Ga­li­cia y Fra­ga fue­ron la puer­ta de ac­ce­so a la Unión Eu­ro­pea

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

La re­la­ción de Cas­tro con Ga­li­cia nun­ca fue uni­for­me. Co­no­cía có­mo era la tie­rra de su pa­dre, un hom­bre de fa­mi­lia hu­mil­de na­ci­do en Láncara (Lu­go) que lle­gó a ser te­rra­te­nien­te en Bi­rán, en el orien­te cu­bano. Pe­ro tras triun­far la Revolución, sal­vo un ti­tu­lar pu­bli­ca­do en La Voz en los años cin­cuen­ta don­de de­cía «ten­go pen­sa­do ir den­tro de un año a Ga­li­cia, la tie­rra de mi pa­dre», no pa­re­cía im­por­tar­le mu­cho lo que ocu­rría en el lu­gar de sus an­ces­tros. De he­cho, hu­bo que es­pe­rar cua­ren­ta años pa­ra que la gi­ra que ha­bía pro­me­ti­do en aquel ti­tu­lar se hi­cie­ra reali­dad. Y fue gra­cias a Ma­nuel Fra­ga.

De una for­ma u otra, du­ran­te el pri­mer via­je del en­ton­ces pre­si­den­te ga­lle­go a Cu­ba en 1991 sur­gió en­tre am­bos una es­pe­cie de fas­ci­na­ción y res­pe­to mu­tuo. «Es un hom­bre que sa­be», di­jo Cas­tro de Fra­ga. Y es­te lle­gó a lan­zar al­gu­na vez que «de ha­ber­se que­da­do a vi­vir en Cu­ba, se­ría Cas­tro». Más allá de ideo­lo­gías, el re­vo­lu­cio­na­rio le ayu­dó a qui­tar­se una espinita que lle­va­ba clavada des­de ha­cía tiem­po. Y el de Vi­lal­ba fue pa­ra el cu­bano su ba­za pa­ra en­trar en con­tac­to con la UE jus­to des­pués de la caída del Mu­ro de Ber­lín.

Pe­ro aque­lla es­tre­cha re­la­ción aca­bó res­que­bra­ján­do­se un po­co du­ran­te un des­en­cuen­tro ocu­rri­do en 1992 en la gi­ra que Fidel Cas­tro reali­zó por Ga­li­cia. Años des­pués el di­ri­gen­te cu­bano con­fe­sa­ría en una en­tre­vis­ta que Fra­ga le acon­se­jó que apli­ca­ra, tras el cam­bio en la URSS, una po­lí­ti­ca co­mo la que ha­bía lle­va­do a ca­bo Ni­ca­ra­gua. Eso no gus­tó a Cas­tro que, pe­se a to­do, di­jo que con­ti­nua­ba apre­cian­do al de Vi­lal­ba.

Des­pués de aque­llo Fra­ga aún re­gre­sa­ría a La Ha­ba­na en 1998. Y guián­do­se por aque­lla es­te­la tam­bién via­ja­ron a Cu­ba pos­te­rior­men­te Emilio Pé­rez Tou­ri­ño, en el 2007, y Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, en di­ciem­bre del 2013.

Cuan­do Ma­nuel Fra­ga lle­gó a la Xun­ta por pri­me­ra vez en 1989 de­bía cum­plir con un re­to que se ha­bía mar­ca­do dé­ca­das an­tes. Más de 37 años atrás, to­da­vía es­tan­do en el po­der Ful­gen­cio Ba­tis­ta, ha­bía tra­ta­do de via­jar a Cu­ba pa­ra acer­car­se has­ta Ma­na­tí, el lu­gar don­de ha­bía pa­sa­do par­te de su in­fan­cia. Pe­ro el re­sul­ta­do de ha­ber es­cri­to un li­bro so­bre las cons­ti­tu­cio­nes de los paí­ses ame­ri­ca­nos no tar­dó en aca­rrear­le con­se­cuen­cias per­so­na­les que trun­ca­ron aque­lla vi­si­ta a los lu­ga­res que re­cor­da­ba. El ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a Cu­ba no ha­bía sen­ta­do bien al dic­ta­dor. Por eso, el re­ci­bi­mien­to a Fra­ga no pu­do ser peor. Úni­ca­men­te pu­do es­tar 24 ho­ras en la is­la. Al­gu­nos de los que co­no­cen la his­to­ria di­cen que es­tu­vo a pun­to de ser de­cla­ra­do per­so­na non gra­ta. Esa era una de las ra­zo­nes que ex­pli­can, se­gún uno de sus co­la­bo­ra­do­res, el exa­ge­ra­do afán del ex ti­tu­lar de la Xun­ta por or­ga­ni­zar un via­je a Cu­ba.

Re­cep­ción de je­fe de Es­ta­do

Lo hi­zo en un mo­men­to en el que las re­la­cio­nes en­tre Es­pa­ña, con Fe­li­pe Gon­zá­lez al fren­te del Eje­cu­ti­vo, y el Go­bierno de la is­la no eran de lo más bo­yan­tes. Jus­to un año an­tes de que Fra­ga vo­la­ra con Ibe­ria has­ta La Ha­ba­na, Cas­tro or­de­na­ba ro­dear la em­ba­ja­da de Es­pa­ña en la ca­pi­tal ca­ri­be­ña. Lo hi­zo pa­ra obli­gar a Es­pa­ña a de­vol­ver a los re­fu­gia­dos cu­ba­nos que es­con­día en el in­mue­ble. Fra­ga co­no­cía per­fec­ta­men­te aque­llo. Por eso pre­pa­ró el via­je a con­cien­cia. Lla­mó a Gon­zá­lez, a la co­lo­nia cu­ba­na en Es­ta­dos Uni­dos, a em­pre­sa­rios ga­lle­gos que vi­vían por aquel en­ton­ces en Cu­ba co­mo Eduar­do Ba­rrei­ros, el in­dus­trial del mo­tor. La cam­pa­na­da la dio Cas­tro cuan­do apa­re­ció en el ae­ro­puer­to Jo­sé Mar­tí pa­ra dar la bien­ve­ni­da al ga­lle­go. Es­te jus­ti­fi­có el re­ci­bi­mien­to de ta­lla de je­fe de Es­ta­do di­cien­do que «es un hom­bre con un pa­pel muy im­por­tan­te en su país». En el ca­mino des­de la es­ca­le­ri­lla del avión has­ta el edi­fi­cio del ae­ro­puer­to, Fra­ga apro­ve­chó pa­ra trans­mi­tir­le sa­lu­dos

ÁN­GEL MI­LLÁN EFE

El co­man­dan­te no du­dó en de­gus­tar el pul­po du­ran­te su via­je a O Car­ba­lli­ño .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.