Así se blin­dan las pen­sio­nes en Eu­ro­pa

El desafío eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co es co­mún, pe­ro las so­lu­cio­nes adop­ta­das no son ho­mo­gé­neas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía - RE­DAC­CIÓN / LA VOZ GA­BRIEL LE­MOS

Es­pa­ña no es el úni­co país que ha te­ni­do que re­plan­tear­se la sos­te­ni­bi­li­dad de su sis­te­ma de pen­sio­nes en es­tos años de cri­sis. Y es que, aun­que acen­tua­do por la re­ce­sión, que des­tru­ye em­pleo y re­du­ce las co­ti­za­cio­nes, el pro­ble­ma no es tan­to de ci­clo eco­nó­mi­co (que tam­bién) co­mo de cam­bios de­mo­grá­fi­cos. Una so­cie­dad, la eu­ro­pea, ca­da vez más en­ve­je­ci­da y en la que na­cen me­nos jó­ve­nes de los que se ne­ce­si­tan pa­ra sos­te­ner un sis­te­ma ba­sa­do en la so­li­da­ri­dad en­tre ge­ne­ra­cio­nes.

«To­dos los sis­te­mas de pen­sio­nes son for­mas de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de có­mo vi­vir sin tra­ba­jar a par­tir de una de­ter­mi­na­da edad y de ha­cer­lo con ga­ran­tías», re­cuer­da el pro­fe­sor del IESE Javier Díaz-Gi­mé­nez, en un in­for­me ela­bo­ra­do pa­ra el Ins­ti­tu­to BBVA de Pen­sio­nes. En él abor­da los cam­bios re­cien­tes aco­me­ti­dos en los paí­ses de nues­tro en­torno pa­ra dar res­pues­ta a ese re­to.

En el aná­li­sis, el ex­per­to ana­li­za dos gran­des desafíos. Por un la­do, el de­mo­grá­fi­co, de­ri­va­do tan­to del au­men­to de la du­ra­ción es­pe­ra­da de las ju­bi­la­cio­nes co­mo de la es­pe­ran­za de vi­da. Se es­pe­ra que en me­dio si­glo el tiem­po de re­ti­ro au­men­te en­tre 4 y 5 años, por la ma­yor lon­ge­vi­dad de la po­bla­ción. En Es­pa­ña el pe­río­do de co­bro de pen­sión, que es­tá aho­ra en 18,3 años de me­dia, pa­sa­ría a 22,6, lo que ele­va­ría más de un 23 % los cos­tes del sis­te­ma. Una ten­den­cia que va acom­pa­ña­da de una re­duc­ción de la na­ta­li­dad, que re­du­ce el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res en ac­ti­vo por ca­da pen­sio­nis­ta, de for­ma que la ta­sa de de­pen­den­cia (ma­yo­res de 65 en re­la­ción a per­so­nas en edad de tra­ba­jar) se va a do­blar en Es­pa­ña, pe­ro tam­bién en Por­tu­gal o en los Paí­ses Ba­jos, en los pró­xi­mos 50 años.

El se­gun­do gran desafío es el eco­nó­mi­co. Tan­to por la re­duc­ción del nú­me­ro de co­ti­zan­tes que pro­vo­có la cri­sis co­mo por otras ten­den­cias más es­truc­tu­ra­les, co­mo la des­lo­ca­li­za­ción in­dus­trial ha­cia paí­ses con me­no­res cos­tes la­bo­ra­les. Pe­ro es que, ade­más, los con­tro­les ca­da vez más es­tric­tos so­bre la es­ta­bi­li­dad pre­su­pues­ta­ria tam­bién in­flu­yen en los sis­te­mas de pen­sio­nes, al li­mi­tar el dé­fi­cit que se pue­de asu­mir pa­ra fi­nan­ciar las pres­ta­cio­nes.

