La fas­ci­na­ción de la cultura con él ter­mi­nó en amar­go de­sen­can­to

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

a Pa­di­lla y al­gu­nos más que em­pe­za­ban a cri­ti­car tí­mi­da­men­te al ré­gi­men. In­clu­so el em­ba­ja­dor de Chi­le, el tam­bién es­cri­tor Jor­ge Ed­wards —nom­bra­do por Sal­va­dor Allen­de— fue in­vi­ta­do a ir­se.

Die­ci­ocho días an­tes del jui­cio­far­sa a Pa­di­lla, Le Mon­de pu­bli­ca­ba una car­ta de re­pul­sa di­ri­gi­da a Cas­tro por un gru­po de in­te­lec­tua­les «so­li­da­rios con los prin­ci­pios y ob­je­ti­vos de la Revolución cu­ba­na». La fir­ma­ban los an­tes tan en­tu­sias­tas Sar­tre y Beau­voir, jun­to a Jean Da­niel, Mar­gue­ri­te Du­ras, Hans Mag­nus En­zens­ber­ger, Al­ber­to Mo­ra­via, Var­gas Llo­sa, Ju­lio Cor­tá­zar, Ga­briel Gar­cía Már­quez, Juan y Luis Goy­ti­so­lo, Oc­ta­vio Paz y otros mu­chos.

En una se­gun­da car­ta con más fir­man­tes —se su­ma­ron Pa­so­li­ni, Son­tag, Valente y Mar­sé, por ejem­plo— , se mos­tra­ban me­nos com­pren­si­vos. «Cree­mos un de­ber co­mu­ni­car­le nues­tra vergüenza y nues­tra có­le­ra», anun­cia­ban.

Las úl­ti­mas per­se­cu­cio­nes

Gar­cía Már­quez, por su amis­tad in­que­bran­ta­ble con Cas­tro, no la fir­mó. Cor­tá­zar, que tam­po­co lo hi­zo, en­vió otra a Hay­dée San­ta­ma­ría, di­rec­to­ra de Ca­sa de las Amé­ri­cas, tan am­bi­gua que no que­da cla­ro de qué la­do es­ta­ba. A par­tir de ahí, el nú­me­ro de in­te­lec­tua­les cau­ti­va­dos por la revolución cu­ba­na ca­yó en pi­ca­do.

Hu­bo una cier­ta li­be­ra­li­za­ción en los años 80, pe­ro la gra­ve si­tua­ción eco­nó­mi­ca de los 90 su­pu­so una vuel­ta a la re­pre­sión más du­ra. En 2003 fu­si­la­ron a tres per­so­nas que se­cues­tra­ron una lan­cha pa­ra di­ri­gir­se con ella a EE.UU. y en ple­na ola de per­se­cu­ción de di­si­den­tes en­car­ce­la­ron a 75 de ellos, in­clui­do el poe­ta Raúl Ri­ve­ro. En­ton­ces, Jo­sé Sa­ra­ma­go di­jo bas­ta. Y Eduar­do Galeano, otro de los po­cos aún fie­les a La Ha­ba­na, lo re­su­mió en un «Cu­ba due­le». Pa­ra en­ton­ces, el gran Ca­bre­ra In­fan­te ya lle­va­ba mu­chos años exi­lia­do.

Los me­dios cu­ba­nos, con­tro­la­dos por el Go­bierno, die­ron cuen­ta de for­ma elo­gio­sa del fa­lle­ci­mien­to de Cas­tro

«The New York Ti­mes» ana­li­za la muer­te con la cla­ve del en­fren­ta­mien­to per­pe­tuo con Es­ta­dos Uni­dos.

«Le Mon­de» y la pren­sa eu­ro­pea se cen­tran en la fa­ce­ta más his­tó­ri­ca del per­so­na­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.