Re­ga­teo de ba­zar

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - Mi­guel-An­xo Mu­ra­do

Na­die sa­be lo que ha­rá Do­nald Trump res­pec­to a la aper­tu­ra a Cuba em­pren­di­da por Ba­rack Oba­ma —una aper­tu­ra muy tí­mi­da, di­cho sea de paso—. Es­ta es una de las po­lí­ti­cas que Oba­ma fi­jó me­dian­te un de­cre­to pre­si­den­cial, por lo que al nue­vo pre­si­den­te le bas­ta­ría con fir­mar otro de­cre­to en sen­ti­do con­tra­rio pa­ra li­qui­dar­la. Pe­ro, ¿es eso lo que quie­re Trump? Es cier­to que en la cam­pa­ña elec­to­ral pro­me­tió al nú­cleo an­ti­cas­tris­ta de Flo­ri­da dar mar­cha atrás en esa po­lí­ti­ca de acer­ca­mien­to. Pe­ro eso en sí sig­ni­fi­ca po­co. En aquel discurso, Trump tam­bién des­li­zó una con­di­cio­nal, cuan­do di­jo que anu­la­ría las con­ce­sio­nes he­chas por Oba­ma «si Cuba no acep­ta nues­tras con­di­cio­nes». Ayer, el je­fe de Ga­bi­ne­te de Trump, Rein­ce Prie­bus, vol­vía a re­pe­tir la ma­ti­za­ción: «Te­ne­mos que con­se­guir un acuer­do me­jor».

Es­to es tí­pi­co de Trump: la ob­se­sión por el re­ga­teo de ba­zar en el que el lis­to ga­na y el que pier­de es un «par­di­llo». Pa­ra Trump, Cuba no es una cues­tión de prin­ci­pios, co­mo lo es pa­ra el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, sino una oca­sión pa­ra de­mos­trar sus su­pues­tas ha­bi­li­da­des de gran ne­go­cia­dor.

¿Qué ca­be es­pe­rar, en­ton­ces? Ca­be, pre­ci­sa­men­te eso: es­pe­rar, y ver. Es po­co pro­ba­ble que Trump re­vo­que el re­co­no­ci­mien­to di­plo­má­ti­co y el in­ter­cam­bio de em­ba­ja­do­res, por­que ha­cer­lo su­pon­dría un ac­to hos­til con re­per­cu­sio­nes in­có­mo­das en La­ti­noa­mé­ri­ca. Tam­po­co le con­vie­ne re­im­po­ner res­tric­cio­nes al tu­ris­mo por­que, di­gan lo que di­gan los más re­cal­ci­tran­tes, la ma­yo­ría de los cu­bano-ame­ri­ca­nos lo ne­ce­si­tan pa­ra vi­si­tar a sus fa­mi­lias. Más bien po­de­mos con­je­tu­rar que Trump im­pon­drá a Cuba al­gún ti­po de aper­tu­ra co­mer­cial be­ne­fi­cio­sa pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo en el sec­tor ho­te­le­ro —lo que se­ría una ma­la no­ti­cia pa­ra Es­pa­ña—. De he­cho, Trump ya ha­bía tan­tea­do esa po­si­bi­li­dad co­mo em­pre­sa­rio, vio­lan­do de paso el em­bar­go. Pe­ro es­to es so­lo una con­je­tu­ra ra­zo­na­ble. Y tra­tán­do­se de Trump lo ra­zo­na­ble no tie­ne por qué ser lo pro­ba­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.