En es­te es­ce­na­rio, los paí­ses de la UE han te­ni­do que me­ter mano en las ju­bi­la­cio­nes, pa­ra ga­ran­ti­zar su sos­te­ni­bi­li­dad. Aun­que con di­fe­ren­cias, hay ten­den­cias co­mu­nes, co­mo el re­tra­so de la edad nor­mal de re­ti­ro, la ma­yor vin­cu­la­ción de las pen­sio­nes al his­to­rial de co­ti­za­ción o el desa­rro­llo de sis­te­mas com­ple­men­ta­rios de ca­pi­ta­li­za­ción pri­va­da, con apor­ta­cio­nes rea­li­za­das por el pro­pio tra­ba­ja­dor o por la em­pre­sa.

Es­ta es la si­tua­ción en los paí­ses de nues­tro en­torno y los cam­bios que han in­tro­du­ci­do.

POR­TU­GAL La edad de re­ti­ro se vin­cu­la a la es­pe­ran­za de vi­da.

Aun­que en un pri­mer mo­men­to se re­tra­só la edad nor­mal de ju­bi­la­ción has­ta los 66 años, en el país ve­cino se ha es­ta­ble­ci­do una nor­ma que la vin­cu­la a la es­pe­ran­za de vi­da, por lo que se in­cre­men­ta­rá en los pró­xi­mos años. Eso sí, los tra­ba­ja­do­res que ha­yan co­ti­za­do más de 40 años po­drán ade­lan­tar su re­ti­ro cua­tro me­ses por ca­da año de tra­ba­jo por en­ci­ma de esos 40. En Por­tu­gal, don­de los pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos con mar­gi­na­les (ape­nas cu­bren a un 8 % de la po­bla­ción ac­ti­va), no hay to­pe de co­ti­za­ción. Es de­cir, se pa­ga por to­do el sa­la­rio, no co­mo en Es­pa­ña, don­de se fi­ja un lí­mi­te de 43.704 eu­ros anua­les a par­tir de los cua­les no se tri­bu­ta más. Tam­bién se ha mo­di­fi­ca­do el pe­río­do de cálcu­lo de la pen­sión. Si an­tes se ele­gían los diez me­jo­res años de los quin­ce pre­vios al re­ti­ro, aho­ra se tie­ne en cuen­ta to­da la vi­da la­bo­ral, con un má­xi­mo de 40 años.

ITA­LIA Un nue­vo sis­te­ma que per­mi­te la ju­bi­la­ción a la car­ta.

Es, qui­zás, la re­for­ma más ra­di­cal de las apli­ca­das en Eu­ro­pa, jun­to a la de Sue­cia. Am­bos paí­ses han adop­ta­do un sis­te­ma, de­no­mi­na­do de cuen­tas no­cio­na­les, que vin­cu­la la pres­ta­ción a lo apor­ta­do por el tra­ba­ja­dor, ya que las co­ti­za­cio­nes se ano­tan en una cuen­ta vir­tual y ge­ne­ran unos de­re­chos que, en el mo­men­to del re­ti­ro, se ac­tua­li­zan y se di­vi­den por la es­pe­ran­za de vi­da, de­ter­mi­nan­do la cuan­tía de la pen­sión anual que re­ci­bi­rá la per­so­na. Lo que se bus­ca es un sis­te­ma en el que ca­da uno re­ci­ba en fun­ción de lo que ha apor­ta­do, por lo que los ex­per­tos en­tien­den que in­cen­ti­va más el tra­ba­jo, a di­fe­ren­cia de sis­te­mas de re­par­to de pres­ta­ción de­fi­ni­da, co­mo el es­pa­ñol, don­de los in­gre­sos no es­tán tan vin­cu­la­dos a las co­ti­za­cio­nes.

El nue­vo sis­te­ma de pen­sio­nes ita­liano es­ta­ble­ce, ade­más, una edad de ju­bi­la­ción fle­xi­ble, de for­ma que ca­da tra­ba­ja­dor pue­de de­ci­dir en qué mo­men­to, en­tre los 62 y los 70 años, quie­re re­ti­rar­se, sa­bien­do, eso sí, que co­mo la pen­sión se cal­cu­la en fun­ción de la es­pe­ran­za de vi­da es­to des­in­cen­ti­va las ju­bi­la­cio­nes an­ti­ci­pa­das. De he­cho, la edad nor­mal de re­ti­ro en­tre los hom­bres es­ta­ba ya en los 66 años en el 2013.

