«Ha­re­mos una ley pa­ra abor­dar el im­por­tan­tí­si­mo re­to de la con­ci­lia­ción»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Di­ri­ge uno de los de­par­ta­men­tos más sen­si­bles del Go­bierno ga­lle­go, el que de­fi­ne el apo­yo a las fa­mi­lias con los hi­jos, a los ma­yo­res, a las per­so­nas en ries­go de ex­clu­sión y a los ciu­da­da­nos con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad. Jo­sé Ma­nuel Rey Va­re­la (Fe­rrol, 1975) ase­gu­ra que la con­ci­lia­ción real se ha con­ver­ti­do «en un com­pro­mi­so de le­gis­la­tu­ra».

—En el año 2016 las cuen­tas de su de­par­ta­men­to subie­ron ca­si un 13 %, ¿se­gui­rán la mis­ma sen­da de re­cu­pe­ra­ción en el 2017?

—Lo im­por­tan­te es que esa sen­da co­men­zó el año pa­sa­do, lo que nos per­mi­tió que las po­lí­ti­cas so­cia­les de la Xun­ta au­men­ta­sen de for­ma muy sig­ni­fi­ca­ti­va, y es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que se con­so­li­de esa sen­da po­si­ti­va apos­tan­do por las po­lí­ti­cas so­cia­les.

—¿Tie­ne ci­fras con­cre­tas?

—No, se apro­bó el te­cho de gas­to y es­ta­mos tra­ba­jan­do des­de las di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra con­so­li­dar el pre­su­pues­to glo­bal.

—¿A qué áreas de su Con­se­lle­ría da­rán más im­pul­so es­tas cuen­tas?

—A tres fun­da­men­ta­les: la apues­ta por la fa­mi­lia, y den­tro de ella a con­so­li­dar el pro­gra­ma de apo­yo a la na­ta­li­dad; en se­gun­do lu­gar a los co­lec­ti­vos en si­tua­ción de ex­clu­sión o cer­ca­nos a la ex­clu­sión so­cial, con el fin de se­guir desa­rro­llan­do la agen­da so­cial úni­ca de Ga­li­cia; y en ter­cer lu­gar a nues­tros ma­yo­res y al sec­tor de la dis­ca­pa­ci­dad. Son nues­tros ob­je­ti­vos fun­da­men­tal­men­te pa­ra el año 2017.

—La de­mo­gra­fía es uno de los gran­des re­tos de su área, ¿con cien mil mu­je­res en pa­ro, la Ces­ta Ben­vi­da so­lu­cio­na al­go?

—La Ces­ta Ben­vi­da es un sím­bo­lo de una po­lí­ti­ca que es­ta­mos ha­cien­do pa­ra fo­men­tar la na­ta­li­dad, pe­ro es­tá den­tro de otros da­tos que creo que son muy im­por­tan­tes. La Ces­ta Ben­vi­da in­clu­ye in­for­ma­ción pa­ra so­li­ci­tar una ayu­da de cien eu­ros al mes que es úni­ca en to­da Es­pa­ña, es de­cir, la Tar­xe­ta Ben­vi­da, pa­ra que los nue­vos ga­lle­gos y ga­lle­gas no ten­gan ne­ce­si­da­des en pro­duc­tos bá­si­cos co­mo ali­men­ta­ción, pa­ña­les, le­che in­fan­til, cre­mas y de­más. Re­co­ge tam- bién las de­duc­cio­nes fis­ca­les que Ga­li­cia tie­ne pa­ra apo­yar la ma­ter­ni­dad, o las po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción, don­de he­mos con­se­gui­do su­pe­rar la ra­tio de pla­zas re­co­men­da­da por la UE en las es­cue­las in­fan­ti­les. No de­be­mos de que­dar­nos con el en­vol­to­rio sino con que Ga­li­cia es la co­mu­ni­dad de Es­pa­ña que más es­tá apo­yan­do a la fa­mi­lia.

—En la úl­ti­ma eta­pa se han pues­to en mar­cha ini­cia­ti­vas co­mo la Tar­xe­ta Ben­vi­da, el Bono Coi­da­do o las casas ni­do, ¿ha­brá otras?

—Sí. Cree­mos que hay dos po­lí­ti­cas fun­da­men­ta­les pa­ra el im­pul­so de­mo­grá­fi­co, las me­di­das que en­cie­rra el plan de apo­yo a la na­ta­li­dad, que se cen­tran en la ayu­da eco­nó­mi­ca; y otra par­te muy im­por­tan­te que es la con­ci­lia­ción, con es­cue­las in­fan­ti­les, el Bono Coi­da­do, casas ni­do, guar­de­rías en los po­lí­go­nos in­dus­tria­les, y en don­de va­mos a abor­dar tam­bién una ley que ayu­de a la con­ci­lia­ción. He­mos com­pro­me­ti­do una ley de im­pul­so de­mo­grá­fi­co y una ley de me­dia­ción fa­mi­liar que in­tro­du­ci­rá me­di­das que de­be­mos pac­tar con to­dos los sec­to­res so­cia­les y en­tre to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos, pa­ra ha­cer una apues­ta im­por­tan­tí­si­ma por la con­ci­lia­ción.

