Na­ci­do pa­ra do­mi­nar

Bri­llan­te y ca­ris­má­ti­co, fue un pa­dre pa­ra mi­llo­nes de cu­ba­nos has­ta que vie­ron en él a un ti­rano

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - JUAN CAR­LOS MAR­TÍ­NEZ

So­lo el pa­so de los años ha po­di­do con es­te hom­bre tan­tas ve­ces ex­pues­to a la muer­te, en com­ba­te o en los 637 aten­ta­dos que, se­gún la Se­gu­ri­dad cu­ba­na, se co­me­tie­ron, se in­ten­ta­ron o se pla­nea­ron con­tra él. La for­ta­le­za de Fidel co­men­zó a mos­trar­se in­clu­so an­tes de na­cer; su ma­dre, Li­na Ruz, con­tó a un pe­rio­dis­ta que, es­tan­do em­ba­ra­za­da, se­ma­nas an­tes de dar a luz a Fidel, se ca­yó del ca­ba­llo que mon­ta­ba. «Al no abor­tar —di­jo—, com­pren­dí que es­te ni­ño iba a ser al­guien gran­de».

Fuer­te era tam­bién su pa­dre, Án­gel Cas­tro Ar­giz, que par­ti­ci­pó co­mo sol­da­do en la gue­rra de Cu­ba y lue­go emi­gró a la is­la. Era un hom­bre ru­do, te­naz y em­pren­de­dor; tra­ba­jó pa­ra la Uni­ted Fruit y aca­bó sien­do te­rra­te­nien­te en Bi­rán, cer­ca de Ma­ya­rí, di­cen que por su la­bo­rio­si­dad pe­ro tam­bién por esa ma­la cos­tum­bre ga­lle­ga de mo­ver mar­cos de fin­cas. Es­ta­ba ca­sa­do y te­nía dos hi­jos cuan­do co­men­zó su re­la­ción con Li­na, una em­plea­da su­ya ca­si trein­ta años más jo­ven que él. Tu­vie­ron sie­te hi­jos; Fidel fue el ter­ce­ro.

Fidel fue un ni­ño re­bel­de y se pe­lea­ba con otros ma­yo­res que él; si re­ci­bía una pa­li­za, al día si­guien­te vol­vía a por más. Cuan­do, por su mal com­por­ta­mien­to, la fa­mi­lia qui­so sa­car­lo del co­le­gio ma­ris­ta de San­tia­go, don­de es­tu­dia­ba, ame­na­zó a su pa­dre con que­mar­le la ca­sa. Vol­vió al cen­tro, pe­ro a los tre­ce años lo en­via­ron a otro más es­tric­to, el co­le­gio je­sui­ta de Be­lén, en La Ha­ba­na. Allí des­ta­có por su me­mo­ria pro­di­gio­sa y por sus do­tes pa­ra el de­por­te; en el cur­so 1943-44 lle­gó a ser el me­jor de­por­tis­ta es­co­lar de Cu­ba. En la Aca­de­mia Li­te­ra­ria Ave­lla­ne­da, que di­ri­gía el co­ru­ñés pa­dre Jo­sé Ru­bi­nos, los je­sui­tas lo for­ma­ron en la ora­to­ria, por la que tan­to se se­ña­ló des­pués.

Cas­tro siem­pre fue cons­cien­te de sus pro­pias do­tes. Con­ta­ba con ser im­por­tan­te. Su nom­bre de pi­la era Fidel Ca­siano; cuan­do por fin su pa­dre lo re­co­no­ció, se ins­cri­bió en el re­gis­tro co­mo Fidel Ale­jan­dro, en ho­nor a su ad­mi­ra­do Ale­jan­dro Magno. Su pri­mer hi­jo, fru­to del ma­tri­mo­nio con Mir­ta Díaz-Ba­lart, se lla­mó Fi­de­li­to, pe­ro los que tu­vo con su se­gun­da es­po­sa, Da­lia So­to del Va­lle, re­ci­bie­ron los nom­bres de Ale­xis, Ale­xan­der, Ale­jan­dro, An­to­nio y Án­gel, mues­tra de su fi­ja­ción con aquel per­so­na­je. Y de su per­so­na­lis­mo y su re­cha­zo a la di­rec­ción co­le­gia­da, que se­rían fuen­te con­ti­nua de ten­sio­nes.

