Pre­sio­nes a Trump pa­ra fre­nar el des­hie­lo

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

«EE.UU. no de­be ser la­xo con el Go­bierno de Raúl», es­te fue el men­sa­je que va­rios con­gre­sis­tas tras­la­da­ron ayer a Do­nald Trump tras la muer­te de Fidel Cas­tro y a me­nos de dos me­ses de que to­me las rien­das del po­der. «Has­ta que los gu­lags es­tén ce­rra­dos, se ce­le­bren elec­cio­nes, los pre­sos po­lí­ti­cos sean li­be­ra­dos y la li­ber­tad sea res­tau­ra­da, EE.UU. no pue­de po­ner fin le­gal­men­te al em­bar­go con­tra el ré­gi­men», exi­gía la con­gre­sis­ta por Flo­ri­da Ilea­na Ros-Leh­ti­nen, en un co­mu­ni­ca­do ti­tu­la­do «Un ti­rano ha muer­to». Su men­sa­je ha si­do apo­ya­do por le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos y tam­bién de­mó­cra­tas que es­pe­ran que Trump de­man­de re­for­mas po­lí­ti­cas que ase­gu­ren los de­re­chos hu­ma­nos de to­dos los cu­ba­nos.

El mul­ti­mi­llo­na­rio ce­le­bró la muer­te de Cas­tro a gol­pe de un ma­dru­ga­dor y es­cue­to tuit: «¡Fidel Cas­tro ha muer­to!». En un co­mu­ni­ca­do pos­te­rior, se ex­ten­día más y pro­me­tía que ha­rá «to­do lo posible pa­ra ase­gu­rar que el pue­blo cu­bano pue­da ini­ciar fi­nal­men­te su ca­mino ha­cia la pros­pe­ri­dad y li­ber­tad», tras des­cri­bir a Fidel co­mo un «bru­tal dic­ta­dor» que de­ja «un le­ga­do de pe­lo­to­nes de fu­si­la­mien­to, ro­bo y po­bre­za». En cam­pa­ña, cri­ti­có la nor­ma­li­za­ción de las re­la­cio­nes en­tre Was­hing­ton y La Ha­ba­na, en un gui­ño al elec­to­ra­do cu­bano que nun­ca ha vis­to con bue­nos ojos el des­hie­lo. «Re­ver­ti­ré las ór­de­nes eje­cu­ti­vas y con­ce­sio­nes a Cu­ba de Ba­rack Oba­ma, has­ta que las li­ber­ta­des no sean res­tau­ra­das», pro­me­tió en un mi­tin.

Oba­ma des­ta­có, por su par­te, que se­rá la his­to­ria la que «juz­gue el im­pac­to de la fi­gu­ra de Cas­tro» y re­cor­dó lo «du­ro» que han tra­ba­ja­do pa­ra «de­jar el pa­sa­do atrás».

Fidel Cas­tro so­bre­vi­vió al man­da­to de on­ce pre­si­den­tes de EE.UU. y vio có­mo Oba­ma ini­cia­ba el des­hie­lo a fi­na­les del 2014 y sua­vi­za­ba el em­bar­go a pe­sar de la opo­si­ción del Con­gre­so. En pa­ra­le­lo, re­pu­bli­ca­nos co­mo Newt Gin­grich y el se­na­dor Mar­co Ru­bio, hi­jo de in­mi­gran­tes cu­ba­nos, han pe­di­do a Oba­ma que no en­víe nin­gún re­pre­sen­tan­te al fu­ne­ral de Cas­tro. «El dic­ta­dor ha muer­to, pe­ro la dic­ta­du­ra no», ad­ver­tía Ru­bio. Se abre un pe­río­do que es­ta­rá mar­ca­do por el re­gre­so de la lí­nea du­ra con­tra el ré­gi­men cas­tris­ta. Así lo in­di­ca por ejem­plo, que Trump ha­ya in­clui­do en su equi­po de tran­si­ción a Mau­ri­cio Cla­ver-Ca­ro­ne, un co­no­ci­do crí­ti­co del des­hie­lo de Oba­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.