Mu­je­res

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - Fer­nan­da Ta­ba­rés

Los años le ha­bían sen­ta­do fa­tal. Aque­lla be­lle­za apa­bu­llan­te se ha­bía trans­for­ma­do en al­go vul­gar mu­cho an­tes de lo ne­ce­sa­rio. Ape­nas que­da­ba na­da de aquel mag­ne­tis­mo des­ver­gon­za­do su­yo, de aque­lla mi­ra­da que pa­re­cía es­con­der una po­si­bi­li­dad cier­ta de vol­ver­te lo­ca. Es­ta­ba ahí, aban­do­na­da por su es­plen­dor y por to­do lo que con él arras­tra­ba y emi­tien­do un do­lor: ¿Aho­ra qué? Me di­jis­teis que era be­lla y aho­ra me de­cís que ya no. Ha­ce fal­ta mu­cha gim­na­sia men­tal pa­ra pro­ce­sar eso. El la­men­to lo es­cu­pe la ac­triz Cha­ro Ló­pez. Con­fie­sa que a pe­sar de esa piel que se res­que­bra­ja, ella, por den­tro, se sien­te igual que cuan­do do­ble­ga­ba vo­lun­ta­des dán­do­le a las pes­ta­ñas.

Qué muer­te tan tea­tral la de Ri­ta Bar­be­rá. Im­po­si­ble no pen­sar có­mo vi­vió sus úl­ti­mos me­ses, qué de­cep­cio­nes se ha­bían ins­ta­la­do en aquel cuer­po ven­ci­do al que has­ta el rea­li­za­dor de TVE es­qui­vó pa­ra que no fue­ra vis­to sa­lu­dan­do al rey. Ella sa­bía que se ha­bía vuel­to tó­xi­ca, un ele­men­to ra­diac­ti­vo de los que pro­vo­can si­len­cio y fre­na­zos a su pa­so. Nin­gu­na mi­ra­da acom­pa­ñán­do­la. Ni si­quie­ra las de com­pa­sión que tan­to in­dig­nan. Y el si­gi­lo bru­tal de to­dos los adu­la­do­res, de pri­me­ros los más ani­mo­sos, co­lo­ca­dos ya de­trás de otro tra­se­ro. Có­mo se pro­ce­sa un aban­dono así...

Con­fe­só tras la de­rro­ta que no que­ría sa­lir de la ca­ma. Las mu­je­res ven­ci­das nos re­fu­gia­mos en­tre las sá­ba­nas. Los hom­bres sue­len ba­jar al bar. Le en­tre­gó la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos a un bo­ta­ra­te y to­dos di­cen que fue por su cul­pa. A Hi­llary la hi­cie­ron res­pon­sa­ble de la in­fi­de­li­dad de Clin­ton y aho­ra lo se­rá de to­dos los dis­pa­ra­tes de la era Trump y de de­cep­cio­nar a mi­llo­nes de mu­je­res. Có­mo se car­ga con un far­do así... les sa­ber has­ta dón­de pue­des for­zar pa­ra ga­nar.

—¿Hay mu­cho de ma­te­má­ti­cas en los ra­lis?

—Hay de­ma­sia­dos fac­to­res que afec­tan a su desa­rro­llo. Ave­rías, sa­li­das de ca­rre­te­ra ....

—¿Tie­ne un sex­to sen­ti­do pa­ra es­cu­char a su co­che?

—No, pe­ro sien­to la me­cá­ni­ca, los pun­tos dé­bi­les del au­to­mó­vil.

—¿Pe­ro se es­cu­cha al­go a 150 por ho­ra y con el trans­mi­sor en la ore­ja?

—A mu­cha ve­lo­ci­dad no es­cu­chas na­da de na­da. So­lo al co­pi­lo­to. —No. Es co­mo ju­gar a las car­tas.

—Hom­bre...

—Que sí, que sí... Si echas un tres y te sa­can el as... an­da que no sien­tes pre­sión... En se­rio, aca­bas nor­ma­li­zan­do las cir­cuns­tan­cias. Ten­go mis téc­ni­cas de re­la­ja­ción.

—¿En ca­sa no le di­cen: «Pa­pá, no co­rras»?

—Pues no. Ya fui más fo­go­so en mis inicios, era un pi­lo­to agre­si­vo. Pe­ro aho­ra no lo soy tan­to por­que pien­so en la eco­no­mía.

—¿Le due­le más un pin­cha­zo a us­ted que a la pro­pia rue­da?

—An­tes el pa­tro­ci­nio era más fá­ta

«A ve­ces lle­go a una cur­va apu­ra­do y veo a un tío sen­ta­do con pi­pas»

co­mien­do pi­pas fren­te a mí. Y pien­so: «Si se suel­ta un la­ti­gui­llo, o calcu­lo mal, me lo lle­vo por de­lan­te». Eso me ca­brea.

—Su pa­re­ja y ma­dre de su hi­ja es la exatle­ta de éli­te Mar­ta Fernández Ote­ro. ¿Có­mo lo lle­van?

—Se lo agra­dez­co to­do. Me com­pren­de. Sa­be lo que es com­pe­tir. A ve­ces me iba a en­tre­nar con ella, a co­rrer, ¡pe­ro yo lle­ga­ba muer­to mas ase­qui­bles de com­pe­tir y no ha­cer el gam­ba por la ca­rre­te­ra.

—¿Qué mú­si­ca es­cu­cha en él?

—Cual­quie­ra que me mo­ti­ve.

—¿Qué se le da bien?

—Ven­der. Pue­do ven­der cual­quier co­sa. Me gus­ta per­sua­dir.

—De­me una ra­zón pa­ra vi­vir.

—La fa­mi­lia es lo pri­me­ro. Y lo que más sa­cri­fi­ca uno. Des­pués, el tra­ba­jo.

—De­me su ra­zón pa­ra co­rrer.

—Lo lle­vo en la san­gre. Y com­par­tir­lo con co­pi­lo­to y equi­po.

—¿A quién lle­va­ría de co­pi­lo­to?

—A na­die en es­pe­cial. No ten­go ído­los. Ade­más, el asien­to es bas­tan­te in­có­mo­do. Yo aca­bo las ca­rre­ras con la es­pal­da des­tro­za­da.

PIN­TO & CHINTO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.