La voz de los ado­les­cen­tes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - Ri­car­do Fan­di­ño es psi­có­lo­go clí­ni­co y pre­si­den­te de ASEIA (Aso­cia­ción pa­ra a Saú­de Emo­cio­nal na In­fan­cia e a Ado­les­cen­cia)

Fn las úl­ti­mas se­ma­nas he­mos vis­to en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no­ti­cias que evi­den­cian una cre­cien­te preo­cu­pa­ción so­cial so­bre el com­por­ta­mien­to de los ado­les­cen­tes. Jó­ve­nes que par­ti­ci­pan en pe­leas ri­tua­les, que be­ben has­ta el co­ma etí­li­co o que aco­san a sus com­pa­ñe­ros, por men­cio­nar tres te­mas de ac­tua­li­dad.

Que los ado­les­cen­tes se pon­gan en ries­go, o pon­gan en ries­go a otros, es al­go que nos in­co­mo­da y nos asus­ta, por­qué son nues­tros hi­jos, nues­tros alum­nos, nues­tros pa­cien­tes, por­qué es la con­duc­ta de los que al­gún día de­be­rían lle­gar a la adul­tez, y por­que es un in­te­rro­gan­te abier­to acer­ca de no­so­tros mis­mos, de nues­tro lu­gar co­mo adul­tos y de la so­cie­dad en la que vi­vi­mos.

An­te es­ta si­tua­ción la res­pues­ta más es­pon­tá­nea y ge­ne­ra­li­za­da vie­ne sien­do re­cla­mar a los agen­tes so­cia­les más me­di­das de vi­gi­lan­cia, con­trol y cas­ti­go. Es de­cir, pe­di­mos que se im­pi­da a los jó­ve­nes ha­cer aque­llo que es­tán ha­cien­do y que en oca­sio­nes lle­ga a po­ner en gra­ve ries­go su sa­lud y la de otros. De he­cho la ley es­truc­tu­ra, y po­ner lí­mi­tes de­be ser una de las ta­reas bá­si­cas del adul­to en la re­la­ción con los ado­les­cen­tes.

Pe­ro ten­ga­mos por se­gu­ro que con es­to no se­rá su­fi­cien­te pa­ra abor­dar la cues­tión que nos preo­cu­pa. En pri­mer lu­gar por­que es mu­cho es­pe­rar que la prohi­bi­ción de lo pe­li­gro­so a un ado­les­cen­te, ge­ne­re por si mis­ma al­ter­na­ti­vas que nos va­yan a pa­re­cer adap­ta­ti­vas y sa­lu­da­bles a los adul­tos. Lo más pro­ba­ble es que una for­ma de trans­gre­sión va­ya a ser sus­ti­tui­da por otra for­ma de trans­gre­sión. Y en se­gun­do lu­gar por­qué lo que no con­se­gui­mos con la prohi­bi­ción es dar res­pues­ta a una pre­gun­ta cla­ve en to­do es­te asun­to. ¿Por qué lo ha­cen?.

Se echa en fal­ta en el con­flic­to de nues­tros ado­les­cen­tes, es­cu­char la voz de los pro­pios ado­les­cen­tes, su pa­la­bra y su sen­tir, des­de el mun­do adul­to. Y es tan lla­ma­ti­va es­ta au­sen­cia que se po­dría pen­sar que si no les ha­ce­mos las pre­gun­tas es por­qué te­me­mos las res­pues­tas, ya que en ellas ha­bla­rán de si mis­mos pe­ro tam­bién de no­so­tros. Si con­se­gui­mos co­mu­ni­car­nos con ellos tal vez se pue­da abrir un de­ba­te en­tre hi­jos y pa­dres so­bre el de­seo de ser adul­tos. Y es­ta cues­tión nos in­ter­pe­la ac­tual­men­te a to­dos.

Pre­gun­tar a los ado­les­cen­tes so­bre el ¿por qué?, el ¿pa­ra qué?, el ¿qué sien­ten? cuan­do ha­cen lo que ha­cen, es abrir puer­tas a su ma­du­ra­ción per­so­nal y tam­bién a nues­tro co­no­ci­mien­to. No es­pe­re­mos que los jó­ve­nes va­yan a te­ner la so­lu­ción a es­tos in­te­rro­gan­tes en el pri­mer in­ten­to, pe­ro ten­ga­mos en cuen­ta que ne­ce­si­tan pen­sar y ha­blar con los adul­tos, so­bre si mis­mos y so­bre el com­ple­jo mun­do que les ro­dea. Pue­de ser que nos lle­ve tiem­po, y más de una frus­tra­ción es­ta­ble­cer es­te diá­lo­go, pe­ro es el pre­cio a pa­gar si que­re­mos que los jó­ve­nes de hoy al­can­cen la adul­tez.

Fan­di­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.