—Es­ta le­gis­la­ción re­co­ge­rá las me­di­das ac­tua­les, ¿y nue­vas?

—No pue­do de­ta­llar­las por­que que­re­mos un gran acuer­do, por lo que no se­rán las me­di­das de un gru­po po­lí­ti­co, sino que se tra­ta de es­cu­char a to­dos y de ser ca­pa­ces de es­ta­ble­cer es­to co­mo una prioridad pa­ra to­dos los ga­lle­gos. Ahí se ve­rán me­di­das más con­cre­tas. Te­ne­mos que te­ner una ley am­bi­cio­sa, por­que tie­ne que re­co­ger es­te ob­je­ti­vo im­por­tan­tí­si­mo de fa­ci­li­tar la con­ci­lia­ción. Se ha ha­bla­do de mu­chas co­sas en torno a es­te te­ma, co­mo el de los ho­ra­rios, hay que te­ner la va­len­tía de lle­var­lo a la ley.

—El ho­ra­rio la­bo­ral es uno de los gran­des pro­ble­mas pa­ra con­ci­liar, ¿es­ta­rá in­clui­do en la ley?

—Creo que sí.

—¿Se apro­ba­rá es­ta le­gis­la­tu­ra?

—Es un com­pro­mi­so de le­gis­la­tu­ra.

—Es­te año au­to­ri­za­ron 30 casas ni­do en el ru­ral, ¿ha­brá más?

—Sí, por­que el ob­je­ti­vo es am­bi­cio­so, que to­dos los ga­lle­gos que vi­ven en el me­dio ru­ral ten­gan un re­cur­so de con­ci­lia­ción.

—¿Man­ten­drá la Tar­xe­ta Ben­vi­da en to­da la le­gis­la­tu­ra?

—De­pen­de de las le­yes de pre­su­pues­tos de ca­da año. Des­de el prin­ci­pio di­je que la me­di­da tie­ne vo­ca­ción de per­ma­nen­cia. El pre­si­den­te afir­mó que en el 2017 es­ta­rá, y la vo­ca­ción es de per­ma­nen­cia.

—¿Ha tes­ta­do la Con­se­lle­ría si es­tas me­di­das tie­nen un efec­to po­si­ti­vo en la na­ta­li­dad?

—La na­ta­li­dad es un re­to que tie­ne mu­chos con­di­cio­nan­tes y hay que ir abor­dán­do­los to­dos uno a uno, pe­ro to­do un pa­que­te de me­di­das bien orien­ta­do pue­de po­ten­ciar nues­tro ob­je­ti­vo, que es in­cre­men­tar la na­ta­li­dad.

—A fi­na­les del 2015 ha­bía 14.000 per­cep­to­res de la Ris­ga y en el 2010 unos 7.000. Cuan­do se ha­bla de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca cho­can es­tas ci­fras.

—Por­que ca­da vez lle­ga­mos a más gen­te. La cri­sis que he­mos pa­sa­do no so­la­men­te ha in­cre­men­ta­do di­rec­ta­men­te la ex­clu­sión so­cial, creo que lo más im­por­tan­te de to­do es que ha vi­si­bi­li­za­do mu­cho más es­ta si­tua­ción.

—Una de las crí­ti­cas a la Ris­ga es la de­mo­ra en la tra­mi­ta­ción.

—Uno de los pri­me­ros te­mas que a mí me en­car­ga el pre­si­den­te Fei­joo es que no se su­peren los pla­zos es­ta­ble­ci­dos en la ley, que son dos me­ses, y se es­tán cum­plien­do.

—Los tra­ba­ja­do­res so­cia­les ha­blan de más.

—Siem­pre di­go que cuan­do al­guien co­noz­ca un ca­so me lo ha­ga sa­ber, por­que las ci­fras es­con­den per­so­nas que ne­ce­si­tan un apo­yo es­pe­cial. Es cier­to que es una tra­mi­ta­ción con­jun­ta en­tre ayun­ta­mien­tos y co­mu­ni­dad, y la co­mu­ni­dad no pue­de ga­ran­ti­zar pla­zos de otras ad­mi­nis­tra­cio­nes.

—¿Hay tra­bas en los con­ce­llos?

—Hay ayun­ta­mien­tos en don­de los téc­ni­cos tie­nen un vo­lu­men de tra­ba­jo que aca­ba di­fi­cul­tan­do a ve­ces el cum­pli­mien­to de los pla­zos, pe­ro la cues­tión no es cam­biar la pe­lo­ta de te­ja­do sino tra­ba­jar jun­tos.

SAN­DRA ALON­SO

Rey Va­re­la, en su des­pa­cho en San Cae­tano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.