Pa­tria y muer­te

Eduar­do Ries­tra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Mi ami­go el fo­tó­gra­fo En­ri­que Me­ne­ses, que ha­bía es­ta­do en Sie­rra Maes­tra jun­to a Fidel, Raúl y el Che Gue­va­ra, me pro­pu­so en el año 2007 la edi­ción de una bio­gra­fía de Cas­tro, cu­ya muer­te pa­re­cía en­ton­ces in­mi­nen­te y era cau­sa de cons­tan­tes bu­los. Pa­ra ello nos pa­re­ció in­tere­san­te re­ca­bar una vi­sión des­de dos ex­tre­mos opues­tos —o no tan­to— de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la: Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne y San­tia­go Ca­rri­llo. En­ri­que en­tre­vis­tó a am­bos, al pri­me­ro en el Se­na­do y al se­gun­do en su do­mi­ci­lio de Ma­drid. Pe­ro po­co sa­ca­mos en lim­pio de unas de­cla­ra­cio­nes pre­sun­tuo­sas y va­cuas del de Vi­llal­ba y me­nos aún de al­gu­nos chis­mes del co­mu­nis­ta que aca­bó pi­dien­do que fue­sen bo­rra­dos al fi­nal de la en­tre­vis­ta, pe­ti­ción a la que por su­pues­to En­ri­que hi­zo ca­so omi­so. Tam­bién so­li­ci­ta­mos al fa­mo­so pe­rio­dis­ta del New Yor­ker Jon Lee An­der­son, des­cu­bri­dor del cuer­po del Che en Bo­li­via y au­tor de su más im­por­tan­te bio­gra­fía, que es­cri­bie­se un pró­lo­go pa­ra la nues­tra, co­sa que hi­zo con gran ge­ne­ro­si­dad. Pues bien, tan­to Fra­ga co­mo Ca­rri­llo mu­rie­ron en el 2012, y En­ri­que, de­jan­do pro­fun­da tris­te­za en­tre sus ami­gos, en los pri­me­ros días del 2013. Fidel, apar­ta­do del po­der y ves­ti­do de chán­dal co­mo un uti­lle­ro ju­bi­la­do, fue alar­gan­do su exis­ten­cia has­ta el pa­sa­do vier­nes. A En­ri­que, una vez, en El Cai­ro, le di­jo el Che que Fidel lo ha­bía con­de­na­do a muer­te por des­ve­lar an­tes de tiem­po al mun­do que los bar­bu­dos eran co­mu­nis­tas. No sé con qué ca­ra se va a en­fren­tar al fo­tó­gra­fo es­tos días si se lo en­cuen­tra.

Com­par­tín quin­ce reunións con Fidel Cas­tro, in­cluí­das tres lon­gas co­mi­das e ca­tro ceas. Sem­pre fo­ra o meu lí­der, o meu re­fe­ren­te po­lí­ti­co e co­ñe­cino en La Ha­ba­na o 7 de xa­nei­ro de 1985. Por aquel en­tón, o meu Con­ce­llo, Olei­ros, de­cla­rouno con­ce­llei­ro ho­no­rí­fi­co dian­te do aco­so do PP, que que­ría prohi­bir­lle a súa en­tra­da en Ga­li­cia. Fo­mos a Cu­ba un­ha ex­pe­di­ción de 98 per­soas e, despois da me­dia­ción do al­cal­de de La Ha­ba­na e de ser in­te­rro­ga­dos po­los ser­vi­zos de se­gu­ri­da­de, ci­tá­ron­nos pa­ra una reunión con un al­to di­ri­xen­te, sen di­cir­nos quen era. Can­do se abri­ron as por­tas do sa­lón, apa­re­ceu el e de­mos­trou ser un enor­me cu­rio­so, un

Ufan­tás­ti­co con­ver­sa­dor e un­ha per­soa moi hu­ma­na, moi pró­xi­ma e afa­ble du­ran­te as dúas ho­ras que du­rou o en­con­tro. Ese afán por apren­der e pre­gun­tar e a súa cer­ca­nía ao po­bo son al­gun­has das lec­cións que me dei­xa de to­dos es­tes anos.

Del di­xé­ron­se moi­tas bar­ba­ri­da­des froi­to do des­co­ñe­ce­men­to e o tó­pi­co. Eu só po­do di­cir que mo­rreu o re­vo­lu­cio­na­rio máis im­por­tan­te do sécu­lo pa­sa­do. O lí­der que si­tuou a Cu­ba no mun­do e que axu­dou a con­se­guir a in­de­pen­den­cia de moi­tos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na e Áfri­ca. Non hou­bo nin­guén co­ma el, quen de coope­rar des­de Cu­ba coa li­be­ra­ción de Na­mi­bia, Mo­zam­bi­que, An­go­la, Etio­pía ou o Con­go. Nin­guén no de los efec­tos se­cun­da­rios pro­vo­ca­dos por el ex­ce­so de in­for­ma­ción es la pro­li­fe­ra­ción de jui­cios pa­ra­le­los a tra­vés de los me­dios, que ge­ne­ral­men­te in­du­cen a con­de­nar al en­cau­sa­do. La con­de­na siem­pre es más ren­ta­ble que la inocen­cia.

Los seres hu­ma­nos reac­cio­na­mos emo­cio­nal­men­te igual fren­te a una pér­di­da real o sim­bó­li­ca. So­mos seres sim­bó­li­cos a los que per­der un ser que­ri­do due­le igual que sen­tir que uno ha per­di­do el ho­nor, la dig­ni­dad o el es­ta­tus so­cial.

