro­tec­ción a los deu­do­res hi­po­te­ca­rios. Es­ta nor­ma­ti­va na­ció con el ob­je­ti­vo de au­men­tar la pro­tec­ción de los clien­tes que con­tra­ta­ban un prés­ta­mo hi­po­te­ca­rio pa­ra com­prar su vi­vien­da ha­bi­tual, en ca­so de que tu­vie­ran di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­gar­lo. En el ar­ti­cu­la­do de la ley se in­cluía, en­tre otros as­pec­tos, la ci­ta­da ex­pre­sión ma­nus­cri­ta en la que el pres­ta­ta­rio de­be ma­ni­fes­tar que ha si­do «ade­cua­da­men­te ad­ver­ti­do» de los po­si­bles ries­gos de­ri­va­dos del con­tra­to, co­mo que la hi­po­te­ca in­clu­ya cláu­su­la sue­lo o te­cho, que li­mi­tan la va­ria­bi­li­dad del ti­po de in­te­rés, o que el prés­ta­mo es­té en di­vi­sas di­fe­ren­tes al eu­ro.

Pe­ro la en­tra­da en ne­ga­ti­vo del eu­rí­bor ha pro­vo­ca­do que se ex­tien­da el uso de la ex­pre­sión ma­nus­cri­ta pa­ra que la ban­ca se cu- bra an­te una po­ten­cial re­cla­ma­ción de pa­go de in­tere­ses por par­te de sus clien­tes hi­po­te­ca­dos. «Se tra­ta de de­jar cla­ro que en nin­gún ca­so el ban­co abo­na­rá in­tere­ses al pres­ta­ta­rio», ex­pli­can fuen­tes no­ta­ria­les con­sul­ta­das, que ade­más con­si­de­ran «un po­co ex­ce­si­vo» la in­clu­sión del do­cu­men­to ma­nus­cri­to, ya que «si el ban­co lle­ga­ra a pa­gar in­tere­ses al cliente, la na­tu­ra­le­za del prés­ta­mo se des­vir­tua­ría, el con­cep­to de prés­ta­mos en sí mis­mo de­ja­ría de exis­tir».

De su pu­ño y le­tra

Más allá de las in­ter­pre­ta­cio­nes le­ga­les, la de­ca­na del Co­le­gio No­ta­rial de Ga­li­cia, Ma­ría Isa­bel Lou­ro Gar­cía, ex­pli­ca que lo que se ha he­cho por par­te de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de los Re­gis­tros y del No­ta­ria­do en es­te ca­so es con­si­de­rar el eu­rí­bor en ne­ga­ti­vo co­mo si fue­ra una cláu­su­la sue­lo en la hi­po­te­ca, y co­mo la ley des­de el 2013 obli­ga a in­cluir la ex­pre­sión ma­nus­cri­ta cuan­do las hi­po­te­cas in­clu­yen to­pes a la va­ria­ción del in­te­rés se exi­ge a la ho­ra de es­cri­tu­rar.

Las fuen­tes con­sul­ta­das ex­pli­can que en las no­ta­rias de la co­mu­ni­dad lle­va «me­nos de seis me­ses» exi­gién­do­se es­te ex­tre­mo por par­te de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Así, jun­to con la co­pia de la es­cri­tu­ra en pa­pel tim­bra­do, el no­ta­rio fa­ci­li­ta un fo­lio en blan­co al cliente pa­ra que, de su pu­ño y le­tra, ha­ga cons­tar que ha si­do «ad­ver­ti­do por la en­ti­dad pres­ta­mis­ta y por el no­ta­rio au­to­ri­zan­te, ca­da uno den­tro de su ám­bi­to de ac­tua­ción, de que por tra­tar­se de un con­tra­to de prés­ta­mo, y sien­do es­te a ti­po de in­te­rés va­ria­ble, la en­ti­dad nun­ca me pa­ga­rá in­tere­ses, ni si­quie­ra en el su­pues­to de que se pro­du­je­ran des­cen­sos del ti­po pac­ta­do por de­ba­jo del ce­ro por cien­to (0 %), si bien en ese ca­so, du­ran­te los co­rres­pon­dien­tes pe­río­dos de li­qui­da­ción, no pa­ga­ré in­tere­ses».

El fo­lio ma­nus­cri­to se ad­jun­ta lue­go, co­mo si fue­ra una no­ta sim­ple, a la es­cri­tu­ra. «De no in­cluir­se, el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad no te ins­cri­be la hi­po­te­ca», apun­tan fuen­tes no­ta­ria­les. El ob­je­ti­vo es ase­gu­rar­se de que el pres­ta­ta­rio efec­ti­va­men­te «sa­be» qué es lo que fir­ma, pa­ra que no vuel­van a re­pe­tir­se ca­sos co­mo los de las cláu­su­las sue­lo, so­bre cu­ya re­tro­ac­ti­vi­dad com­ple­ta se pro­nun­cia­rá el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE el 21 de di­ciem­bre.

Jun­to a la es­cri­tu­ra en pa­pel tim­bra­do hay que in­cluir un fo­lio ma­nus­cri­to del pres­ta­ta­rio La ban­ca quie­re ase­gu­rar­se así de que el cliente sa­be real­men­te lo que es­tá fir­man­do

PILAR CANICOBA

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.