Lle­gó el co­man­dan­te y man­dó a pa­rar

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - Ro­sa Paíno

Des­de que en el 2006 ce­die­ra el po­der a su her­mano Raúl tras una gra­ve en­fer­me­dad, los ru­mo­res so­bre la in­mi­nen­te muer­te de Fidel eran una cons­tan­te en las re­dac­cio­nes de to­do el mun­do. La con­fir­ma­ción de que se­guía vi­vo lle­ga­ba por me­dio de una ima­gen re­ci­bien­do en chán­dal al di­ri­gen­te de turno o con des­men­ti­dos en uno de sus ar­tícu­los. «¡Aves de mal agüe­ro! No re­cuer­do si­quie­ra qué es un do­lor de ca­be­za», es­cri­bió el 22 de oc­tu­bre del 2012.

La lon­ge­vi­dad del co­man­dan­te ha des­qui­cia­do a sus de­trac­to­res —so­bre­vi­vió al man­da­to de on­ce pre­si­den­tes de EE.UU. y a la caída de la URSS—. En el ca­fé Ver­sai­lles, epi­cen­tro de la di­si­den­cia en Mia­mi, veían co­mo el si­glo XX fi­na­li­za­ba y el cas­tris­mo se­guía en la pol­tro­na del po­der. Raúl to­mó el tes­ti­go y el des­hie­lo de la mano de Oba­ma dio aire a los que creían en un cam­bio de ré­gi­men tranquilo. La in­cer­ti­dum­bre que trae ane­xa la era Trump no pre­di­ce na­da bueno, aun­que las pers­pec­ti­vas de ne­go­cios mi­llo­na­rios en la is­la pue­den si­len­ciar a los que aho­ra pi­den as­fi­xiar a La Ha­ba­na.

Mu­chos man­da­ta­rios coin­ci­dían en se­ña­lar ayer en que la his­to­ria se­rá la que juz­gue el im­pac­to de la con­tro­ver­ti­da obra y vi­da del co­man­dan­te bar­bu­do que ba­jó de sie­rra Maes­tra pa­ra mar­car el des­tino de su país. Em­pe­zó co­mo un re­vo­lu­cio­na­rio que li­be­ra­ba al pue­blo del dic­ta­dor Ba­tis­ta, co­mo can­tó Car­los Pue­bla en su co­pla Y en eso lle­gó Fidel, y aca­bó con dé­ca­das de re­pre­sión sis­te­má­ti­ca de las li­ber­ta­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.