El pro­ble­ma de no co­no­cer a Sky

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - Ruth Nó­voa

Las co­sas bue­nas del co­mer­cio lo­cal las co­no­ce­mos ca­si to­dos los que vi­vi­mos en un ciu­dad pe­que­ña, en un ba­rrio o en un pue­blo. Es más pró­xi­mo, hay más con­fian­za, el tra­to es per­so­nal. Por si los be­ne­fi­cios in­di­vi­dua­les de ca­da con­su­mi­dor no fue­ran su­fi­cien­tes, ca­da com­pra con­tri­bu­ye a lle­nar una ca­ja co­mún: la de la ri­que­za de una lo­ca­li­dad, la del em­pleo y la de la di­na­mi­za­ción eco­nó­mi­ca. Es­ta se­ma­na el co­mer­cio se ce­le­bra­ba a sí mis­mo con una en­tre­ga de pre­mios que es al­go que es­tá muy bien, por­que un chu­te de au­to­es­ti­ma es be­ne­fi­cio­so pa­ra cual­quie­ra. Pe­ro no ven­dría mal un po­co de au­to­crí­ti­ca, que tam­bién es po­si­ti­va, so­bre to­do por­que nos ayu­da a avan­zar. ¿Y quién hay más in­tere­sa­do en me­jo­rar un ne­go­cio que quien vi­ve de ese ne­go­cio? Y es que me ex­tra­ñan cier­tos com­por­ta­mien­tos a pie de mos­tra­dor que son in­vi­ta­cio­nes di­rec­tas a que el cliente se va­ya a un cen­tro co­mer­cial o a com­prar des­de ca­sa por In­ter­net. Por ejem­plo, el «No, aquí no de­vol­ve­mos el di­ne­ro, te da­mos un va­le». Con­clu­sión, vol­ve­ré pa­ra gas­tar­me el va­le pe­ro ni una más. Ra­zo­nes ten­drán pa­ra ha­cer­lo, cla­ro, pe­ro en es­te mun­do de qui­ta y pon re­sul­ta un en­go­rro pa­ra el cliente so­bre to­do si es por un pro­ble­ma con la ta­lla. Otro ejem­plo. Es­ta se­ma­na pre­gun­té en una ju­gue­te­ría por un mu­ñe­co. «Quie­ro uno co­mo es­te, pe­ro de Sky». «Es que no sé quién es Sky», me con­tes­tó la de­pen­dien­ta. Y eso, en una ju­gue­te­ría, co­mo com­pren­de­rán los pa­dres de ni­ños en edad es­co­lar, es una au­tén­ti­ca he­re­jía. Sky es una de la pro­ta­go­nis­tas de La pa­tru­lla ca­ni­na, una se­rie in­fan­til que arra­sa y cu­ya ima­gen co­pa no so­lo ju­gue­tes sino tam­bién li­bre­tas, mo­chi­las, ca­mi­se­tas y has­ta bo­te­llas de Ca­brei­roá. Si us­ted no tie­ne hi­jos ni nie­tos en edad ca­ni­na y se de­di­ca, qué se yo, a los se­gu­ros no tie­ne mo­ti­vos pa­ra es­tar al tan­to. Tra­ba­jar en una ju­gue­te­ría y no sa­ber­lo es pa­ra ha­cér­se­lo mi­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.