«Al­cal­de, ¿me en­se­ñas dón­de es­tá mi ca­si­ta?»

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

Eladio Capón, exal­cal­de del ayun­ta­mien­to lu­cen­se de Láncara, es pro­ba­ble­men­te el ga­lle­go que más tra­tó y co­no­ció de cer­ca a Fidel Cas­tro. Fue tes­ti­go de co­mo Fidel se emo­cio­na­ba tras ob­se­quiar­lo con un sa­qui­to de tie­rra de la fin­ca de su ca­sa pa­ter­na en Láncara. El lí­der cu­bano le pi­dió que le se­ña­la­se en una ma­que­ta la ubi­ca­ción de la ca­sa de su pa­dre. Com­par­tió ve­la­das en el Pa­la­cio de la Revolución en nu­me­ro­sas oca­sio­nes con Fidel Cas­tro. Y lue­go, en el año 1992, Eladio Capón, al­cal­de del PP, lo nom­bró hi­jo pre­di­lec­to de Láncara y via­jó a Cu­ba en per­so­na pa­ra trans­mi­tir­le la in­for­ma­ción. En ju­lio de ese mis­mo año, Fidel vi­si­ta­ba Láncara.

A las nue­ve de la ma­ña­na de ayer, Eladio Capón se en­te­ra­ba de la muer­te de Cas­tro mien­tras prac­ti­ca­ba de­por­te en su ca­sa de Sa­rria. Po­co tar­dó en re­dac­tar un es­cri­to de con­do­len­cias y en­viár­se­lo al exal­cal­de del mu­ni­ci­pio cu­bano de La Li­sa pa­ra que tras­la­da­se las con­do­len­cias a to­da la fa­mi­lia. Ya lo hi­zo en su día cuan­do fa­lle­ció su her­mano, Ra­món Cas­tro. «Es­tou afec­ta­do. Sín­too de ver­da­de. Foi un ami­go pa­ra min. Sín­to­me moi agra­de­ci­do de te­lo co­ñe­ci­do e te­ño que agra­de­cer­lle ao go­berno cu­bano o re­ci­bi­men­to que sem­pre me fi­xo. Pa­ra min Fidel era co­mo un ir­mán, un ami­go, un pai... Es­tan­do ao la­do de Fidel sen­tía­me moi a gus- to, co­mo si es­ti­ve­se ao ca­rón dun fa­mi­liar. Era co­mo se o co­ñe­ce­ra de sem­pre», ma­ni­fes­tó emo­cio­na­do mien­tras mos­tra­ba cien­tos de fotos con el lí­der cu­bano que guar­da con un in­men­so ca­ri­ño. «Sem­pre me re­ci­bía cun abra­zo e con to­do o co­ra­zón do mun­do».

Eladio Capón vi­vió con pa­sión ca­da uno de los sie­te via­jes a Cu­ba. En cin­co fue re­ci­bi­do por el lí­der cu­bano, y en una, por su her­mano Raúl. Y con la mis­ma ilu­sión re­ci­bió a Fidel Cas­tro en ju­lio de 1992 en Láncara. «Nun­ha das via­xes es­ti­ve­mos na Ha­ba­na e Va­ra­de­ro. Es­tan­do nes­te se­gun­do lu­gar, cha­mou­me o vi­ce­pre­si­den­te cu­bano e co­mu­ni­cou­me que Fidel re­ci­bi­ría a 16 per­soas da de­le­ga­ción de Láncara. Ás no­ve da noi­te vi­ñe­ron a bus­car­nos pa­ra le­var­nos ao Pa­la­cio da Revolución. Me­té­ron­nos nun sa­lón in­men­so e veu­nos bus­car Fidel e le­vou­nos á me­sa da ve­la­da», re­me­mo­ra Eladio.

Si­guió re­cor­dan­do que en la en­tra­da se pa­ró con Fidel e iba pre­sen­tan­do uno a uno a los miem­bros de la de­le­ga­ción ga­lle­ga. A la ho­ra de la ce­na, le lla­mó la aten­ción la pa­sión de Fidel por los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos, por la le­che y yo­gur de bú­fa­lo y la can­ti­dad de ali­men­tos que allí ha­bía. Lan­gos­ta, car­nes, arroz, pes­ca­dos .... En esa co­mi­da, que Eladio con­si­de­ra his­tó­ri­ca, se sen­tó fren­te a Fidel. A las tres de la ma­dru­ga­da es­te le di­jo que lo acom­pa­ña­ra a la sa­la don­de te­nía los ob­se­quios que le ha­bían lle­va­do.

La de­le­ga­ción de Láncara lo ha­bía aga­sa­ja­do con tres co­fres que in­cluían ja­mo­nes de A Ca­ñi­za, cho­ri­zos, co­ñac, vino da Ri­bei­ra Sa­cra, aguar­dien­te de Por­to­ma­rín, que­so de Friol... Tam­bién un re­cuer­do de la ca­sa pa­ter­na de Láncara, que emo­cio­nó a Fidel. «Le lle­va­mos un sa­qui- to de tie­rra de la huer­ta. La to­có va­rias ve­ces y ti­ró una po­ca en el sue­lo. Llo­ró». En­tre esos re­ga­los tam­bién se en­con­tra­ba una ma­que­ta he­cha en ma­de­ra de 70 por 50 cen­tí­me­tros. Es­ta­ba gra­ba­do des­de el puente ro­mano has­ta la ca­sa de Fidel. El Río Nei­ra, la ca­rre­te­ra de Ba­ra­lla y el va­lle de Láncara. «Ás tres da ma­dru­ga­da, can­do es­ta­ba­mos to­man­do ca­fé e char­lan­do, Fidel e eu le­van­tá­mo­nos e en­tra­mos na sa­la on­de ti­ñan os co­fres e a ma­que­ta. Pre­gun­tou­me: ‘al­cal­de, ¿me en­se­ñas dón­de es­tá la ca­si­ta?’ Ta­mén me di­xo: ‘Pa­re­ce que ya lle­ga­ron los re­yes a Cu­ba’», re­cuer­da Eladio.

En su vi­si­ta a Láncara fue re­ci­bi­do por la ban­da de mú­si­ca de So­ber, que to­có el himno ga­lle­go y cu­bano, co­mió pul­po y car­ne y ju­gó una par­ti­da al do­mi­nó. En esa vi­si­ta, Fidel de­jó es­cri­ta la car­ta de agra­de­ci­mien­to que aquí se re­pro­du­ce y que se en­cuen­tra en la ca­sa con­sis­to­rial co­mo uno de sus gran­des te­so­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.