El exi­lio de Mia­mi es­ta­lla de ale­gría, pe­ro no es­tá sa­tis­fe­cho: «Fal­ta uno»

La emo­ción se mez­cló con las ex­pec­ta­ti­vas que trae el pre­si­den­te elec­to de EE.UU.

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - ADRIA­NA REY

«La me­jor ofer­ta del ‘black fri­day’», bro­mea­ban en una de las fies­tas en Mia­mi

En­tre mú­si­ca, tam­bo­res y fue­gos ar­ti­fi­cia­les, mi­les de cu­ba­nos se echa­ron a las ca­lles de la ca­pi­tal del exi­lio, Mia­mi. La Pe­que­ña Ha­ba­na es­ta­lló de ale­gría tras co­no­cer a me­dia­no­che la muer­te de Fidel Cas­tro. «¡Vi­va Cu­ba!», gri­ta­ban ba­ña­dos en cham­pán. «Sa­lía de una fies­ta y me voy a otra», de­cía fe­liz Eugenio, de ca­mino al icó­ni­co res­tau­ran­te Ver­sai­lles, don­de du­ran­te dé­ca­das se han reuni­do cien­tos de exi­lia­dos es­pe­ran­do es­te mo­men­to.

Allí, no fal­ta­ban los in­cré­du­los: «¿Se­rá ver­dad?», se pre­gun­ta­ban. «Lo anun­ció Raúl», le res­pon­den. «¡Es ca­paz de atre­ver­se a re­su­ci­tar!», re­pli­ca­ba con iro­nía un ter­ce­ro. «¡Mi­ra es­toy en Ver­sai­lles! ¡Se mu­rió Fi­fo!», se es­cu­cha­ba a una jo­ven que man­te­nía una vi­deo­con­fe­ren­cia con fa­mi­lia­res re­par­ti­dos por el mun­do. El ré­gi­men los se­pa­ró y aho­ra ce­le­bran la mar­cha de su ver­du­go des­de la dis­tan­cia. «¡Fe­li­ci­da­des!», se di­cen los unos a los otros mien­tras cor­tan la fa­mo­sa ca­lle Ocho de Mia­mi.

El al­cal­de, tam­bién

La de ayer fue una fies­ta de re­en­cuen­tros de vie­jos ami­gos, re­pre­sen­tan­tes de va­rias ge­ne­ra­cio­nes que ayer se des­ha­cían en lá­gri­mas de fe­li­ci­dad. Uno de ellos fue el pro­pio al­cal­de de la ciu­dad, To­más Re­ga­la­do, quien lle­gó a EE.UU. con la ope­ra­ción Peter Pan a inicios de los 60. Era tan so­lo un ni­ño cuan­do pi­so Flo­ri­da y sus pa­dres pa­sa­ron a en­gro­sar las ci­fras de pre­sos po­lí­ti­cos en la is­la. «Así co­mo se ce­le­bró la muer­te de Hitler, se es­tá ce­le­bran­do la muer­te de Fidel», di­jo Re­ga­la­do sin ta­pu­jos. «So­lo es­pe­ro que en­tien­dan que los cu­ba­nos te­ne­mos de­re­cho a ce­le­brar es­ta muer­te. Fue un dic­ta­dor que hi­zo mu­cho da­ño al pue­blo de Cu­ba», aña­dió.

En me­dio de gri­tos a fa­vor de la li­ber­tad y de la de­mo­cra­cia, al­gu­nos apun­ta­ban al otro Cas­tro: «Fal­ta uno». «¡Raúl ti­rano, ve­te con tu her­mano!», gri­ta­ba la mul­ti­tud mien­tras bro­mea­ba so­bre que la muer­te de Fidel se ha­ya pro­du­ci­do en el día más con­su­mis­ta del año: «¡La me­jor ofer­ta del black fri­day!». En me­dio de de­ce­nas de ban­de­ras cu­ba­nas, un ven­de­dor anun­cia­ba: «Hoy las ten­go más ba­ra­tas pa­ra ce­le­brar la muer­te del dic­ta­dor». Tam­bién tie­ne mer­chan­di­sing de la cam­pa­ña de Do­nald Trump. De he­cho, mu­chos de los con­gre­ga­dos por­ta­ban sus ca­mi­se­tas a la es­pe­ra de que el mul­ti­mi­llo­na­rio dé la es­pal­da al des­hie­lo de Ba­rack Oba­ma y Raúl Cas­tro.

Pe­ro tam­bién hay en la ca­lle Ocho quien du­da de que Trump va­ya a dar mar­cha atrás a mu­chas de las po­lí­ti­cas de aper­tu­ra, co­mo que ce­rrar la em­ba­ja­da de EE.UU. en La Ha­ba­na o prohi­bir los via­jes de los exi­lia­dos a la is­la pa­ra ver a sus fa­mi­lia­res. Mien­tras so­na­ba de fon­do la can­ción del sal­se­ro Willy Chi­rino: «Nues­tro día ya vie­ne lle­gan­do».

JAVIER GALEANO REUTERS

La Pe­que­ña Ha­ba­na de Mia­mi ce­le­bró la muer­te de Fidel con ban­de­ras cu­ba­nas y gri­tos a fa­vor de la de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.