Un anacro­nis­mo de la gue­rra fría

Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El hom­bre que di­jo «la his­to­ria me ab­sol­ve­rá» ha vi­vi­do de­ma­sia­do tiem­po co­mo pa­ra que la his­to­ria le ab­suel­va o le con­de­ne. Se po­dría de­cir que su ca­so ha pres­cri­to y que él mis­mo se ha con­ver­ti­do en par­te de esa his­to­ria, que de to­dos mo­dos no es juez sino tes­ti­go.

Eso era Fidel Cas­tro en los úl­ti­mos tiem­pos: un he­cho his­tó­ri­co, un anacro­nis­mo, un res­to de otra era ya aca­ba­da; del mun­do de la gue­rra fría que se ha­bía que­da­do con­ge­la­do en ese ca­lu­ro­so País de Nun­ca Ja­más del Ca­ri­be. Allí, Fidel ejer­cía a la vez de ca­pi­tán Gar­fio y de Peter Pan que se re­sis­te a cre­cer y a cam­biar. Ofi­cia­ba an­te to­do co­mo un em­ble­ma de sí mis­mo, em­bu­ti­do en su uni­for­me ver­de oli­va y con su ci­ga­rro pu­ro chur­chi­lliano. No es ex­tra­ño que la CIA tra­ma­se en se­rio in­fec­tar­le la ca­ra pa­ra que per­die­se la bar­ba, por­que el gran lo­gro de Fidel Cas­tro no ha si­do la revolución, que pro­ba­ble­men­te que­de co­mo un pa­rén­te­sis, sino la crea­ción de ese per­so­na­je lla­ma­do Fidel Cas­tro.

Cons­truir­lo no le fue na­da fá­cil. Na­ci­do en 1926, Fidel Cas­tro ni si­quie­ra se lla­mó así de ma­ne­ra ofi­cial has­ta los die­ci­sie­te años, cuan­do su pa­dre le re­co­no­ció co­mo hi­jo su­yo. Es una ten­ta­ción ex­pli­car a Fidel a par­tir de esa com­pli­ca­da re­la­ción pa­dre-hi­jo. El lu­gués Án­gel Cas­tro te­nía en su me­si­lla de no­che una fo­to­gra­fía de Fran­co y ha­bía lu­cha­do co­mo sol­da­do con­tra la in­de­pen­den­cia de Cu­ba. Fidel, en cam­bio, mi­li­tó en cuan­to pu­do en el ala na­cio­na­lis­ta del iz­quier­dis­ta Par­ti­do Or­to­do­xo.

Es­tu­dian­te que fren­cuen­ta­ba ti­ro­teos

Aquel pri­mer Fidel era un es­tu­dian­te que fre­cuen­ta­ba los ti­ro­teos de La Ha­ba­na de los años 40 en­tre fac­cio­nes po­lí­ti­cas ri­va­les, y más tar­de un abo­ga­do de­ma­go­go que sin em­bar­go creía en las elec­cio­nes co­mo me­dio pa­ra lle­gar al po­der. Fue el gol­pe de Es­ta­do de Ba­tis­ta de mar­zo de 1952, que pri­vó a Cas­tro de con­se­guir un ac­ta de dipu­tado, el que le em­pu­jó a al­go que es aún una ra­re­za en Amé­ri­ca La­ti­na: la gue­rri­lla.

Pe­ro el re­fe­ren­te de Fidel en Sie­rra Maes­tra no es to­da­vía Le­nin sino Mar­tí. No fue de la URSS, sino de Es­ta­dos Uni­dos, de don­de sa­lie­ron los fon­dos pa­ra su re­be­lión, y tan so­lo la pre­sen­cia del Che Gue­va­ra an­ti­ci­pa­ba el gi­ro que to­ma­ría más tar­de to­do es­te asun­to. En su mi­ti­fi­ca­do re­fu­gio de las mon­ta­ñas, Cas­tro re­ci­bía a Ti­co Me­di­na y a Her­bert Matt­hews, que le en­tre­vis­tó en­tre su­su­rros por­que Fidel le ase­gu­ra­ba que es­ta­ban ro­dea­dos de fuer­zas enemi­gas. Iró­ni­ca­men­te, se­rá el New York Ti­mes, el pe­rió­di­co de Matt­hews, el que for­je con aque­lla en­tre­vis­ta su­su­rra­da la le­yen­da de Fidel co­mo hé­roe ro­mán­ti­co y so­li­ta­rio.

El he­cho es que cuan­do Cas­tro en­tra en La Ha­ba­na el 8 de enero de 1959 lo ha­ce acla­ma­do no so­lo por los cu­ba­nos, sino por el mun­do en­te­ro, que pro­yec­ta­ba en él la fan­ta­sía del li­ber­ta­dor. Cas­tro, que ha­bía so­ña­do de ni­ño con ser Ale­jan­dro Magno —lle­gó a cam­biar su nom­bre por el de Fidel Ale­jan­dro—, lo­gra­ba su ob­je­ti­vo a los 32 años.