La per­so­na­li­dad de Fidel era mag­né­ti­ca, tan­to por su elo­cuen­cia apa­sio­na­da co­mo por su fí­si­co. Des­de que en­tró en la uni­ver­si­dad ya nun­ca de­jó de es­tar ro­dea­do de una ca­ma­ri­lla de ad­mi­ra­do­res; el pri­me­ro, su her­mano Raúl. En aque­llos tiem­pos de ini­cia­ción en po­lí­ti­ca se le co­no­ció por el apo­do de El ca­ba­llo, por su vi­gor y su de­ci­di­da mar­cha ha­cia ade­lan­te. Las mu­je­res lo con­si­de­ra­ban irre­sis­ti­ble. Tu­vo ocho hi­jos re­co­no­ci­dos, otros dos co­no­ci­dos y pro­ba­ble­men­te mu­chos más re­ga­dos, co­mo di­cen en el Ca­ri­be, por me­dia Amé­ri­ca. Mi­llo­nes de cu­ba­nos lo con­si­de­ra­ron tam­bién un pa­dre. Pe­ro a me­di­da que la revolución li­be­ra­do­ra e igua­li­ta­ria se fue con­vir­tien­do en au­to­cra­cia, bue­na par­te de aque­llos hi­jos re­ne­ga­ron de él y pa­sa­ron a ver­lo co­mo un ti­rano.

Su edu­ca­dor po­lí­ti­co fue Eddy Chi­bás, lí­der del par­ti­do or­to­do­xo y se­gui­dor del idea­rio de Jo­sé Mar­tí, el hé­roe de la in­de­pen­den­cia de quien Cas­tro se cre­yó su­ce­sor. La revolución cu­ba­na se hi­zo en nom­bre de la li­ber­tad fren­te a la in­jus­ti­cia, la co­rrup­ción y la pér­di­da de in­de­pen­den­cia. En su pri­mer dis­cur­so al en­trar en La Ha­ba­na, Fidel in­sis­tió en el apo­yo del pue­blo, que «pue­de re­unir­se li­bre­men­te», cuan­do «no hay tor­tu­ras, ni pre­sos po­lí­ti­cos, ni ase­si­na­tos, ni te­rror», «cuan­do to­dos los de­re­chos del ciu­da­dano han si­do res­ta­ble­ci­dos, cuan­do se van a con­vo­car unas elec­cio­nes». Pe­ro pron­to la ne­ce­si­dad de de­fen­der lo con­quis­ta­do ge­ne­ró cam­bios. Una mues­tra tem­pra­na fue la de­ten­ción del co­man­dan­te Hu­ber Ma­tos, que cri­ti­có la in­fil­tra­ción co­mu­nis­ta en el man­do re­vo­lu­cio­na­rio. Ca­mi­lo Cien­fue­gos, tan ca­ris­má­ti­co co­mo Fidel, fue en­car­ga­do del arres­to, pe­ro no mos­tró nin­gún en­tu­sias­mo. A los po­cos días des­apa­re­ció, al pa­re­cer en un ac­ci­den­te de avia­ción. Era el co­mien­zo de una era de re­pre­sión que ha du­ra­do ya más de me­dio si­glo.

La ima­gen, de 1956, mues­tra a Cas­tro en Sie­rra Maes­tra. Aga­cha­do apa­re­ce su her­mano Raúl. A la iz­quier­da, Che Gue­va­ra.

Fidel, de­te­ni­do en de­pen­den­cias mi­li­ta­res de San­tia­go de Cu­ba tras el asal­to al cuar­tel de Mon­ca­da, en 1953.

Los dos ico­nos de la revolución cu­ba­na, Cas­tro y Gue­va­ra, en un dis­cur­so del pri­me­ro cuan­do ya go­ber­na­ban en el país.

Di­cen que Fidel tu­vo re­la­cio­nes con mu­chas mu­je­res. Aquí, con sus co­la­bo­ra­do­ras Hay­dee San­ta­ma­ría (de­re­cha) y Mel­ba Hernández.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.