La Ha­ba­na en­mu­de­ce

Las Da­mas de Blan­co de­ci­die­ron no sa­lir a la ca­lle pa­ra que el Go­bierno no vie­se el ges­to co­mo una «pro­vo­ca­ción»

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - HÉC­TOR ES­TE­PA

Po­cas ve­ces se ha­bía da­do tan­ta ex­pec­ta­ción en Cuba. La muer­te de Fidel Cas­tro ha lle­va­do a La Ha­ba­na a pe­rio­dis­tas de los cin­co con­ti­nen­tes. Chi­nos, ja­po­ne­ses, ita­lia­nos, nor­te­ame­ri­ca­nos, aus­tra­lia­nos y por su­pues­to es­pa­ño­les no han que­ri­do per­der­se la des­pe­di­da de uno de los lí­de­res más ca­ris­má­ti­cos, odia­dos y ama­dos por igual, del si­glo XX. Las ca­lles de la ca­pi­tal son tran­si­ta­das es­tos días por cá­ma­ras con to­do ti­po de lo­gos, mez­cla­das en­tre los co­ches de épo­ca que re­co­rren la ciu­dad.

Gra­ba, eso sí, el que pue­de. La ma­yo­ría de los al­re­de­dor de 200 pe­rio­dis­tas que han acu­di­do, por aho­ra, a cu­brir el even­to, han via­ja­do con vi­sa­do de tu­ris­ta. Cam­biar el per­mi­so por el de pe­rio­dis­ta su­po­ne, a pe­sar de la bue­na dis­po­si­ción de los fun­cio­na­rios, un au­tén­ti­co cal­va­rio. Más de ocho ho­ras en pie tu­vie­ron que aguan­tar ayer al­gu­nos de los plu­mi­llas y cá­ma­ras en­via­dos al even­to. Los pro­to­co­los son rí­gi­dos y quie­nes tra­ba­jan en las ins­ti­tu­cio­nes, rea­cios a sal­tar­se el guion es­ta­ble­ci­do.

La ciu­dad pa­re­ce, a pe­sar de los nue­vos vi­si­tan­tes, inusual­men­te tran­qui­la, in­va­di­da por un si­len­cio que con­tras­ta con la es­tam­pa so­no­ra ha­bi­tual, do­mi­na­da por el ba­ru­llo de la mú­si­ca cons­tan­te que co­rre por sus ve­nas. Los cu­ba­nos es­tán sor­pren­di­dos, pe­ro no ner­vio­sos. «Es­ta­mos tris­tes. Fidel ha si­do un com­pa­ñe­ro, un maes­tro y un ami­go. Yo to­da­vía no me creo lo que ha pa­sa­do. Hay que re­sig­nar­se», co­men­ta aba­ti­do Pe­dro Con­tre­ras, un fun­cio­na­rio mien­tras pa­sea por el ba­rrio del Ve­da­do, don­de se aglu­ti­nan al­gu­nos de los ho­te­les más fa­mo­sos de la ca­pi­tal y que ha ex­plo­ta­do por el bum del al­qui­ler de ha­bi­ta­cio­nes en ca­sas par­ti­cu­la­res. Na­die di­ría, pa­sean­do por sus ca­lles, que aca­ba de mo­rir la per­so­na que di­ri­gió al país ca­si seis dé­ca­das: «Hay mu­cho que la­men­tar», ex­pli­ca Da­niel Ló­pez, un trans­por­tis­ta cu­ya fur­go­ne­ta es, por su­pues­to, del Es­ta­do. Se ha­ce di­fí­cil es­cu­char una crí­ti­ca a Fidel.

En La Ha­ba­na fal­ta el rui­do de ba­res y dis­co­te­cas. El Go­bierno ha de­cre­ta­do un pe­río­do de lu­to na­cio­nal de más de una se­ma­na. Co­mo con­se­cuen­cia de la prohi­bi­ción de dis­pen­sar al­cohol son mu­chos los lu­ga­res que no lo ofre­cen, aun­que to­do se con­si­gue con un po­co de in­sis­ten­cia. Los res­tau­ran­tes fun­cio­nan con un ho­ra­rio re­du­ci­do y la ma­yo­ría de sa­las de bai­le es­tán ce­rra­das. So­bre­vi­ven al­gu­nas en las zo­nas más tu­rís­ti­cas. Quie­nes han acu­di­do a ellas en las úl­ti­mas no­ches pa­re­cen vein­tea­ñe­ros, pre­ci­sa­men­te el sec­tor de la po­bla­ción más des­ape­ga­da de Fidel por cues­tión de edad.

«Gran­ma», con tin­ta ne­gra

Aún no se sa­be có­mo mu­rió Fidel, si en su ca­sa o en un hos­pi­tal, ni cuál fue el mo­ti­vo, pe­ro su fi­gu­ra em­pie­za a do­mi­nar el pai­sa­je ur­bano y se ha­ce do­mi­nan­te en bal­co­nes, ne­go­cios y fa­cha­das. El ex­man­da­ta­rio mo­no­po­li­za tam­bién la pro­gra­ma­ción del ca­nal es­ta­tal de la te­le­vi­sión, don­de los pre­sen­ta­do­res vis­ten de ri­gu­ro­so lu­to. El due­lo con­ta­gia asi­mis­mo la pren­sa del país. Gran­ma, ór­gano ofi­cial del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, no se pu­bli­ca los do­min­gos pe­ro ayer sí sa­lió a la ca­lle y lo hi­zo im­pre­so so­lo con tin­ta ne­gra, sin la lla­ma­ti­va ti­po­gra­fía ro­ja que lo ca­rac­te­ri­za.

En cam­bio, con­tra­ria­men­te a su cos­tum­bre, que con­sis­te en ma­ni­fes­tar­se pre­ci­sa­men­te to­dos los do­min­gos, las Da­mas de Blan­co, pun­ta de lan­za de la di­si­den­cia, de­ci­die­ron no sa­lir ayer a la ca­lle pa­ra que el Go­bierno no in­ter­pre­ta­se su ges­to co­mo una «pro­vo­ca­ción».

YAMIL LA­GE AFP

Las fo­tos de Cas­tro em­pie­zan a adue­ñar­se de las fa­cha­das, en el se­gun­do día de lu­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.