Díaz Ca­nel emer­ge co­mo posible re­le­vo del ré­gi­men cuan­do Raúl Cas­tro se re­ti­re

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - MI­LA­GROS LÓ­PEZ GUEREÑU

La pers­pec­ti­va de una Cu­ba sin los Cas­tro ha­ce co­rrer ríos de tin­ta. Pe­ro des­de den­tro to­do pa­re­ce es­tar per­fec­ta­men­te ata­do. Raúl Cas­tro ha di­cho que se re­ti­ra­rá del Go­bierno en 2018. Pe­ro con­ti­nua­rá co­mo pri­mer se­cre­ta­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba (PCC) en teo­ría has­ta el 2021, cuan­do se ce­le­bre el pró­xi­mo con­gre­so. Y si na­da se tuer­ce, el me­jor co­lo­ca­do en la pa­rri­lla de sa­li­da pa­ra su­mir el man­do es el ac­tual pri­mer vi­ce­pre­si­den­te, Mi­guel Díaz Ca­nel, miem­bro de otra ge­ne­ra­ción pos­te­rior.

Fidel apo­yó los pa­sos da­dos por su he­re­de­ro po­lí­ti­co pa­ra abrir la eco­no­mía a la ini­cia­ti­va pri­va­da e in­clu­so pa­ra acer­car­se a Es­ta­dos Uni­dos. El me­nor de los Cas­tro, prag­má­ti­co, po­co da­do a los dis­cur­sos pe­ro muy di­rec­to, acla­ró en 2006, cuan­do su man­da­to era pro­vi­sio­nal to­da­vía y al­gu­nos ad­ver­tían de un rui­do de sa­bles, que «se­rá el Par­ti­do Co­mu­nis­ta el en­car­ga­do de asu­mir el li­de­raz­go po­lí­ti­co» cuan­do el co­man­dan­te mu­rie­ra o de­ja­ra el Go­bierno. El lí­der re­vo­lu­cio­na­rio se ha ido cuan­do to­da­vía las re­for­mas eco­nó­mi­cas no dan los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. El triun­fo de Do­nald Trump ame­na­za con dar mar­cha atrás a los avan­ces con el Go­bierno del país que fue ene­mi­go de­cla­ra­do du­ran­te 57 años.

Gi­ra de pre­sen­ta­ción

Re­cien­te­men­te, Díaz Ca­nel reali­zó una gi­ra in­ter­na­cio­nal que sir­vió co­mo tar­je­ta de pre­sen­ta­ción. Ade­más, Raúl Cas­tro po­dría no pa­sar di­rec­ta­men­te a la ju­bi­la­ción por­que se­gui­ría sien­do el má­xi­mo di­ri­gen­te del par­ti­do. Ló­gi­ca­men­te su in­fluen­cia po­dría con­ti­nuar. Miem­bros de la opo­si­ción afir­man que lo que pre­ten­de es que su ac­tual se­gun­do se de­je ma­ne­jar co­mo un tí­te­re. Otros, que es­tán pre­pa­ran­do el te­rreno pa­ra que otro Cas­tro lle­gue al po­der y men­cio­nan a Ale­jan­dro Cas­tro Es­pín, el hi­jo mi­li­tar de al­to ran­go del ac­tual go­ber­nan­te. Pe­ro son pu­ras es­pe­cu­la­cio­nes. Lo con­cre­to es que el país tie­ne en el tu­ris­mo una de sus prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­sos. Pe­ro el tu­ris­mo tam­bién con­ta­mi­na la is­la de lo que en otros tiem­pos se lla­ma­ba «ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca». Por eso los di­ri­gen­tes han vuel­to a pe­lear por la de­fen­sa de los idea­les de la revolución an­te la ava­lan­cha de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros, so­bre to­do es­ta­dou­ni­den­ses. A par­tir del lu­nes co­mien­zan a lle­gar al ae­ro­puer­to de La Ha­ba­na cua­tro com­pa­ñías re­gu­la­res de EE.UU. gra­cias a los acuer­dos a que am­bos paí­ses lle­ga­ron por ini­cia­ti­va de Oba­ma. Ajus­tar la ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca a la con­ser­va­ción de la ideo­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria es lo­grar la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. Y esa asig­na­tu­ra lo más pro­ba­ble es que no que­de en ma­nos de un Cas­tro. Lo que no se sa­be —por­que en Cu­ba no hay en­cues­tas— es si el he­re­de­ro lle­ga­rá con áni­mo rompe­dor o se­rá más pa­pis­ta que el pa­pa, que tam­bién pue­de ser.

ADALBERTO RO­QUE

Las Da­mas de Blan­co son re­pri­mi­das con vio­len­cia en sus mo­vi­li­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.