No es di­fí­cil com­pren­der el es­ta­do aními­co de la al­cal­de­sa ha­bien­do per­di­do sim­bó­li­ca­men­te to­do y, qui­zá, por na­da. Ri­ta Bar­be­rá era un zom­bi, es­ta­ba muer­ta sim­bó­li­ca­men­te mu­cho an­tes de mo­rir­se en la reali­dad.

Se mi­ni­mi­za el pa­de­ci­mien­to de quien se ve so­me­ti­do a un jui­cio me­diá­ti­co: si eres cul­pa­ble, te co­mes un lin­cha­mien­to so­cial aña­di­do du­ran­te to­do el tiem­po que tar­de axu­dou co­ma el a er­guer Amé­ri­ca La­ti­na.

Mo­rreu o lí­der, non o di­ta­dor. Di­ta­du­ras son as dos glo­ba­li­za­do­res, as das mul­ti­na­cio­nais e as dos ase­si­nos que fan da gue­rra un ins­tru­men­to non pa­ra li­be­rar aos po­bos e axu­dar á xen­te a ser un pou­co me­llor e ter máis re­cur­sos, se­nón que pre­fi­ren o ex­po­lio pa­ra se­guir me­dran­do.

Nes­tes mo­men­tos de enor­me dor e amar­gu­ra, com­pre man­dar os me­llo­res desexos ao po­bo cu­bano e aos seus di­ri­xen­tes. O le­ga­do de Fidel non aca­ba coa súa mor­te. O seu le­ga­do é axu­dar­nos a pen­sar, apos­tar po­la edu­ca­ción e a xen­te. Foi­se o lí­der. Mo­rreu o meu lí­der. Xa non te­ño re­fe­ren­te. Co­mo di­ría el, «has­ta la vic­to­ria siem­pre». en fa­llar­se la sen­ten­cia y asu­mir la pe­na, y si eres inocen­te, te lo co­mes de por vi­da, por­que en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo siem­pre pre­va­le­ce la du­da, el fa­tí­di­co «al­go ha­ría».

El aco­so me­diá­ti­co es una si­tua­ción pa­ra­dig­má­ti­ca de lo que es el es­trés: sen­tir­se ame­na­za­do se­ria­men­te pe­ro sin po­der huir ni ata­car. Su­frir un es­cra­che con­ti­nuo de cá­ma­ras y pa­pa­ra­zis, es­tar per­ma­nen­te­men­te en bo­ca y bo­ca­zas de to­do ti­po de in­di­vi­duos que uti­li­zan los in­di­cios co­mo prue­bas de car­go in­ape­la­bles, pa­de­cer el re­cha­zo de la re­cua de co­bar­des adu­la­do­res en los bue­nos tiem­pos que es­ca­pan co­mo ra­tas cuan­do más los ne­ce­si­tas... El ca­ta­clis­mo me­ta­bó­li­co que es­to pro­du­ce es de tal ca­li­bre que se vuel­ve tó­xi­co pa­ra el or­ga­nis­mo. Mu­chos no lo so­por­tan y mue­ren.

La muer­te de Ri­ta Bar­be­rá ha si­do el dra­má­ti­co co­lo­fón de uno de es­tos jui­cios de te­le­dia­rio y ter­tu­lia ama­ri­lla en los que to­do el mun­do juz­ga y con­de­na aún an­tes de «La li­ber­tad no se men­di­ga. Se con­quis­ta con el fi­lo de un ma­che­te». Y es­te ma­che­te de pa­la­bras se ha le­van­ta­do du­ran­te dé­ca­das en las dos ori­llas. En Mia­mi y La Ha­ba­na. Mar­tí, pa­dre de Caín y Abel. Cu­ba, ese bar­co que flo­ta en­tre la api­so­na­do­ra es­ta­dou­ni­den­se y la es­ca­le­ra de los sue­ños ro­tos. Pin­ta­ban un bo­ni­to ho­ri­zon­te sin avi­sar de lo que ha­bía en el ca­mino. A Fidel Cas­tro no lo juz­ga­rá la his­to­ria. Lo si­guen juz­gan­do los hom­bres. Los co­man­dan­tes en­tien­den de muer­te. Pe­ro la muer­te, la más re­vo­lu­cio­na­ria, no en­tien­de de co­man­dan­tes.

EL TONEL DE DIÓGENES

exis­tir un fa­llo for­mal. Pe­ro no es, no ha si­do ni se­rá el úl­ti­mo si no so­mos ca­pa­ces de po­ner co­to a las ins­truc­cio­nes ex­prés, a las fil­tra­cio­nes in­to­le­ra­bles de los pro­ce­sos ba­jo se­cre­to de su­ma­rio, al des­gua­ce gra­tui­to del ho­nor de la gen­te, a la fal­ta de res­pe­to de la pre­sun­ción de inocen­cia, al ne­go­cio del lin­cha­mien­to, a la cruel­dad de las re­des so­cia­les, a los ges­tos mi­se­ra­bles e in­hu­ma­nos que so­lo bus­can el fo­co de la aten­ción pa­ra un be­ne­fi­cio par­ti­dis­ta.

Por su­pues­to que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad di­fe­ri­da a la ho­ra de tra­tar es­te ti­po de cau­sas. Pa­re­ce que ha­cer vi­ral la de­ten­ción de Ra­to, el os­tra­cis­mo de Bar­be­rá o a la in­fan­ta en el ban­qui­llo ha­ce me­nos da­ño que mos­trar otros dra­mas anó­ni­mos, pe­ro las dos co­sas son igual de desas­tro­sas pa­ra quien las su­fre.

Hay que pa­rar es­tos pro­ce­sos pa­ra­le­los. To­dos po­de­mos ser Ri­ta, con­vie­ne no ol­vi­dar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.