La re­la­ción en­tre Es­pa­ña y Cu­ba era ten­sa cuan­do Fra­ga hi­zo el pri­mer via­je

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

de Fe­li­pe y des­de aquel día era ra­ro que en los di­fe­ren­tes ac­tos que or­ga­ni­za­ba la co­lo­nia ga­lle­ga en Cu­ba pa­ra ho­me­na­jear a Fra­ga no apa­re­cie­ra Fidel. En uno de ellos, Fra­ga mos­tró sus ar­tes pa­ra ha­cer quei­ma­da. Y Cas­tro pre­gun­tó me­dio en bro­ma, jus­to an­tes de pro­bar el bre­ba­je, «No irá a es­ta­llar es­to, ¿no?».

Otro día Cas­tro lle­vó a Fra­ga al lu­gar don­de prac­ti­ca­ba pes­ca sub­ma­ri­na y allí fue don­de le di­jo có­mo pre­pa­rar su pla­to fa­vo­ri­to: la lan­gos­ta. Hay quien dice que fue ahí cuan­do lo in­vi­tó a ve­nir a Ga­li­cia y Cas­tro apro­ve­chó que Bar­ce­lo­na or­ga­ni­za­ba los Jue­gos pa­ra ha­cer ese via­je fu­gaz de dos días a Ga­li­cia en 1992. San­tia­go, Boi­ro, Po­bra de San Xu­lián, Lu­go, Láncara... Du­ran­te el re­co­rri­do pu­do sa­lu­dar a sus pri­mas, ade­más de ver la ca­sa de su pa­dre Án­gel, en Ar­mea de Arri­ba (Láncara). Ahí fue don­de el Go­bierno ga­lle­go or­ga­ni­zó una gran co­mi­da con po­lí­ti­cos de to­dos los co­lo­res en la que no fal­ta­ron el pul­po, la quei­ma­da... y, có­mo no, hu­bo par­ti­da de do­mi­nó tras el pos­tre. Qui­zá una de las más fo­to­gra­fia­das de la his­to­ria de la pren­sa. El en­ton­ces res­pon­sa­ble de la Xun­ta apro­ve­chó pa­ra mos­trar­le lo que se ha­cía en Ga­li­cia. Jun­tos Vi­si­ta­ron Te­le­vés, Jeal­sa... y co­mie­ron en Chi­co­lino, en A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal.

Lan­gos­tas en­ve­ne­na­das

Cas­tro y su co­mi­ti­va fue­ron alo­ja­dos en el ho­tel Ara­gua­ney, en San­tia­go, por­que el per­so­nal del Hos­tal dos Reis Ca­tó­li­cos es­ta­ba en huel­ga. Te­nían re­ser­va­da una sui­te, pe­ro al pa­re­cer el co­man­dan­te nun­ca lle­gó a alo­jar­se en ella. To­do por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad, por su­pues­to. Tam­bién por es­te mo­ti­vo su co­ci­ne­ro per­so­nal pro­ba­ba an­tes de ca­da co­mi­da o ape­ri­ti­vo to­do lo que po­día pa­sar des­pués por el pa­la­dar del lí­der cu­bano. Has­ta pen­só que las lan­gos­tas con gran­des co­ra­les po­dían es­tar en­ve­ne­na­das. No ha­bía vis­to na­da igual has­ta en­ton­ces. Es­ta­ban per­fec­tas. To­do fue so­bre rue­das du­ran­te esos dos días has­ta la ce­na en la que Fra­ga le plan­teó la ju­bi­la­ción po­lí­ti­ca.

Fidel y Fra­ga ju­gan­do al do­mi­nó en Noia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.