Ci­ne pa­ra sal­var mie­dos o que­rer­se más

El psi­có­lo­go ga­lle­go Jai­me Bur­que, her­mano del ac­tor Ma­nuel Bur­que, fo­men­ta el uso de pe­lí­cu­las co­mo com­ple­men­to de los tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - MA­RÍA CE­DRÓN

Es com­pli­ca­do ver El gran Le­bowsky y no reír­se. La pe­lí­cu­la de los her­ma­nos Coen es ca­paz de pro­vo­car con hu­mor in­te­li­gen­te más de una car­ca­ja­da en­tre el pú­bli­co. Y reír­se, co­mo dice el psi­có­lo­go ga­lle­go Jai­me Bur­que, es bueno. So­bre esa ba­se fue co­mo es­te es­pe­cia­lis­ta, que tie­ne con­sul­ta en A Co­ru­ña, em­pe­zó a acon­se­jar ha­ce años a sus pa­cien­tes que vie­ran pe­lí­cu­las co­mo com­ple­men­to a la te­ra­pia que les apli­ca­ba en ca­da ca­so.

«La co­sa co­men­zó po­co a po­co. Em­pe­cé a acon­se­jar­les que vie­ran una co­me­dia, al­gu­na pe­lí­cu­la de mie­do, un th­ri­ller o al­go de ac­ción, de­pen­dien­do de ca­da ca­so. Pe­ro to­das las pe­lí­cu­las de­bían de te­ner un de­ter­mi­na­do ni­vel de ca­li­dad, no re­co­mien­do un te­le­fil­me de los de la so­bre­me­sa», dice aho­ra es­te es­pe­cia­lis­ta que ha apli­ca­do una afi­ción a su tra­ba­jo.

El ex­pe­ri­men­to re­sul­tó y aque­lla idea fue cre­cien­do has­ta con­ver­tir­se, con la ayu­da de su her­ma­na Ol­ga —tam­bién psi­có­lo­ga— y su otro her­mano el ac­tor y guio­nis­ta Ma­nuel Bur­que, en una pá­gi­na web con su res­pec­ti­vo blog que re­ci­be vi­si­tas de to­da Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca. «Has­ta me es­cri­bió una chi­ca de Ar­gen­ti­na que di­jo que ha­bía ba­sa­do su doc­to­ra­do en la pá­gi­na web», dice.

Fil­mo­te­ra­pia.com no es más que una guía abier­ta a to­do el mun­do en la que tra­ta de ex­pli­car có­mo las pe­lí­cu­las bien uti­li­za­das pue­den ser un com­ple­men­to te­ra­péu­ti­co fan­tás­ti­co pa­ra tra­tar pro­ble­mas que van des­de la ba­ja au­to­es­ti­ma has­ta la fo­bia a los pe­rros. «Al ver una pe­lí­cu­la se ac­ti­van nues­tras emo­cio­nes, au­men­ta el pen­sa­mien­to crí­ti­co. Nos ayu­da a sa­car to­do lo que te­ne­mos den­tro. La gen­te pue­de en­fren­tar­se a sus mie­dos o ga­nar ha­bi­li­da­des», aña­de.

Pa­ra due­los y fo­bias

¿Y a qué ti­po de pro­ble­mas pue­de apli­car­se es­ta te­ra­pia al­ter­na­ti­va? «Pue­den usar­se en los pro­ce­sos de due­lo, tan­to por de­sa­mor co­mo por una muer­te; pa­ra tra­tar una fo­bia... Lo que hay que te­ner cla­ro es cuán­do re­co­men­dar la pe­lí­cu­la y cuál es la más ade­cua­da pa­ra ca­da uno. De­pen­de del mo­men­to. No to­do va­le. No hay que ge­ne­ra­li­zar. Es al­go per­so­na­li­za­do y las pe­lí­cu­las son un com­ple­men­to de la te­ra­pia», ma­ti­za. Y to­do de­pen­de tam­bién de lo abier­to de men­te que sea el pa­cien­te pa­ra re­co­men­dar un tí­tu­lo u otro. Aun­que to­do es em­pe­zar.

La pá­gi­na web a la que pue­de ac­ce­der­se a tra­vés de jai­me­bur­que.com/blog/ da a co­no­cer un lis­ta­do de pe­lí­cu­las adap­ta­das a ca­da ti­po de pro­ble­ma don­de tra­tan di­fe­ren­tes as­pec­tos que van des­de el coaching has­ta abor­dar el te­ma de las emo­cio­nes, ana­li­za di­fe­ren­tes pe­lí­cu­las o in­clu­ye en­tre­vis­tas con ex­per­tos don­de da a co­no­cer las ven­ta­jas de es­ta téc­ni­ca o des­me­nu­zan un tí­tu­lo con­cre­to pa­ra des­ve­lar el men­sa­je.

