El ca­so Pa­di­lla, en 1971, fo­men­tó la de­ser­ción de bue­na par­te de los in­te­lec­tua­les que apo­ya­ban al cas­tris­mo

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

El ro­man­ce en­tre in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas y la revolución cu­ba­na en­car­na­da en su lí­der se rom­pió abrup­ta­men­te el 27 de abril de 1971 an­te me­dio cen­te­nar de tes­ti­gos y con una cá­ma­ra de ci­ne fil­mán­do­lo to­do. Du­ran­te los años 60, Cu­ba ha­bía re­pre­sen­ta­do la uto­pía, el pa­raí­so del ar­te y el pen­sa­mien­to asen­ta­do so­bre un ré­gi­men que que­ría aca­bar con las de­sigual­da­des y pro­me­tía el cie­lo en la tie­rra.

Co­mo su­ce­dió du­ran­te los años 20 en la URSS, es­cri­to­res, ci­neas­tas, fi­ló­so­fos y crea­do­res de to­dos los ám­bi­tos vi­si­ta­ron la is­la y re­gre­sa­ron ma­ra­vi­lla­dos. Cuan­do Jean Paul Sar­tre y Si­mo­ne de Beau­voir con­ta­ron en Pa­rís cuan­to ha­bían vis­to en La Ha­ba­na y ca­li­fi­ca­ron a Fidel Cas­tro de ami­go, la revolución al­can­zó su cé­nit.

Pe­ro esa no­che de abril, la fas­ci­na­ción se di­si­pó. Un es­cri­tor de 39 años lla­ma­do He­ber­to Pa­di­lla, ga­lar­do­na­do tres años an­tes con el pre­mio más im­por­tan­te de la poe­sía cu­ba­na, le­yó con la en­to­na­ción de un mal ac­tor una con­fe­sión de cul­pa que so­na­ba a pac­ta­da con los co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos del ré­gi­men: «Yo he in­ju­ria­do cons­tan­te­men­te a la Revolución».

Pa­ra en­ton­ces, la pre­sión so­bre los in­te­lec­tua­les era de so­bra co­no­ci­da. Ni­co­lás Gui­llén, el poe­ta del son, en­ton­ces pre­si­den­te de la Unión de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas de Cu­ba (Uneac), ju­gó un pa­pel mi­se­ra­ble pa­ra al­guien de su ta­lla li­te­ra­ria. Ajeno a to­da épi­ca, y des­de lue­go a la lí­ri­ca, ha­bía ejer­ci­do de co­rre­vei­di­le del Go­bierno pa­ra que se ne­ga­ra el pan y la sal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.