Olea­da de eje­cu­cio­nes

Co­mo sue­le ocu­rrir, pron­to lle­gó la re­sa­ca. Pri­me­ro la olea­da de eje­cu­cio­nes, lue­go las con­fis­ca­cio­nes ar­bi­tra­rias, el apla­za­mien­to de­fi­ni­ti­vo de las elec­cio­nes, la ins­tau­ra­ción de un es­ta­do po­li­cial… Ha­bía ya mi­les de cu­ba­nos en Mia­mi pa­ra cuan­do Luis Agui­lé gra­ba su «Cuan­do sa­lí de Cu­ba» –que, por cier­to, le ha­bía ins­pi­ra­do su re­la­ción sen­ti­men­tal con una an­ti­gua no­via de Fidel.

Tam­bién las re­la­cio­nes de Cu­ba con Es­ta­dos Uni­dos se de­te­rio­ra­ron rá­pi­da­men­te, a los po­cos me­ses. Tras la na­cio­na­li­za­ción de las pro­pie­da­des de la Uni­ted Fruit Co. Ei­sen­ho­wer em­pe­zó a pla­near la caída de Fidel, lo que em­pu­jó a és­te to­da­vía más en bra­zos de la URSS. Más tar­de Ken­nedy le dio el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo cuan­do tra­tó de de­rro­car­le en bahía Co­chi­nos en abril del 1961. En di­ciem­bre de ese mis­mo año, el co­man­dan­te de­cla­ra­ba que Cu­ba era ya, ofi­cial­men­te, un país co­mu­nis­ta.

Des­de aquel día, Cas­tro se pa­só me­dio si­glo a la de­fen­si­va. La con­sig­na era re­sis­tir, lo que sig­ni­fi­ca­ba au­tar­quía en el in­te­rior y al­gu­nas ve­lei­da­des en el ex­te­rior —14.000 cu­ba­nos han muer­to en An­go­la y otros lu­ga­res—. La revolución, que pu­do pro­por­cio­nar bue­na me­di­ci­na pre­ven­ti­va pe­ro no li­ber­tad, se es­tan­có muy pron­to. Mien­tras, el exi­lio se con­ver­tía en otra Cu­ba de­te­ni­da en el tiem­po. Dos mi­ta­des de un mis­mo pue­blo se­pa­ra­das por la ideo­lo­gía y el es­tre­cho de Flo­ri­da. So­bre es­te lim­bo cu­bano Cas­tro pre­si­dió du­ran­te más de cua­ren­ta años con el es­ti­lo de un pa­dre se­ve­ro. Im­pe­tuo­so, in­tran­si­gen­te, a ve­ces ocu­rren­te, siem­pre ex­ce­si­vo... Nin­gu­na ca­lle lle­va su nom­bre en Cu­ba y su efi­gie no ador­na ca­mi­se­tas co­mo la del «Che», con cu­yo gla­mur nun­ca pu­do com­pe­tir, pe­ro Cas­tro in­ven­tó su pro­pia va­rian­te del cul­to a la per­so­na­li­dad, ba­sa­do, sim­ple­men­te, en su cons­tan­te, ines­ca­pa­ble pre­sen­cia, y en aque­lla con­sig­na de «re­sis­tir» que no era otra co­sa que so­bre­vi­vir. La en­fer­me­dad le pri­vó ya ha­ce diez años de su ubi­cui­dad. Y la muer­te lo ha des­pro­vis­to aho­ra de la otra par­te cru­cial del mi­to, la su­per­vi­ven­cia. Ha­bía so­bre­vi­vi­do al ca­tas­tró­fi­co ata­que al Cuar­tel de Mon­ca­da, a Sie­rra Maes­tra, a 638 in­ten­tos de ase­si­na­to de la CIA, a la cuar­ta par­te de los pre­si­den­tes nor­te­ame­ri­ca­nos que han exis­ti­do, a los sue­ños y las lo­cu­ras del exi­lio de Mia­mi, al fin del mun­do so­vié­ti­co y sus bar­cos car­ga­dos de pro­vi­sio­nes y dog­ma, a no­ven­ta años de su pro­pia bio­lo­gía…

Adiós a los pu­ros

Cas­tro ha­bía de­ja­do de fu­mar pu­ros ha­ba­nos ha­ce trein­ta años, y su sas­tra, Me­rel v’ant Wout, le ha­bía con­ven­ci­do ya de que vis­tie­se de ci­vil de vez en cuan­do. Aho­ra que su lar­ga vi­da se ha de­te­ni­do, Fidel nos de­ja con una úl­ti­ma ima­gen su­ya: no la del re­vo­lu­cio­na­rio en uni­for­me sino la del sim­ple hom­bre en­fer­mo en chán­dal de­por­ti­vo; co­mo si se tra­ta­se de la me­tá­fo­ra de­fi­ni­ti­va de esa in­can­sa­ble ca­rre­ra de fon­do que ha si­do la vi­da de Fidel Cas­tro, sin du­da el ape­lli­do más co­no­ci­do que ha­ya da­do Ga­li­cia al mun­do.

ILUS­TRA­CIÓN EDGARDO CAROSIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.