Fidel Cas­tro: el mi­to y la reali­dad

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Ro­ber­to L. Blan­co Valdés

Es­cri­be León Tols­tói, al prin­ci­pio de Ana Ka­re­ni­na: «To­das las fa­mi­lias di­cho­sas se pa­re­cen y las des­gra­cia­das lo son ca­da una a su ma­ne­ra». Con los dic­ta­du­ras y los dic­ta­do­res pa­sa igual: que to­das las dic­ta­du­ras son igua­les aun­que los dic­ta­do­res se re­vis­ten de ro­pa­jes di­fe­ren­tes.

Es ese con­tras­te el que per­mi­te ex­pli­car la cons­truc­ción del mi­to de Fidel, di­cho así, sin ape­lli­dos. Fidel, el lu­cha­dor con­tra el im­pe­ria­lis­mo («pa­tria o muer­te»), va­lien­te ene­mi­go del Tío Sam, que so­lo con su de­ter­mi­na­ción re­sis­tió los ata­ques del país más po­de­ro­so de la tie­rra. Fidel, el su­per­hom­bre que, mo­vi­do por el in­fi­ni­to amor al pue­blo, de­di­có una vi­da en­te­ra a cons­truir la ar­ca­dia fe­liz de la que dis­fru­tan los cu­ba­nos des­de ha­ce más de me­dio si­glo: un país con una edu­ca­ción ma­ra­vi­llo­sa y un sis­te­ma sa­ni­ta­rio que no tie­nen pa­ran­gón, don­de no hay cla­ses y don­de to­dos, hom­bro con hom­bro, tra­ba­jan cam­pos y ciu­da­des con una so­li­da­ri­dad que no de­ja lu­gar pa­ra los gus­tos bur­gue­ses y las am­bi­cio­nes per­so­na­les.

Fidel, que ni era pre­si­den­te ni je­fe de Go­bierno, sino so­lo un ser­vi­dor del pue­blo, el co­man­dan­te de una revolución per­ma­nen­te don­de to­dos par­ti­ci­pan en pie de igual­dad en la adop­ción de las de­ci­sio­nes co­lec­ti­vas, de las que so­lo es­tán apar­ta­dos aque­llos que de­ci­den ex­cluir­se: los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, que, pa­ga­dos por los dó­la­res de Was­hing­ton o Mia­mi, cons­pi­ran pa­ra des­truir la gran obra del pue­blo más li­bre de la tie­rra. Fidel, en fin, el re­vo­lu­cio­na­rio ge­ne­ro­so, el cau­di­llo ex­tra­or­di­na­rio, el di­ri­gen­te om­nis­cien­te, el gran pa­dre, gran her­mano y gran ami­go de su pue­blo.

Pe­se a la na­tu­ra­le­za ex­tra­va­gan­te e in­fan­til de esa pro­pa­gan­da, el mi­to de Fidel ha re­sul­ta­do tan po­ten­te co­mo pa­ra en­can­di­lar a mi­llo­nes de per­so­nas, que, sub­yu­ga­das por una ab­so­lu­ta fan­ta­sía, han de­mos­tra­do du­ran­te años y años ser in­ca­pa­ces de ver, o de acep­tar, la reali­dad que se es­con­de de­trás de to­do ese gro­tes­co tea­tri­llo: una te­rri­ble dic­ta­du­ra y una so­cie­dad que, pa­ra­li­za­da por un pa­to­ló­gi­co cul­to a la per­so­na­li­dad, ha so­por­ta­do de­ce­nios de au­to­ri­ta­ris­mo y de mi­se­ria. Un país en­te­ro su­je­to a los ca­pri­chos de una cas­ta ob­se­sio­na­da, co­mo en to­dos las dic­ta­du­ras, por man­te­ner­se en el po­der, que ha per­se­gui­do con sa­ña a cual­quie­ra que se ha atre­vi­do a dis­cre­par. Un país em­po­bre­ci­do, que, más allá de otro gran mi­to (el del blo­queo), no pue­de com­prar por­que no pue­de pa­gar y en el que la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción lle­va dé­ca­das so­por­tan­do ra­cio­na­mien­tos y es­ca­sez. Un país, en fin, con­ver­ti­do en una cár­cel pa­ra cien­tos de mi­les de cu­ba­nos, que han tra­ta­do de huir del atroz gu­lag cas­tris­ta, con­fun­di­dos, se­gún el gran dic­ta­dor, por la pro­pa­gan­da im­pe­ria­lis­ta.

Un gu­lag que, fue­ra de Cu­ba, aplau­den, ¡to­da­vía hoy!, los que des­de la li­ber­tad, la se­gu­ri­dad y el con­fort del Oc­ci­den­te del con­su­mo y el bie­nes­tar re­nie­gan del ca­pi­ta­lis­mo y de la de­mo­cra­cia bur­gue­sa y di­cen ad­mi­rar, con un ci­nis­mo obs­ceno, un ré­gi­men po­lí­ti­co ba­jo el cual no po­drían vi­vir ni si­quie­ra me­dia ho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.