El sol­da­do que so­ñó una red so­cial

Un com­ba­tien­te bel­ga so­li­ta­rio con­vir­tió pe­rió­di­cos de me­dio mun­do en su par­ti­cu­lar Fa­ce­book. La Voz le pu­bli­có un «post»: pe­día car­tear­se con un es­pa­ñol

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Á. M. CAS­TI­ÑEI­RA

Lle­ga una pos­tal del fren­te. La en­vía un sol­da­do bel­ga. El re­mi­ten­te ex­pli­ca que en tiem­pos de paz so­lía leer La Voz y que tie­ne «vi­vos de­seos» de «po­seer per­fec­ta­men­te el idio­ma es­pa­ñol». Así que rue­ga la in­ser­ción de una no­ta en el pe­rió­di­co, por­que quie­re man­te­ner co­rres­pon­den­cia «con quien gus­te di­ri­gír­se­la, y cam­biar tar­je­tas postales con vis­tas». Aun­que la his­to­ria no es nue­va —van dos años de com­ba­tes en Eu­ro­pa y la co­mu­ni­ca­ción en­tre tro­pas y ma­dri­nas de gue­rra es ha­bi­tual—, es lla­ma­ti­va. Así que el di­rec­tor la man­da di­rec­ta a la pri­me­ra pá­gi­na. Qui­zás, a cau­sa de esa de­ci­sión, en un ca­jón de al­gu­na vie­ja có­mo­da, en cual­quier ca­sa de Ga­li­cia, des­can­sen hoy car­tas con la fir­ma M. La­peau.

Pe­ro hay más. La pos­tal es una pe­que­ña pie­za de la his­to­ria. Mon­sieur La­peau (nun­ca es­cri­be ni su nom­bre ni su ini­cial) ma­ta el tiem­po en la trin­che­ra so­ñan­do una es­pe­cie de red so­cial. Es­cri­be car­tas a dia­rios de me­dio mun­do, so­bre to­do an­glo­sa­jo­nes, por­que, ex­pli­ca a ve­ces, se sien­te so­lo. Y con­vier­te la pren­sa en su mu­ro de Fa­ce­book. En oca­sio­nes se di­ri­ge a los di­rec­to­res pa­ra pe­dir­les ejemplares, ya que es fi­ló­lo­go y lec­tor im­pe­ni­ten­te, ase­gu­ra. Otras ve­ces va más allá —el Fo­rest City Press, de Da­ko­ta del Sur, re­co­ge el 20 de sep­tiem­bre de 1916 una «in­so­len­te» pe­ti­ción al res­pon­sa­ble de una ta­ba­que­ra: «Al­gu­nos de sus cé­le­bres ci­ga­rri­llos pa­ra ha­cer mis mo­men­tos de so­le­dad al­go me­jo­res»—. Las más, bus­ca sim­ple­men­te amis­tad y alien­to pa­ra so­bre­lle­var el com­ba­te.

Cró­ni­ca des­de Ypres

La­peau se ani­ma tam­bién a con­tar su ex­pe­rien­cia en la Gran Gue­rra. A The Brooklyn Daily Ea­gle le en­vía el re­la­to de su par­ti­ci­pa­ción en una ba­ta­lla al nor­te de Ypres. El dia­rio lo apro­ve­cha en for­ma de cró­ni­ca el 27 de ju­nio de 1915 y lo re­ma­ta con un pro­fun­do agra­de­ci­mien­to por su ca­li­dad.

El bel­ga se pa­sa con­va­le­cien­te bue­na par­te de 1916. El 3 de fe­bre­ro, en el Van­cou­ver Daily World, que co­no­ce por com­pa­ñe­ros ca­na­dien­ses, apa­re­ce una no­ta su­ya. So­li­ci­ta ejemplares pa­ra que los he­ri­dos se en­tre­ten­gan. Y apro­ve­cha: «Al­gún lec­tor su­yo es­ta­rá in­tere­sa­do, sin du­da, en el des­tino de un sol­da­do so­li­ta­rio». El 11 de agos­to, The Hart­ford Re­pu­bli­can, de Ken­tucky, lo si­túa aún en el Hos­pi­tal Bel­ga de Avran­ches, en Nor­man­día. Jus­to tres me­ses des­pués in­sis­te en The Aus­tra­la­sian, de Mel­bour­ne. «Sol­da­do bel­ga, so­li­ta­rio, edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria, desea­ría car­tear­se con per­so­na aus­tra­lia­na, in­ter­cam­biar postales y ob­je­tos cien­tí­fi­cos».

«Una ami­ga»

The Ot­ta­wa Jour­nal apor­ta una gran no­ve­dad el 6 de di­ciem­bre. Ti­tu­la: «Un bel­ga so­li­ta­rio ha en­con­tra­do una ami­ga». Miss C. Ho­ward lee en ese pe­rió­di­co una de las no­tas del sol­da­do. Le es­cri­be. El Jour­nal pu­bli­ca la res­pues­ta de La­peau. «Es­toy muy con­ten­to de man­te­ner co­rres­pon­den­cia con us­ted [...]. Soy un hom­bre jo­ven de cultura re­fi­na­da», le dice a la chi­ca. Le ex­pli­ca tam­bién que no tie­ne fa­mi­lia. Aun­que es di­fí­cil sa­ber si hu­bo más se­ño­ri­tas Ho­ward, pa­re­ce más que ve­ro­sí­mil.

La úl­ti­ma co­mu­ni­ca­ción co­no­ci­da sa­le el 24 de oc­tu­bre de 1918 en el Los An­ge­les Eve­ning He­rald. «Aquí hay una opor­tu­ni­dad pa­ra man­te­ner co­rres­pon­den­cia e in­ter­cam­biar sou­ve­nirs con un sol­da­do bel­ga so­li­ta­rio [...]. Tie­ne 29 años y vi­vió en Es­ta­dos Uni­dos».

En los ar­chi­vos del Museo Real del Ejér­ci­to bel­ga so­lo exis­te un sol­da­do con su ape­lli­do: Geor­ges La­peau, na­ci­do en Swe­veg­hem, un pue­blo va­lón, el 19 de di­ciem­bre de 1886. La edad no se co­rres­pon­de por po­co. Es tam­bién el úni­co La­peau que fi­gu­ra en el re­gis­tro de caí­dos en com­ba­te, que so­lo aña­de a la in­for­ma­ción an­te­rior una fe­cha: 14 de oc­tu­bre de 1918. Diez días an­tes de la no­ta del Eve­ning He­rald. Fal­ta­ban 28 pa­ra el fi­nal de la con­tien­da.

A la iz­quier­da, el tex­to de La­peau en la pri­me­ra pá­gi­na de La Voz. Arri­ba, al­gu­nas de las car­tas que en­vió a dia­rios de Aus­tra­lia y Nor­tea­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.