Cristiano de­ci­de otro mal par­ti­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - Goles: Ár­bi­tro:

Mariño, Douglas, Lillo, Meré, Amorebieta, Is­ma Ló­pez, Car­mo­na (Víc­tor, min 76), Ser­gio Alvarez, Rachid (Na­cho Cases, min 81), Moi Gó­mez (Viguera, min 76) y Cop

1-0, min 4: 2-0, min 18: 2-1, min 35: Ba­jo el di­lu­vio que ca­yó so­bre la ca­pi­tal a pri­me­ras ho­ras de la tar­de, Cristiano Ro­nal­do se re­en­con­tró con el gol en el San­tia­go Ber­na­béu des­pués de pa­de­cer su peor ra­cha en el co­li­seo blan­co y re­sol­vió otro mal par­ti­do del Real Ma­drid, que se de­jó do­mi­nar y has­ta ava­sa­llar por el Sporting y, des­pués de ade­lan­tar­se por 2-0, pu­so en pe­li­gro su vic­to­ria co­mo con­se­cuen­cia de su tan ha­bi­tual re­la­ja­ción cuan­do to­ma una ven­ta­ja que cree de­ci­si­va.

Tan gris co­mo la tar­de se com­por­tó el Ma­drid an­te el ani­mo­so Sporting, que su­peró con muy buen jue­go y em­pu­je al lí­der de la Li­ga du­ran­te to­da la se­gun­da par­te y, si hu­bie­se te­ni­do ma­yor punch arri­ba y el asus­ta­do Cop no hu­bie­se fa­lla­do un penalti en el 78, hu­bie­se in­fli­gi­do un so­na­do y me­re­ci­do cas­ti­go a los blan­cos.

Ga­nó el Ma­drid, pe­ro no de­jó de su­frir du­ran­te to­do el se­gun­do tiem­po y, vis­to el equi­li­brio an­te­rior y el ren­di­mien­to tan de­sigual tras el des­can­so, el em­pa­te hu­bie­se si­do lo más jus­to. Se sal­vó el Ma­drid y los blan­cos aca­ba­ron pi­die­ron la ho­ra, des­pués de arries­gar­se tan­tí­si­mo el equi­po de Zi­da­ne por su apa­tía, au­sen­cia de fút­bol y ac­ti­tud de­fen­si­va, aga­rra­do a la efi­ca­cia ini­cial de su ata­que y con la ca­be­za de­ma­sia­do pen­dien­te del clá­si­co del Camp Nou del pró­xi­mo sá­ba­do.

Al me­nos, apar­te de que el Ma­drid su­ma y si­gue en ca­be­za de la ta­bla y acu­mu­la ya 31 par­ti­dos sin co­no­cer la de­rro­ta, Ser­gio Ra­mos se li­bró de una ama­ri­lla que le hu­bie­se im­pe­di­do en­fren­tar­se a los azul­gra­na. En te­rreno tan en­char­ca­do los blan­cos evi­ta­ron otra le­sión que au­men­ta­se efec­ti­vos en su en­fer­me­ría y pu­die­ron ase­gu­rar los tres pun­tos an­te un Sporting que nun­ca qui­so ren­dir­se aun­que el due­lo se le pu­sie­se muy pron­to cues­ta arri­ba. So­lo gra­cias a la pe­na má­xi­ma que man­dó al lim­bo Cop en la rec­ta fi­nal y a un tem­pra­ne­ro gol de penalti, uni­do a un gran ca­be­za­zo de Cristiano co­mo de­lan­te­ro cen­tro pu­ro, pu­do el Ma­drid lle­var­se un triun­fo in­sul­so, ju­gan­do con fue­go du­ran­te un se­gun­do tiem­po pa­ra ol­vi­dar que pro­vo­có in­dig­na­ción en el Ber­na­béu.

An­te el an­te­pe­núl­ti­mo cla­si­fi­ca­do, el Real Ma­drid de­mos­tró que no so­lo le fal­ta fút­bol, aun­que aho­ra se ha­ya re­in­cor­po­ra­do al equi­po Mo­dric, sino que tam­bién es­tá tie­so fí­si­ca­men­te, con una in­mi­nen­te vi­si­ta al es­ta­dio del cam­peón que se pre­su­me tras­cen­den­tal pa­ra el de­ve­nir de es­ta Li­ga. El Ma­drid lu­ció an­te el Sporting una in­du­men­ta­ria eco­ló­gi­ca, fa­bri­ca­da con plás­ti­co re­co­gi­do del océano Ín­di­co co­mo prin­ci­pal ma­te­ria pri­ma. Adi­das y el club lan­za­ron la ini­cia­ti­va en co­la­bo­ra­ción con la pla­ta­for­ma «Par­ley for the Oceans», que cui­da el me­dio am­bien­te. En apa­rien­cia, la ca­mi­se­ta era muy si­mi­lar a la ha­bi­tual. Pe­ro en el cue­llo se po­día leer el le­ma «For the Oceans» (Por los Océa­nos) y el es­cu­do, jun­to al lo­go­ti­po de la mar­ca y al pa­tro­ci­na­dor, apa­re­cie­ron con to­nos más des­va­ne­ci­dos, que se vol­vie­ron ca­si in­vi­si­bles con la llu­via. Por eso evo­ca­ba a los uni­for­mes clá­si­cos. Dos zar­pa­zos del Se­vi­lla en la se­gun­da par­te le dan la vic­to­ria (2-1) y le man­tie­nen en la par­te al­ta de la cla­si­fi­ca­ción, a la vez que au­men­ta la de­pre­sión del Va­len­cia, que en­ca­de­na cua­tro par­ti­dos sin ga­nar y se asien­ta en la par­te ba­ja de la ta­bla.

Los se­vi­llis­tas, sin ha­cer un buen par­ti­do, su­ma­ron tres nue­vos pun­tos gra­cias a su efec­ti­vi­dad en sus po­cas oca­sio­nes de gol, mien­tras que el equi­po che, que tra­ba­jó mu­cho, fue in­ca­paz de apro­ve­char­se de ello.

Sa­lió el equi­po le­van­tino con una mar­ca­da de­fen­sa de cin­co fut­bo­lis­tas con la que ato­si­gar las en­tra­das del ri­val por las ban­das y tam­bién ta­par los cen­tros al área. El Se­vi­lla, por su par­te, ali­neó tam­bién a tres cen­tra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.