FRAN­CIA Dos pres­ta­cio­nes en una.

Par­ti­cu­lar es tam­bién el sis­te­ma de pen­sio­nes fran­cés. Hay por un la­do una pres­ta­ción obli­ga­to­ria bá­si­ca que pro­por­cio­na una pa­ga de has­ta el 50 % de la ren­ta me­dia de sus 25 me­jo­res años de co­ti­za­ción, ac­tua­li­za­da se­gún la in­fla­ción. La pen­sión má­xi­ma era, en el 2014, de ape­nas 1.560 eu­ros, ca­si mil eu­ros in­fe­rior a la es­pa­ño­la. Pe­ro ade­más del sis­te­ma bá­si­co, en Fran­cia hay otro com­ple­men­ta­rio, ges­tio­na­do por agen­cias con­tro­la­das por sin­di­ca­tos y pa­tro­na­les que su­per­vi­sa el Go­bierno. A los tra­ba­ja­do­res se les asig­nan ca­da año unos pun­tos en fun­ción de lo que co­ti­cen, que lue­go can­jean en el mo­men­to de ju­bi­la­ción, con un to­pe de al­go me­nos de 116.000 eu­ros pa­ra los asa­la­ria­dos.

ALE­MA­NIA La pen­sión, por pun­tos.

En Ale­ma­nia se utiliza tam­bién un sis­te­ma de pun­tos pa­ra cal­cu­lar la cuan­tía de la pen­sión obli­ga­to­ria, a la que se pue­de ac­ce­der con so­lo cin­co años de co­ti­za­ción. En cuan­to a la edad de ju­bi­la­ción, una de cal y una de are­na, ya que aun­que se apro­bó un re­tra­so gra­dual has­ta los 67 años, tam­bién se ha mo­di­fi­ca­do la ley pa­ra per­mi­tir la ju­bi­la­ción a los 63 en cier­tos su­pues­tos, co­mo acu­mu­lar 45 años co­ti­za­dos. Eso sí, el sis­te­ma ale­mán es uno de los más de­sigua­les de Eu­ro­pa, ya que la ba­ja cuan­tía de las pres­ta­cio­nes ha­ce que 904.000 ju­bi­la­dos ne­ce­si­ten un mi­ni­job pa­ra com­ple­men­tar sus in­gre­sos y que un 71 % de los tra­ba­ja­do­res ha­yan re­cu­rri­do a pla­nes de pen­sio­nes pri­va­dos.

PAÍ­SES BA­JOS Una pen­sión bá­si­ca ga­ran­ti­za­da.

Que los Paí­ses Ba­jos ten­ga el ín­di­ce más ba­jo de po­bre­za en la ter­ce­ra edad no es ca­sua­li­dad. El sis­te­ma de pen­sio­nes del país ga­ran­ti­za una pres­ta­ción bá­si­ca de cuan­tía fi­ja pa­ra los ho­lan­de­ses que han cum­pli­do los 65 años (67 a par­tir del 2021), que equi­va­le al 70 % del sa­la­rio mí­ni­mo (que es­te año es­tá fi­ja­do en 1.537 eu­ros al mes) si vi­ve so­lo o del 50 % si con­vi­ve con otra per­so­na. Es­ta pen­sión bá­si­ca es una red de se­gu­ri­dad que se sue­le com­ple­men­tar con las ren­tas de pla­nes de em­pleo cua­si-obli­ga­to­rios, que cu­bren a un 91 % de los tra­ba­ja­do­res y que pue­den ge­ne­rar una pres­ta­ción com­ple­men­ta­ria de has­ta un 70 % del sa­la­rio me­dio con 40 años de apor­ta­cio­nes.

M. MORALEJO

To­dos los paí­ses eu­ro­peos han te­ni­do que me­ter mano en las ju­bi­la­cio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.