«Es un ti­rano que des­tru­yó a su pue­blo», cla­ma la di­si­den­cia

«No hay mo­ti­vos pa­ra ale­grar­se, pe­ro tam­po­co pa­ra en­tris­te­cer­se», cree Car­los Pa­yá

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - FRANCISCO ESPIÑEIRA

La opo­si­ción al ré­gi­men cas­tris­ta re­ci­bió la no­ti­cia de la muer­te de Fidel sin so­bre­sal­tos. Tan­to des­de den­tro de Cu­ba co­mo des­de el exi­lio en Es­pa­ña, la fra­se más re­pe­ti­da so­bre el co­man­dan­te que li­de­ró la revolución cu­ba­na es que la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca «no pue­de es­tar a ex­pen­sas de un he­cho bio­ló­gi­co, ni se­guir es­pe­ran­do a que pa­se otro he­cho bio­ló­gi­co», co­mo ver­ba­li­za Car­los Pa­yá, her­mano de Os­wal­do, el opo­si­tor muer­to en un ac­ci­den­te de co­che nun­ca es­cla­re­ci­do y que ase­gu­ra que «no hay mo­ti­vos pa­ra ale­grar­se por la muer­te de Fidel Cas­tro, pe­ro tam­po­co pa­ra en­tris­te­cer­se por ella».

Des­de La Ha­ba­na, Bea­triz Pé­rez Ro­que, del co­lec­ti­vo Da­mas de Blan­co, tie­ne cla­ro que na­da va a cam­biar. «Fidel lo de­jó to­do bien ata­do y su her­mano Raúl ya lle­va mu­chos años en el po­der de­mos­tran­do que no va a pa­sar de pe­que­ños re­to­ques», ex­pli­ca.

Pé­rez Ro­que, que tie­ne en­ci­ma una pe­na de vein­te años de pri­va­ción de li­ber­tad por sus dis­cre­pan­cias con el ré­gi­men cas­tris­ta, ase­gu­ra que la ima­gen in­ter­na­cio­nal de Fidel «no se co­rres­pon­de con la reali­dad de un ti­rano que ha des­trui­do a su pue­blo con una dic­ta­du­ra en la que la gen­te va a la cár­cel so­lo por pen­sar di­fe­ren­te». «No de­be ol­vi­dar­se que el su­pues­to hé­roe que aca­ba de fa­lle­cer es el mis­mo que co­lo­có cien bom­bas con­tra su pue­blo en una so­la no­che. O que fu­si­ló a más de nue­ve mil per­so­nas na­da más to­mar el po­der. O el que trans­mi­tió a Áfri­ca y a Amé­ri­ca La­ti­na el odio y la gue­rra en el nom­bre de una mal lla­ma­da revolución», afir­ma es­ta di­si­den­te cu­ba­na.

En la mis­ma lí­nea se mues­tra Mi­riam Lei­va, pe­rio­dis­ta que fue un al­to car­go en la Ofi­ci­na de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Cu­ba has­ta 1992. «En­ton­ces fui pur­ga­da por­que me pi­die­ron que me des­mar­ca­ra de las opi­nio­nes crí­ti­cas de mi mi­nis­tro y me ne­gué. Me echa­ron de mi tra­ba­jo y em­pe­za­ron a per­se­guir­me», in­di­ca.

Ella fue una de las fun­da­do­ras de las Da­mas de Blan­co, or­ga­ni­za­ción de la que se des­vin­cu­ló en el 2008. La muer­te de Fidel Cas­tro no la pi­lla por sor­pre­sa, «por­que ya se le veía muy de­te­rio­ra­do en las úl­ti­mas com­pa­re­cen­cias y sus úl­ti­mos es­cri­tos ya es­ta­ban lle­nos de di­va­ga­cio­nes». No ve pro­ba­ble que las ca­lles se lle­nen de ma­ni­fes­tan­tes en con­tra del lí­der de la revolución. «¿Pro­tes­tar Cu­ba? Eso se­ría arries­gar­se a re­ci­bir una pa­li­za o aca­bar de­te­ni­dos pron­to. Aquí no hay nin­gún va­cío de po­der. Yo em­pe­cé a tra­ba­jar pa­ra la revolución muy ilu­sio­na­da y aca­bé de­sen­ga­ña­da», aña­de an­tes de pe­dir «que el pró­xi­mo ga­lle­go que man­de en Cu­ba nos trai­ga pro­gre­so, bie­nes­tar y tran­qui­li­dad». «La so­lu­ción de­mo­crá­ti­ca tie­ne que sa­lir de no­so­tros los cu­ba­nos, con en­ten­di­mien­to y de for­ma pa­cí­fi­ca».

Jor­dan Mariño, ac­ti­vis­ta del Mo­vi­mien­to So­cial cristiano cuen­ta tam­bién que es­ta se­ma­na «se ha re­cru­de­ci­do la re­pre­sión es­ta se­ma­na y te de­tie­nen por al­go tan sen­ci­llo co­mo en­tre­gar­le a un dipu­tado una pro­pues­ta de re­for­ma de la ley elec­to­ral», se­gún ra­ti­fi­ca ade­más Car­los Pa­yá. «Lo que quie­ren ven­der­nos, co­mo de­cía mi her­mano es un ‘cam­bio frau­de’, que la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca trae­rá de­mo­cra­cia. Y eso es men­ti­ra», la­men­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.