Es­ta­dos Uni­dos des­pi­de a su né­me­sis de me­dio si­glo

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - MER­CE­DES GA­LLE­GO

Des­de Ei­sen­ho­wer has­ta Oba­ma, on­ce pre­si­den­tes de EE.UU. han te­ni­do que li­diar con la obs­ti­na­ción re­vo­lu­cio­na­ria del ca­ris­má­ti­co ge­ne­ral de ori­gen ga­lle­go que hi­zo de su opo­si­ción al im­pe­rio yan­qui la pie­dra an­gu­lar de su man­da­to. «La his­to­ria juz­ga­rá el enor­me im­pac­to de es­ta sin­gu­lar fi­gu­ra», se li­mi­tó a de­cir ayer la Ca­sa Blan­ca de Oba­ma, el úni­co que le ten­dió la mano.

Cas­tro no lo apre­ció. Ha­bía lle­ga­do a su oca­so tan con­su­mi­do por la vis­ce­ra­li­dad ha­cia su ve­cino co­mo los exi­lia­dos en Flo­ri­da, que du­ran­te seis dé­ca­das han in­flui­do en la Ca­sa Blan­ca pa­ra no ali­viar pre­sión so­bre el ré­gi­men cu­bano. El pri­me­ro en ce­der fue Ei­sen­ho­wer, cuan­do me­ses des­pués del triun­fo de la revolución qui­so apre­tar­le las tuer­cas por ha­ber ins­trui­do a las re­fi­ne­rías es­ta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas pa­ra acep­tar pe­tró­leo de la URSS. La de­ci­sión de re­du­cir las cuo­tas de azú­car que Cu­ba ex­por­ta­ba a EE.UU. obli­gó al ré­gi­men cas­tris­ta a bus­car nue­vos mer­ca­dos que en­con­tró, ca­da vez más, en la Unión So­vié­ti­ca, in­tere­sa­da en ex­pan­dir la gue­rra fría al pa­tio tra­se­ro nor­te­ame­ri­cano. En 1960 el em­bar­go de ar­mas con el que se in­ten­tó ayu­dar al dic­ta­dor Ful­gen­cio Ba­tis­ta se trans­for­mó en uno to­tal, del que so­lo se ex­cluían ali­men­tos y me­di­ci­nas. Al año si­guien­te, cuan­do La Ha­ba­na dio a la Em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se 48 ho­ras pa­ra pa­sar de 60 a 18 miem­bros, un frus­tra­do Ei­sen­ho­wer de­ci­dió ce­rrar de gol­pe la ofi­ci­na di­plo­má­ti­ca. Po­co po­día ima­gi­nar­se que pa­sa­rían 54 años has­ta re­abrir­la. Du­ran­te ese tiem­po se cal­cu­la que la CIA in­ten­tó ase­si­nar a Fidel Cas­tro en 638 oca­sio­nes. So­lo lo­gró con­tri­buir a su mís­ti­ca den­tro de la is­la, don­de se le con­si­de­ra­ba in­mor­tal.

Ken­nedy se en­con­tró ya he­chos los pla­nes pa­ra in­va­dir Cu­ba y pre­fi­rió de­jar col­ga­dos a los 1.500 cu­ba­nos del exi­lio que se apun­ta­ron a la san­grien­ta in­va­sión de Bahía de Co­chi­nos. El ren­cor de es­te gru­po ha­cia los de­mó­cra­tas so­bre­vi­vi­ría a to­dos los pre­si­den­tes, al sin­vi­vir de esos tre­ce días de oc­tu­bre en que Ken­nedy y Krus­chev tu­vie­ron al mun­do al bor­de de una gue­rra nu­clear, y pe­sa­ría pa­ra siem­pre en Flo­ri­da, pie­za cla­ve pa­ra ga­nar la Ca­sa Blan­ca. La Bri­ga­da 2506 que lle­vó a ca­bo esa in­va­sión es­ta­ba pre­sen­te ayer en el co­mu­ni­ca­do de Do­nald Trump, agra­de­ci­do por el apo­yo elec­to­ral pres­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.