«Hay pe­lí­cu­las que tra­tan al­gu­nos pro­ble­mas de for­ma ne­ga­ti­va, pe­ro lo que tra­to de ha­cer es que las pe­lí­cu­las que re­co­men­da­mos lo ha­gan des­de el pun­to de vis­ta agra­da­ble, no ne­ga­ti­vo», apun­ta. Pa­ra tra­ba­jar, por ejem­plo, ofre­cer men­sa­jes co­mo que el úni­co que pue­de cam­biar es uno mis­mo usa tí­tu­los co­mo Atra­pa­do en el tiem­po, de 1992; o pa­ra ha­blar de la eman­ci­pa­ción o la bús­que­da de li­ber­tad, In­to the Wild, del 2007.

¿Pe­ro por qué ayu­dan las pe­lí­cu­las? Por mu­chas co­sas. Al­gu­nas las ex­pli­ca en la pro­pia pá­gi­na web. Al­gu­na teo­ría de­di­ca­da al apren­di­za­je y la crea­ti­vi­dad ha­bla de 7 in­te­li­gen­cias. Por ejem­plo, en las pe­lí­cu­las hay que uti­li­zar­las to­das. Des­de la vi­sual y es­pa­cial pa­ra ver imá­ge­nes has­ta la ló­gi­ca pa­ra po­der en­ten­der los ar­gu­men­tos.

La cues­tión es que los lar­go­me­tra­jes no son más que un cal­co de la vi­da, in­clu­so cuan­do son de cien­cia fic­ción re­fle­jan emo­cio­nes. Bur­que tra­ta­da de que to­dos apren­da­mos a co­no­cer­nos a tra­vés de ellas. A tra­vés de un ar­te que, con la in­cor­po­ra­ción de las se­ries, ca­da vez re­sul­ta más po­pu­lar. El con­se­llei­ro de Sa­ni­da­de, Je­sús Váz­quez Al­muí­ña, pre­si­dió el vier­nes la clau­su­ra de la vi­ge­si­mo­cuar­ta edi­ción del con­gre­so de la so­cie­dad ga­lle­ga de Me­di­ci­na de Urgencias y Emer­gen­cias (Se­mes) que se ce­le­bró en Vi­go, y en ese ac­to, mos­tró su apo­yo al re­co­no­ci­mien­to de es­ta es­pe­cia­li­dad, tal y co­mo re­cla­ma el co­lec­ti­vo. Al me­nos así lo ase­gu­ra el pre­si­den­te de Se­mes en Ga­li­cia, Ta­to Váz­quez, que lle­va años lu­chan­do por la crea­ción de una es­pe­cia­li­dad mé­di­ca que ya exis­te en otros paí­ses y que in­clu­so se ha­bi­li­tó en el Ejér­ci­to, pe­ro que en Es­pa­ña que­dó pa­ra­li­za­da, por lo que los mé­di­cos que tra­ba­jan en los ser­vi­cios de urgencias y emer­gen­cias no tie­nen una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra ello y la van ad­qui­rien­do so­lo con la prác­ti­ca.

Al con­gre­so en Vi­go asis­tie­ron 250 per­so­nas que tra­ba­jan en urgencias. Ade­más de las po­nen­cias es­pe­cí­fi­cas que se lle­va­ron al en­cuen­tro, en el ac­to se re­no­vó la di­rec­ti­va de la so­cie­dad en Ga­li­cia, con la re­elec­ción de Ta­to Váz­quez co­mo pre­si­den­te de una en­ti­dad que en­glo­ba a 500 pro­fe­sio­na­les.

En el con­gre­so se abor­da­ron, so­bre to­do, ex­pe­rien­cias mé­di­cas re­la­cio­na­das con el ic­tus, el sín­dro­me co­ro­na­rio agu­do o la sep­sis, res­pues­tas gra­ves del or­ga­nis­mo an­te de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes o en­fer­me­da­des que obli­gan a los mé­di­cos de urgencias a ac­tuar con ra­pi­dez pa­ra sal­var vi­das.

CÉ­SAR QUIÁN

Jai­me Bur­que ha­ce ya va­rios años que em­pe­zó a usar la fil­mo­te­ra­pia con sus pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.